Recomendaciones durante el viaje

///Recomendaciones durante el viaje

Recomendaciones durante el viaje

Durante el viaje se está expuesto a enfermedades infecciosas tropicales y a elementos naturales del propio viaje como el calor, la humedad, el consumo de agua y alimentos no seguros y los mosquitos. Es por ello que en esas circunstancias […]

Durante el viaje se está expuesto a enfermedades infecciosas tropicales y a elementos naturales del propio viaje como el calor, la humedad, el consumo de agua y alimentos no seguros y los mosquitos. Es por ello que en esas circunstancias el viajero debe recordar las recomendaciones que le fueron dadas en el Centro de Salud Internacional.

 

Durante el viaje en avión se pueden producir dos síndromes, el de clase turista y el “Jet lag”. El Síndrome de clase turista puede afectar a cualquier persona, incluso sana y deportista, si el vuelo tiene una duración superior a 4 horas debido a la inmovilidad y al poco espacio entre los asientos, pudiendo aparecer coágulos en las venas de las piernas. Por ello se recomienda: levantarse de vez en cuando, andar por el pasillo del avión, realizar ejercicios de estiramiento en el propio asiento, y movimientos rotatorios y de flexión-extensión de las piernas y pies. Asimismo, conviene no dormir con las piernas cruzadas, beber abundantes líquidos, evitar tomar alcohol, café o fármacos hipnóticos, y usar medias elásticas si padece de insuficiencia venosa.

 

En cambio, el “Jet lag” se caracteriza por la presencia de irritabilidad, fatiga e insomnio al ir hacia el este o el oeste porque el reloj biológico no coincide con la hora real del destino. Para evitar dicho síndrome es recomendable estar tan descansado como sea posible antes del viaje, comer ligero, limitar el consumo de alcohol y realizar breves periodos de sueño (unos 20 minutos) durante el vuelo, así como adaptarse rápidamente al ritmo de su destino.

 

En los países tropicales la radiación solar es perpendicular a la superficie terrestre, por ello el viajero se encuentra más expuesto al sol. Para evitar golpes de calor o deshidratación se recomienda beber abundantes líquidos; utilizar gafas, sombrero y crema de protección solar (FP mínimo de 20); llevar ropa ligera y cómoda de algodón o lino; evitar el sol del mediodía; y tomar las mismas precauciones tanto dentro como fuera del agua, dado que el agua no protege de las radiaciones solares.

 

No obstante, el problema de salud más frecuente son las infecciones digestivas que se transmiten por aguas o alimentos no seguros porque se ha roto la cadena de frío o se han contaminado a través de las moscas. Para evitar las diarreas es recomendable comer alimentos recién cocinados, hervidos o fritos, beber productos envasados o hervidos, tales como café o té, y lavarse los dientes con agua embotellada, hervida o desinfectada con pastillas potabilizadoras. Por consiguiente, evitar alimentos de venta ambulante o crudos, como ensaladas, marisco o fruta pelada por terceros, y evitar cubitos de hielo, productos lácteos u otras bebidas no hervidas ni envasadas o precintadas, así como zumos naturales de frutas que no se hayan exprimido en su presencia.

 

En el caso de presentar diarrea recuerde que lo más importante es mantener una buena hidratación bebiendo abundantes líquidos ( de 2 a 3 litros al día), dieta astringente y utilizar preparados de rehidratación oral o antidiarreicos antisecretores si fueran necesarios. Si la diarrea fuera más severa con fiebre (≥38ºC), sangre, moco o pus en las heces debería consultar un médico lo antes posible.

 

El baño en el mar es seguro, así como en piscinas de hotel siempre que estén correctamente cloradas. Recuerde que en caso de realizar submarinismo deben pasar como mínimo 12 horas entre la inmersión y el vuelo, o 24 horas si han sido necesarias paradas de descompresión durante el ascenso hacia la superficie. Por lo tanto evite bañarse en aguas dulces, tales como ríos o lagos, dado que el agua podría contener parásitos capaces de traspasar la piel, y en el caso de hacerlo lleve un calzado adecuado para la ocasión y evite andar descalzo. No sólo en las aguas existen gérmenes sino también en el suelo, por consiguiente para evitar posibles accidentes, ampollas por fricción o infecciones por hongos, se recomienda usar calzado ancho, cerrado y de material transpirable.

 

Los animales domésticos, callejeros, o presentes en centros turísticos, aunque aparentemente dóciles pueden morder y transmitir ciertas enfermedades, como la rabia. En el caso de producirse tal contacto conviene lavarse inmediatamente con un desinfectante o jabón y consultar al médico para valorar el riesgo e indicar medidas terapéuticas específicas. Se recomienda, por lo tanto, evitar el contacto con animales, examinar la ropa y el calzado antes de usarlo, así como planchar la ropa que se haya dejado secar al sol porque podría haber gérmenes o animales escondidos.

 

Los mosquitos pueden transmitir un sinfín de enfermedades, aunque las más frecuentes a las que se expondrá el viajero son la malaria o el dengue. La malaria es una enfermedad parasitaria transmitida por un mosquito del género Anopheles que es de hábito nocturno, mientras que el dengue es una enfermedad viral transmitida por un mosquito del género Aedes de hábito diurno. Para evitar picaduras de mosquitos se recomienda llevar ropa de manga larga, pantalones largos de colores neutros y calcetines, no utilizar perfumes, colonias, ni geles o cremas de afeitar perfumados, dormir bajo telas mosquiteras y aplicar sobre la piel un buen repelente de insectos. Existen repelentes en el mercado de eficacia y duración variable de origen natural, como el aceite de eucalipto, o químico (dietiltoluamida o DEET al 35-50%), aptos para niños y adultos. Lo recomendable es utilizar dichos repelentes de manera reiterada, según ficha técnica del producto, en zonas del cuerpo descubiertas en las horas y lugares de máximo riesgo, después de la aplicación de crema hidratante o solar.

De interés

A su vez existen enfermedades de transmisión sexual, tales como el SIDA, que en algunos países afecta hasta al 30% de la población adulta aparentemente sana. Por consiguiente, se recomienda evitar relaciones sexuales sin protección y en el caso de producirse realizar un examen de salud tras el viaje.

Dra. Cristina Masuet Aumatell

Especialista en Medicina Preventiva.

Médico Colaborador con Advance Medical

 

2018-06-10T11:22:43+02:005 agosto, 2015|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.