///Qué es y cómo combatir el jet lag en los viajes

Qué es y cómo combatir el jet lag en los viajes

Durante todo el año se viaja, pero en esta época del año aumentan los desplazamientos coincidiendo con las vacaciones estivales. Aunque los viajes de vacaciones se realizan con la intención de disfrutar y pasar buenos momentos, el hecho de desplazarnos puede jugarnos malas pasadas.

Cuando viajamos lejos, atravesando distintos usos horarios, tras los desplazamientos, esperas, y largas horas en el avión, debemos además adaptarnos a unos horarios distintos de descanso e ingesta y a veces no resulta fácil y empezamos a sentir distintos tipos de molestias, como trastornos del sueño o malestar gástrico, es lo que llamamos jet lag.

¿Qué es el jet lag?

Conocemos con el nombre de Jet lag al desequilibrio que se produce en nuestro cuerpo, ocasionado por el cambio de horario al que lo sometemos al realizar un viaje en el que cambiamos de zona horario. Nuestro organismo dispone de una especie de reloj interior, regulado por lo que llamamos los ritmos circadianos, y cuando de golpe nos sometemos a un cambio de horario nuestro ritmo circadiano no funciona de forma acorde al nuevo horario, si no al que teníamos en el lugar de origen. Puede costar unos días la adaptación al nuevo horario y para ello se aconseja adaptarnos progresivamente a los horarios.

bola del mundo con dibujos de aviones girando alrededor en la sala de espera de un aeropuerto.

¿Qué molestias suele ocasionar el jet lag y los viajes?

Las alteraciones típicas del fenómeno del jet lag, también llamado disritmia circadiana o síndrome de los usos horarios, son las modificaciones del ritmo de sueño, tanto somnolencia como insomnio, más cansancio de lo habitual, dificultad para realizar tareas mentales y físicas, irritabilidad, falta de atención, cambios de ánimo, dificultades para memorizar y concentrase, etc. También son comunes las molestias gastrointestinales, tanto la pesadez tras las digestiones, como alteraciones del ritmo de deposiciones y molestias gastrointestinales diversas. Por otra parte, no tan relacionado con el cambio horario, sino con el desplazamiento en sí, pueden producirse mareos, que también pueden favorecer la aparición de nauseas, vómitos y desarreglos gastrointestinales.

¿Al este o al oeste?

Parece ser que en los viajes que comportan un desplazamiento hacia el este nuestro cuerpo tarda más en adaptarse que cuando viajamos hacia el oeste. La explicación seria que para nuestro organismo este cambio implica adelantar nuestro horario y la tendencia natural de nuestro reloj biológico interno es retrasarlo.

¿Qué podemos hacer para evitar las molestias del jet lag y los viajes?

mujer bostezando en el asiento de un trenAdemás de consultar a un médico en caso que sea necesario, podemos contrarrestar las molestias que ocasionan los viajes procurando adaptarnos al horario al que viajaremos unos días antes, realizando pequeños ajustes de exposición a la luz solar, si es posible. A la llegada al destino debemos intentar escuchar y hacer caso de nuestro cuerpo en lo que respecta al descanso, sobre todo, aunque eso suponga acostarse muy pronto, pues la adaptación es progresiva.

Por otra parte, una alimentación equilibrada y una correcta hidratación pueden minimizar las molestias gastrointestinales y las cefaleas, etc. Mientras que el uso de alimentos estimulantes como el café o el té pueden agravar los síntomas gástricos, en personas predispuestas. Además, los alimentos salados como las conservas, los quesos, los precocinados y la mayoría de fast food van a favorecer la retención de líquidos y la sensación de piernas hinchadas que podemos tener tras un trayecto largo en avión.
Respecto a la regulación del sueño, conviene saber que la melatonina, una hormona que el organismo humano produce a distintos niveles y que se ocupa, entre otras cosas, de la regulación del ritmo circadiano y el descanso, tiene como precursor alimentario el aminoácido triptófano. Es decir, nuestro cuerpo puede producir melatonina a través de la ingesta de triptófano que realizamos con la dieta. Los alimentos ricos en triptófano son los huevos, las legumbres como la soja, los frutos secos, las frutas como el plátano, la piña y el aguacate, y el pescado.

Ideas prácticas

Así pues, si queremos viajar lejos, es posible que no podamos evitar el jet lag, pero sí podemos minimizar un poco algunas molestias como las náuseas y demás molestias gástricas y la sensación de piernas hinchadas. Es posible favorecer la ingesta de alimentos ricos en triptófano para facilitar que nuestro cuerpo vuelva a ajustar las horas de sueño y descanso. Veamos algunas ideas:

  • Malas digestiones y mareo
    Cuando se trata de evitar los problemas gastrointestinales, vamos a evitar los productos procesados, el fast food, los alimentos irritantes, etc. De lo contrario optaremos por una alimentación equilibrada y rica en productos vegetales. El jengibre es un buen aliado contra las malas digestiones, las náuseas, vómitos, mareos, etc.
    Una idea: Salteado de arroz integral con zanahoria, cebolla, calabacín y jengibre.
  • Alteraciones del sueño
    Cuando se trata de regular los ritmos de sueño, si es posible nos anticiparemos al cambio horario progresivamente tanto antes como después del viaje. Además, es importante la hora a la que viajemos, según si al llegar vamos a poder descansar o justo empieza un nuevo día. En cuanto a la alimentación, tal como hemos comentado, el triptófano es el precursor de la melatonina, presente en los alimentos, y está en productos como la soja, los huevos, los frutos secos, etc.
    Una idea: Tostaditas de aguacate con tofu y granada y/o germinado de alfalfa.
  • Deshidratación / Retención de líquidos
    Para evitar la retención de líquidos, especialmente en las piernas a causa de la inmovilidad, se aconseja hidratarse bien, moverse en medida de lo posible, evitar los alimentos salados y también puede ser de utilidad que nuestra alimentación sea rica en potasio, que contribuye a la regulación hídrica del organismo. Para ello podemos tomar abundante cantidad de frutas y verduras que contribuirán a una buena hidratación y son buenas fuentes de potasio.
    Una idea: Ensalada de espinacas frescas con tomates cherry y uvas negras.

LO QUE DEBES SABER…

  • El jet lag es el desequilibrio que sufrimos cuando experimentamos molestias o alteraciones al viajar a un destino que se encuentra en una zona horaria distinta de la que procedemos.
  • Las molestias más habituales a causa del Jet lag y de los viajes en general son las alteraciones del sueño, los trastornos gastrointestinales, el mareo…
  • Si se padecen trastornos notables es aconsejable solicitar consejo médico, sin embargo, pensando en prevenir el problema se aconseja realizar una adaptación progresiva a los nuevos horarios, hidratarse correctamente y llevar una alimentación equilibrada.

 

Mercè Gonzalo
Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos
Diplomada en Nutrición Humana y Dietética
Nutricionista consultora de Advance Medical

2020-02-14T14:15:56+01:003 agosto, 2018|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.