Nutrición | Reportajes |

¿Más años, más kilos?

Publicado por

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp
Valora este artículo

persona que no le abrochan los pantalones

Parece un tópico pero tiene su explicación. Es cierto que existen factores que predisponen a la pérdida de masa muscular y el aumento de masa grasa, pero también es verdad que existen factores claves a tener en cuenta para no dejarse arrastrar por la corriente.

LO QUE DEBES SABER…

 

  • El paso del tiempo, los niveles hormonales y las preocupaciones son factores que juegan en nuestra contra y favorecen el aumento de peso corporal.
  • Algunos trastornos como las alteraciones del sueño o las patologías músculo-esqueléticas pueden agravar la situación.
  • Mantener una vida activa y unos hábitos alimentarios adecuados son la clave para evitar un aumento de peso excesivo.

 

NIVELES HORMONALES Y PÉRDIDA DE MASA MUSCULAR

Con los años, los niveles hormonales varían y esto contribuye al cambio de composición corporal. La hormona de crecimiento que durante la niñez y juventud nos ayuda al desarrollo y a crear masa muscular, va descendiendo de forma que se hace más difícil el mantenimiento de la musculatura y en contraposición incrementa la masa grasa. Con la edad, la pérdida de masa muscular es esperable, pero si a ello sumamos algún problema musculo-esquelético que nos dificulte la actividad esto se ve agravado y con ello el gasto energético disminuye. Se entra entonces en una rueda negativa contra la que debemos luchar en la medida de nuestras posibilidades.

 

ESTRÉS Y ALTERACIONES DEL SUEÑO

Con el tiempo disminuyen niveles hormonales, se reduce la masa muscular…, pero algo que no suele disminuir, más bien lo contrario, son las preocupaciones. Con la edad vamos sumando responsabilidades, quebraderos de cabeza, estrés y esto provoca que vayamos restando horas de sueño, y en algunos casos surgen dificultades para conciliar el sueño y también insomnio. Algunas investigaciones apuntan a que el estrés nos puede afectar hasta el punto de interferir en la forma en la que cuerpo procesa los alimentos. Además, tanto la ansiedad como los problemas de sueño se asocian en ocasiones a alteraciones en la dieta, el picoteo, los atracones y las ingestas nocturnas.

SEDENTARISMO

hombre sentado en el sofá con el mando a distanciaParte del incremento de preocupaciones y/o ocupaciones hace que dispongamos de menos
tiempo y si a eso sumamos que con la edad vamos perdiendo esa vitalidad y vigor de la infancia y juventud resulta que en algunos casos se produce una reducción sustancial del tiempo que dedicamos al deporte o simplemente a las ocupaciones que requieren de cierta actividad física. Todo ello desemboca en una merma de la masa muscular y un menor gasto energético.

A LOS PROBLEMAS, SOLUCIONES

Si bien es cierto que los factores que hemos comentado juegan en contra de mantener un físico tonificado y sin exceso de peso, hay solución a estos problemas, mantener una vida activa y unos hábitos alimentarios adecuados son la clave.

Ejercicio

Si queremos luchar contra corriente y mantener la masa muscular en la medida de lo posible es importante realizar una actividad física habitual. No hablamos sólo de hacer deporte sino también plato con forma de corazón con alimentos de mantenernos activos procurando realizar trayectos a pie, subir escaleras y en definitiva movernos. Se aconseja que al menos realicemos unos 30 minutos de actividad física continuada al menos 3-4 días a la semana, un día sí y uno no. Es ideal buscar una actividad que nos resulte placentera y que podamos asociar a un momento para nosotros, para cuidarnos. Cada persona debe escoger en función de sus preferencias, ya sea una actividad en grupo o por libre, de agua, de equipo, de balón, o tipo baile… ¡Lo importante es moverse!

Alimentación

Si una clave es el ejercicio, la otra es la alimentación. Resulta fundamental establecer unos buenos hábitos alimentarios para que en el futuro nuestra ingesta no se asocie a problemas de salud y nos ocasione un incremento sostenido de peso. Lo ideal es que los buenos hábitos se inicien desde la infancia pues es la mejor manera de integrar una alimentación saludable, de lo contrario, en la edad adulta, cualquier cambio de hábitos resulta mucho más costoso. Ahora bien, costoso no significa imposible, de manera que si es necesario que modifiquemos hábitos empecemos por el principio, y con la ayuda de un nutricionista vayamos planteando poco a poco las modificaciones a realizar para que el cambio se haga llevadero y establezcamos unas rutinas adecuadas.

Recuerda que los seguros de MAPFRE Salud cuentan con un amplio cuadro médico de especialistas en nutrición y además si eres socio de teCuidamos dispones del programa “Ponte en Forma”.

 

 

Mercè Gonzalo

Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética

Nutricionista consultora de Advance Medical

¿Más años, más kilos? was last modified: abril 20th, 2017 by Canal Salud

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre