///¿Qué es exactamente el optimismo?

¿Qué es exactamente el optimismo?

4 minutos | Con frecuencia, el término “optimismo” se asocia, en el imaginario colectivo, a una actitud naif ante la vida que no tiene en cuenta los aspectos dolorosos de la misma, para adoptar una actitud evitativa y no resolutiva ante ellos.

Sin embargo, como iremos viendo, no es a este tipo de optimismo al que nos referiremos en el artículo.

Como psicoterapeuta estoy familiarizado con las dificultades implícitas en lograr cambios psíquicos duraderos que mejoren la experiencia de vida de los pacientes y sé que estos no vienen dados por la mera incorporación de máximas New Age del tipo “si quieres, puedes”, sino por la puesta en marcha de un proceso de maduración genuino en el que la persona adquiera un mayor conocimiento de sí mismo y una mayor capacidad para la regulación de sus emociones que le permitan dar una respuesta más adecuada (acorde con sus anhelos y capacidades) a las diferentes situaciones vitales así como una potenciación de sus capacidades que le lleve a desarrollar una experiencia de vida que este en mayor armonía consigo mismo y con los demás.

Matizado este punto, vamos a hablar del papel del optimismo en lo cotidiano, en la vida fuera de la práctica clínica, así como de la fortaleza del término y de las cualidades que evoca.

Qué es el optimismo

gente con dedo arribaLa palabra optimismo viene del adjetivo latino “optimuus”, que significa muy bueno o buenísimo y sirve de forma superlativa a bonus “bueno”. El término se empieza a utilizar en español de manera popular a partir de principios del siglo XVIII.
Podríamos definir el optimismo, tal y como lo conocemos hoy en día, como la capacidad para mantener una actitud positiva ante la vida, pero ¿qué significa “positiva”? Pues bien, en este contexto nos referimos a actitud positiva como la capacidad para representar el mundo como un lugar seguro donde nuestros anhelos y aspiraciones, así como nuestra voluntad de amar y ser amados puedan ser realizados a pesar del sufrimiento y las dificultades.
Como vemos, nos referimos aquí a un tipo de optimismo que no ignora las dificultades y el sufrimiento, sino que implica la capacidad para integrar dichas experiencias desagradables y poder utilizar su potencial transformador para salir reforzado de ellas. Sobra decir que eso será posible sólo en la medida en la que ya gocemos de una cierta fortaleza y estabilidad interna y de que la experiencia desagradable no sobrepase nuestras capacidades de resistencia (en caso de que nuestras capacidades fallen convendrá pedir ayudar).

¿Es el optimismo una cualidad individual, cuyo desarrollo ha dependido solo de mí?

manos con energíaLa respuesta, sin dudarlo, es “no”. Hoy sabemos gracias a las neurociencias actuales y concretamente a autores como Eric Kandel y Mark Solms y sus estudios sobre las neuronas espejo que el cerebro se estructura gracias a las experiencias de interacción. Somos seres relacionales y por ende necesitamos haber incorporado experiencias de vida satisfactorias, por pocas que hayan sido, para poder crearnos representaciones satisfactorias del presente y del futuro. Por lo tanto, hemos obtenido, consciente o inconscientemente, nuestra capacidad para el optimismo gracias a la interacción con otras personas.
Este planteamiento nos lleva a la siguiente pregunta:

¿Hay algo que pueda hacer para desarrollar mi optimismo?

La respuesta es, sin duda “sí”. Continuando con el razonamiento del párrafo anterior, vemos que las relaciones humanas satisfactorias son estupendas proveedoras de bienestar personal, por lo tanto, una buena higiene relacional puede ser una estupenda base para el desarrollo de una visión positiva de la vida. A continuación, cito algunos ejemplos de cualidades asociadas a un estado mental optimista para que puedas empezar a experimentarlas en tu cotidianidad:

  • Acciones altruistas que tengan como objetivo beneficiar a otros (atendiendo a lo que necesitan realmente, esto requiere de cierto sentido de realidad).
  • Momentos de diversión y sintonía compartidos.
  • Cultivar la amabilidad y la sonrisa a la hora de interactuar con los demás. Se trata de un predisponerse para el buen humor sin forzarse.
  • Desarrollar un interés genuino por los demás seres humanos y su bienestar.
  • Procurar vivir las interacciones cotidianas desde ese interés por los demás.
  • Desarrollar un sentido del amor propio, entendido como la aplicación de las cualidades anteriormente mencionadas hacía uno mismo.

¿Por qué es importante el desarrollo de una actitud optimista?

Es una pregunta deliberada para subrayar la importancia de la respuesta. El optimismo es una cualidad muy importante ya que es parte central de nuestra capacidad para transformar las experiencias dolorosas y aprender de ellas. Es también una cualidad que impregna la mirada con la que vemos el mundo y a los demás seres, y, por extensión, determina el tipo de relación que establecemos con ellos y con la vida proporcionándonos habilidades para caminar hacia una mayor satisfacción y plenitud.

Por último, cabe destacar el hecho de que al igual que hemos necesitado ser amados por otros seres humanos (aunque sea mínimamente) para poder desarrollar una actitud optimista, el desarrollo de esta cualidad proveerá a aquellos que nos rodean de una experiencia relacional satisfactoria. El amor sana, estructura y se contagia.

Y terminaremos reiterando que el desarrollo de una sensación de satisfacción vital depende también del tipo de relaciones que establecemos, por lo que conviene, a la hora de decidir adoptar una actitud optimista, no obviar el hecho de que, antes que nada, hay que hacer revisión de vida e intentar ver y entender qué es aquello que está causando las dificultades. El amor a la verdad debe siempre acompañar al optimista para que el desarrollo de este sea sólido y genuino.

 

Enric Artés

Especialista en Psicología Clínica

Psicólogo consultor de Advance Medical

2020-02-14T14:16:09+01:0011 junio, 2018|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.