Cuerpo y Mente | Deporte y Salud |

El deportista diabético

Publicado por

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp
El deportista diabético
5 ( 1 voto )

Es más que sabido que practicar actividad física ayuda a mejorar la salud, y las personas diabéticas también pueden beneficiarse de la práctica deportiva. Existen dos tipos principales de diabetes:

Diabetes tipo 1: en este tipo de diabetes el páncreas deja de funcionar con normalidad y no es capaz de segregar insulina, por lo que es necesario inyectarla. Suele aparecer en la edad infantil o juventud y la causa es desconocida.

Diabetes tipo 2: en páncreas funciona pero de manera incorrecta, produciendo poca insulina o produciéndola de calidad inferior. La causa principal es la obesidad.

Para tratar la diabetes tipo 2 las primeras medidas que conviene adoptar son: controlar la dieta y practicar ejercicio, ya que la funcionalidad del páncreas suele mejorar cuando el peso se reduce. Sin embargo, cuando se trata de diabetes tipo 1, debido al riesgo de sufrir hipoglucemias (bajadas de azúcar) aconsejar la práctica de ejercicio físico no siempre forma parte de las recomendaciones.

 

LO QUE DEBES SABER…
  • Las primeras medidas para tratar la diabetes tipo 2 son el control de la dieta y practicar ejercicio, ya que la funcionalidad del páncreas suele mejorar cuando el peso se reduce.
  • La asociación Americana de Dietética, tras un riguroso análisis, determinó que aquellos diabéticos tipo 1 que tienen un buen control de la diabetes y no tienen complicaciones, pueden realizar actividad física de manera habitual tanto a nivel amateur como a nivel competición.
  • Es importante vigilar las “hipoglucemias tardías” post ejercicio, lo que implica mantener los controles periódicos hasta conocer el metabolismo de cada diabético tras la práctica deportiva.

La asociación Americana de Dietética, tras un riguroso análisis, determinó que aquellos diabéticos tipo 1 que tienen un buen control de la diabetes  y no tiene complicaciones, pueden realizar actividad física de manera habitual tanto a nivel amateur como a nivel competición. Los últimos datos muestran que practicar ejercicio físico disminuye la mortalidad y las complicaciones derivadas de la diabetes tipo 1. El nivel de actividad física no está establecido, aunque deben evitarse siempre las hipoglucemias (bajadas de azúcar), por lo que el abordaje debe realizarse de manera individualizada a cada paciente, adaptando las dosis de insulina y las raciones de hidratos de carbono.

La cantidad dependerá del tipo de ejercicio, la intensidad y del metabolismo individual.

Insulina y ejercicio

Al practicar ejercicio físico aumenta la temperatura corporal, se contraen los músculos, aumenta el flujo sanguíneo… Todos estos factores pueden modificar la sensibilidad a la insulina en los momentos posteriores a la práctica deportiva. Mientras se contraen los músculos, el organismo puede captar la glucosa sanguínea, en personas sanas disminuye la liberación de insulina, por lo quienes tienen diabetes tipo 1 es probable que deban reducir la dosis de insulina. Ajustar la pauta de insulina de manera individual requiere varios controles con el equipo médico-nutricional hasta hallar la pauta adecuada.

Deben tenerse en cuenta diferentes factores:

  • Intensidad del ejercicio: a mayor intensidad, mayor reducción de la pauta de insulina.
  • Control metabólico antes del ejercicio: si hay un buen control es más fácil que el cuerpo responda de manera predecible (si antes de hacer ejercicio existen altos valores de glucosa en sangre o si existe cetona en orina).
  • Tipo de insulina administrada: existen diferentes tipos de insulina, por lo que conocer la duración de la misma y el pico de actividad de insulina es importante para evitar niveles excesivos en sangre.
  • Zona de inyección de Insulina: si la inyección se realiza en zonas musculares su absorción es mayor cuando se realiza ejercicio. El abdomen es la mejor opción antes de practicar ejercicio.
  • Comida previa: la cantidad y tipo de alimentos influirá en los alimentos consumidos.

¿Qué comer antes del ejercicio?

Por norma general, la comida debería realizarse entre dos a tres horas antes del ejercicio para que los alimentos ya estén casi digeridos y no provoquen molestias gastrointestinales. La insulina rápida (aplicada antes de las comidas) tiene una duración de dos a tres horas, por lo que pasado este tiempo el efecto de esta insulina es bajo, y existe menor riesgo de sufrir hipoglucemias. Un aporte de hidratos de carbono de absorción lenta (arroz, pasta o pan integral…), junto a algún alimento proteico (pechuga de pavo, conejo, pescado…) son una buena opción.

 

Las concentraciones de glucosa en sangre deberían controlarse justo antes de realizar ejercicio:

  • Si la glucemia es menor a 100 mg/dl es necesario consumir alimentos con carbohidratos antes de comenzar la actividad.
  • Si la concentración de glucosa en sangre es alta se altera el control metabólico normal y se pueden elevar los niveles aún más. El ejercicio debe posponerse si las concentraciones de glucosa en sangre están por encima de 250-300 mg/dl, sobre todo si hay presencia de cetonas en la orina.

¿Qué comer durante el ejercicio físico?

Cuando la duración del ejercicio de resistencia excede los 30-60 minutos (dependiendo de la intensidad) es adecuado aportar hidratos de carbono de rápida absorción, que ayudan a mantener los niveles de glucosa en sangre constante, así como el rendimiento durante el esfuerzo. Es suficiente con tomar cada 10-15 minutos una bebida deportiva o bien pequeños snacks como: fruta, fruta deshidratada o preparados deportivos como geles, barritas…

Esta tabla orientativa puede ayudarnos a escoger las cantidades de hidratos de carbono según la duración e intensidad del ejercicio:

Durante el ejercicio es importante realizar controles de glucemia, en cualquier momento si tiene sensación de hipoglucemia, o cada hora para evitar complicaciones. Si los niveles son bajos, se tienen que tomar hidratos de carbono (unos 20 g; por ejemplo 1 zumo de frutas individual, 1 plátano,,,) y volver a hacer el control pasados 15 minutos para saber si los niveles de glucemia son normales (100-200 mg/dl).

 

¿Qué comer después del ejercicio físico?

La alimentación post-entreno es fundamental para la formación de glucógeno muscular y mantener los niveles de glucemia, mejorar la síntesis de proteínas y los parámetros inmunitarios. La ingesta conjunta de hidratos de carbono y proteína en una correcta proporción (4:1 o 3:1, ej.: por cada 4 gr de hidratos de carbono 1 gr de proteína), deben consumirse tras finalizar el ejercicio, entre los 30-60 minutos posteriores.

 

Ejemplos de alimentos que se pueden consumir tras la competición:

  • Yogures naturales + manzana (aprox. 200 g) + 2 galletas tipo maría + 6
  • 60 g de pan + 2 lonchas de fiambre de pavo o jamón cocido + 1 plátano (aprox. 90 g)
  • 75 g de pan o 4 biscotes + 3 quesitos bajos en grasa (60g) + 50 g de membrillo

Una vez finalizado el ejercicio, se aconseja volver a comprobar los niveles de glucemia para  valorar las reacciones metabólicas. Igual que durante el ejercicio, si los valores son inferiores a 100 mg/dl es necesario es conveniente consumir alimentos con carbohidratos de rápida absorción.

 

La principal preocupación en el diabético son las “hipglucemias tardías” post ejercicio, en las que el propio ejercicio físico actúa de manera parecida a la insulina, activa células musculares capaces de absorber glucosa sanguínea. Este efecto puede durar entre 4-24h tras la actividad, aunque lo común es tras las 6-10 horas del ejercicio, pudiendo coincidir con el periodo nocturno, por ello es tan importante mantener los controles periódicos hasta conocer el metabolismo de cada diabético tras la práctica deportiva.

 

Conclusión

Los consejos generales de nutrición deportiva de las personas diabéticas insulinodependientes no son muy diferentes de una persona sana. La experiencia mediante “ensayo-error”, con diferentes combinaciones de alimentos y bebidas, antes, durante y después del ejercicio son claves para un buen rendimiento. Las recomendaciones son generales, igual que las de la población sana, eso sí, teniendo muy en cuenta los valores de glucemia para hacer las adaptaciones individuales tanto de raciones de hidratos de carbono como de insulina.

Te recordamos que con el seguro de MAPFRE Salud tienes a tú disposición un amplio cuadro Médico de especialistas en Endrocrinología y Nutrición.

Mónica Carreira
Diplomada en Nutrición Humana y Dietética
Especialista en farmacología, nutrición y suplementación deportiva
Nutricionista consultora de Advance Medical
El deportista diabético was last modified: julio 25th, 2017 by Canal Salud

Comentarios

  1. Inmaculada Perera Rodríguez

    Inmaculada Perera Rodríguez comentó hace 3 meses

    Quisiera saber si Mapfre me cubriría la máquina de controlar el azúcar

    1. Canal Salud

      Canal Salud comentó hace 3 meses

      Hola Inmaculada,
      Lo sentimos pero la máquina de controlar el azúcar no entra dentro de las coberturas de los seguros de MAPFRE Salud. Un saludo

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre