///Gestionar el rencor

Gestionar el rencor

5 minutos | El rencor es un sentimiento que aparece cuando se ha producido una herida emocional relacionada con la profunda y persecutoria sensación de que alguien nos ha dañado. ¿Cómo lo gestionamos?

Seguro que conoces la sensación de rencor… Alguien te ha hecho algo que te ha dolido y, aunque te has propuesto olvidarlo y pasar página, algo en tu interior te lo impide del todo, un poso de un sentimiento que te recuerda lo que pasó y no deja que las sensaciones negativas se vayan. Es el rencor, ese sentimiento que aparece cuando se ha producido una herida emocional relacionada con la profunda y persecutoria sensación de que alguien nos ha dañado de algún modo y se ha desentendido por completo del daño que nos ha hecho.
Como todo sentimiento o emoción su aparición está condicionada por la intervención de otro ser humano (cabria reflexionar si podemos sentir rencor hacia un animal). A pesar de ello, como todas las experiencias emocionales, el rencor no siempre guarda una clara relación con los hechos externos ya que su aparición depende mucho de cómo nosotros interpretamos dichos hechos. Por lo tanto, podemos decir que se trata de una experiencia subjetiva que puede o no tener conexión con los hechos objetivos.

¿Hay formas de sentir rencor?

Una de las cualidades principales de una buena salud mental es la capacidad para diferenciar realidad externa de realidad interna (la forma subjetivaniña pelo rizado triste bonita muy elegante en blanco casual camiseta, manos cruzadas, aislado sobre fondo gris como experimentamos la vida), es decir, la habilidad para entender que lo que yo siento y pienso es mi forma particular de vivir unos hechos y esta forma no tiene porque corresponder a como son los hechos o a como los siente y los piensa otra persona. Para ello, es muy importante haber desarrollado una cierta capacidad de introspección y de reflexión que implique la posibilidad de poder poner en cuestión las propias percepciones e interpretaciones.

Podemos pues hablar de dos formas de sentir rencor:

  • Aquel que aparece debido a una situación concreta en la que alguien nos ha dañado y se ha desentendido. Este rencor está más conectado con la realidad externa.
  • Un rencor más inconcreto, más generalizado, que cuesta más de relacionar con algún hecho especifico y que interfiere en nuestra experiencia de vida de una forma destructiva y generalizada impregnando nuestra manera de ser y de relacionarnos. Es un sentimiento de rencor cuya causa pertenece a la realidad interna y requerirá seguramente de trabajo psicoterapéutico para ser resuelto.

Cómo actúo ante el sentimiento de rencor

Aquí nos vamos a centrar en el primer caso: alguien me ha hecho daño y experimento un gran sentimiento de rencor ¿Qué hago?

  • En este caso lo primero que debemos hacer es reflexionar sobre lo sucedido para ver si nuestra vivencia corresponde a los hechos externos, para ello, deberemos dialogar con personas afines, reflexionar en solitario y intentar ampliar al máximo nuestro campo de conciencia sobre la situación teniendo en cuenta lo que yo interpreto, lo que ha sucedido y lo que el otro implicado interpreta para llegar a una conclusión lo más nutrida de verdad que sea posible.
  • En segundo lugar, hemos de dilucidar si es posible un encuentro. No hay nada más reparador del daño humano, que la experiencia análoga, es decir, el encuentro humano, el perdón, el dialogo, el mutuo reconocimiento, etc. Para ello, hemos de valorar si cabe la posibilidad de acercarnos a la persona responsable de nuestro daño para hablarle de cómo nos han hecho sentir sus acciones invitándola, así, a que tome conciencia del daño que nos ha causado. Para ello, hemos de poder valorar antes si esta persona:
    – Es capaz de reflexionar sobre sus acciones
    – Tenía o no intención de dañarnos
    – Tiene la capacidad de hacerse cargo de nuestro dolor, es decir, si puede entendernos, si tiene voluntad de escuchar, de dialogar, de
    reflexionar, etc.
    Si la posibilidad de un encuentro humano existe, hemos de intentar aprovecharla, ya que, sin duda, será la situación más adecuada para que el daño sea reparado.

    ¿Qué hago cuando no hay posibilidad de reconciliación?

    hombre con sueter amarillo, en actitud rencorosa dando la espalda a un hombre y una mujer mayorPuede darse el caso de que alguien nos dañe intencionadamente y con malicia, con verdadera voluntad de perjudicarnos. En este caso, la dificultad para digerir el sufrimiento y el rencor dependerá del daño causado y de nuestra capacidad para integrar ese daño en nuestra experiencia de vida preservando nuestra capacidad para la felicidad.
    Sin embargo, la experiencia clínica nos demuestra que los casos de agresión intencionada son minoritarios ya que la mayoría de las veces los conflictos humanos que dan lugar a sentir rencor lo hacen debido a que ambas subjetividades tienen visiones distintas de la realidad que son difícilmente conciliables y no por una malevolente intención de hacer daño.

Es por ello que nuestra recomendación es la elaboración, debemos conocernos a nosotros mismos, reflexionar sobre lo sucedido, contrastar opiniones, preguntarnos de que manera podemos darle una deriva constructiva a la situación, redefinir los límites de la relación, etc.

En definitiva…

Es importante procurar hacer de la experiencia dolorosa una experiencia de crecimiento y para ello, si lo consideramos necesario, no debemos dudar en pedir ayuda. Las mentes se enriquecen mutuamente a través de la interacción y el dialogo, es muy importante ayudarse de aquellos que están a nuestro lado o acudir a un profesional si lo consideramos necesario para poder aligerar el peso del rencor.
Y no recomendamos en absoluto transformar en acciones destructivas la vivencia del rencor a fin de evacuarlo, ya que la experiencia nos demuestra que el ojo por ojo solo genera más sufrimiento, sin embargo, si recomendamos redefinir los límites de la relación con la dosis de firmeza que requiera cada situación.

Lo que debes saber…

  • Reflexionar sobre lo sucedido e intentar acercarnos a la persona que nos ha dañado son dos pasos del proceso para gestionar el rencor.
  • Y es que, como toda experiencia emocional, es subjetivo y puede o no tener conexión con los hechos objetivos, algo que hemos de saber identificar.
  • Es muy importante ayudarse de aquellos que están a nuestro lado o acudir a un profesional si lo consideramos necesario para poder aligerar el peso de sentir rencor.

 

Enric Artés
Especialista en Psicología clínica
Psicólogo consultor de Advance Medical

2020-02-14T14:15:43+01:0029 noviembre, 2018|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.