Nutrición | Reportajes |

Materiales que contactan con los alimentos

Publicado por

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp
Valora este artículo

recipientes de cristal con comida

Actualmente la ciencia y tecnología alimentarias están muy desarrolladas, el consumo de alimentos suele ser menos directo que hace años, existen más productos procesados, más exportaciones e importaciones, más métodos de conservación… y esta realidad hace necesaria la aparición de múltiples materiales de contacto con los alimentos.

LO QUE DEBES SABER…

 

  • Actualmente los alimentos suelen “viajar” y entrar en contacto con muchas superficies, envases y utensilios antes de ser consumidos.
  • Todas las sustancias que forman parte de los materiales que pueden entrar en contacto con la comida deben estar regulados de forma que se evite al máximo su migración al alimento.
  • La posible migración de sustancias se ve influenciada por diferentes factores que van a favorecer o dificultar este paso como son la naturaleza del alimento y la aplicación de calor.

 

El “viaje” de los alimentos

Hoy en día, coger una manzana del árbol y darle un bocado no es ni mucho menos la forma más común de consumo. La supuesta manzana que recogida y comida sólo tiene contacto con nuestra mano, ahora puede ser que vaya a un saco, de ahí a un camión, en la industria pasará por cribados según su calibre, viajará por cintas transportadoras, se someterá a operaciones de lavado y si se va a consumo directo, viajará con sus compañeras hasta una caja o a una bandeja de porexpan con otras tantas piezas más que serán recubiertas con film y enviadas a algún supermercado o frutería. Una vez comprada puede ser que la comamos sin más o que la pelemos, cortemos… y manipulemos con unos cuantos utensilios más. Durante todo este proceso varios materiales habrán estado en contacto con el alimento.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de materiales en contacto con los alimentos?

alimentos en diferentes envasesEstamos hablando de cristal, metal, cerámica, plásticos, tintas, cartón, papel, silicona, madera, y un largo etcétera. Son todas aquellas sustancias que forman parte de latas, botes de vidrio, envases plásticos, bolsas, recubrimientos de papel, cajas de cartón, botellas, platos, cubiertos, vasos, biberones, cafeteras, sartenes, ollas, parrillas, jarras, fiambreras, sandwicheras, teteras, trituradoras, licuadoras, hervidores de agua, cajas de cartón o madera para transporte y almacenaje… y que de una forma u otra, en uno u otro momento, tienen contacto directo con los alimentos. Son los materiales que componen:

  • Menaje de cocina: cucharita de café, salero de mesa, olla a presión, cubitera, picadora…
  • Envases: vasito plástico del yogur, bote de cristal de los espárragos, lata de sardinas, brick de leche…
  • Almacén y transporte: cajitas de madera de las fresas, sacos que contienen grano, cisterna de un camión, contenedores industriales de alimentos, etc.
  • Industria y procesado: cinta transportadora de alimentos, equipamientos de transmisión de calor, tintas de sellado de algunos alimentos, amasadoras de pan, etc.

Los envases

verduras en recipientes de plásticoLos materiales que más tiempo suelen estar en contacto con los alimentos son los materiales de recipientes y embalajes. Los envases cubren diferentes funciones como la de proteger los alimentos frente a los microorganismos y también facilitan el transporte y almacenaje, ahora bien, es fundamental que los envases no supongan un riesgo para la salud.
Como ya hemos comentado, podemos encontrar multitud de materiales, incluso es frecuente la utilización de una combinación de materiales como en el caso de los tetrabriks en que un solo envase contiene plástico, aluminio, papel y tintas, pero es cierto que el uso de diferentes materiales plásticos está muy extendido y no se trata de un material sino de distintos tipos de plástico. En realidad se clasifican en 7 distintos tipos de plástico que se deben especificar indicando el número y letras que los identifican:

  • PET o PETE (Polietileno tereftalato). Es el plástico típico de las botellas de agua, ligero, no es caro y es reciclable.
  • HDPE (Polietileno de alta densidad). Se utiliza por ejemplo para envases de plástico opaco como por ejemplo para contener salsas. Es versátil y resistente.
  • V o PVC (Vinílicos o Cloruro de Polivinilo). También muy resistente, se utiliza en envases de aceite, film transparente, etc. Puede contener algunas sustancias que generan controversia como los ftalatos. que se han relacionado con enfermedades alérgicas, diabetes, etc. Por ello se ha limitado su uso (incrementa el riesgo si se someten a calor).
  • LDPE (Polietileno de baja densidad). Es un plástico fuerte, flexible y transparente. Se trata del plástico común de las bolsas del supermercado.
  • PP (Polipropileno). Tiene un elevado punto de fusión por lo que permite envases capaces de contener líquidos y alimentos calientes. Es el plástico de la mayoría de recipientes de cocina, fiambreras, cuencos de plástico, biberones, etc.
  • PS (Poliestireno). Al contrario que el anterior, tiene bajo punto de fusión por lo que puede derretirse si se somete a calor. Se utiliza en platos y vasos de usar y tirar, hueveras, bandejas de carne, etc. Su reciclaje no es sencillo.
  • Otros. Es el cajón de sastre donde se incluyen gran diversidad de plásticos muy difíciles de reciclar. Generalmente se trata de policarbonatos, que se usan para cantimploras y diferentes tipos de envases. El uso de Bisfenol A (BPA) en policarbonatos ofrece la ventaja de formar plásticos duros, fuertes y de mayor durabilidad, pero el BPA ha demostrado efectos fisiológicos negativos, los más preocupantes relacionados con la actividad hormonal. La lixiviación (proceso por el cual sustancias que forman parte un sólido pueden pasar a formar parte de un líquido) es una grave preocupación, ya que es la vía principal por la que el BPA llega al organismo.

Podemos encontrar variantes de estos símbolos, por ejemplo, si el acrónimo lleva una “R”, significa que el producto contiene materiales plásticos reciclados.

 

La migración de las sustancias

Cuando hablamos de migración nos referimos al paso de sustancias propias del envase o materiales de contacto, al alimento. Por descontado esto se debe evitar procurando obtener envases lo más inertes posible. A pesar de ello, es esperable que se produzca en menor o mayor medida una pequeña migración de sustancias del material al alimento, que se considera tolerable si no altera las características organolépticas del alimento (sabor, aroma, textura, etc.) y por supuesto si no ocasiona que estén presentes en el alimento sustancias potencialmente perjudiciales en cantidades peligrosas para la salud. Es por ello que los materiales deben pasar previamente una serie de estudios y la aceptación por parte de un comité de expertos a nivel europeo.

Factores que influyen sobre la migración de sustancias

El grado en que se puede producir una posible migración de sustancias de un material a un alimento se ve condicionado por diferentes factores que van a potenciar o no dicha migración. Factores como el tipo de material, el tipo de comida, la sustancia de la que se trate, la temperatura a la que se vea sometido el conjunto material-alimento y el tiempo de contacto entre ambos, etc. Por poner un ejemplo, la migración en alimentos sólidos se encuentra mucho más limitada que en un alimento en estado líquido o semilíquido. Otros factores como la aplicación de calor, y el deterioro del material por golpes, limpieza con materiales o sustancias abrasivas, etc., también facilitan la migración.

 

 

Mercè Gonzalo

Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos
Diplomada en Nutrición Humana y Dietética

Nutricionista consultora de Advance Medical

 

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre