Salud Familiar | Mujer | El parto |

Dilatación parto instrumental

Publicado por

Valora este artículo

El proceso de dilatación en un parto instrumental es el mismo que en un parto natural, ya que el objetivo de la aplicación de los diferentes instrumentos es conseguir un periodo de expulsivo más rápido. Por tanto la instrumentación de un parto se realiza siempre cuando la fase de dilatación ya se ha completado y por tanto se ha conseguido una dilatación completa de 10 cm.

 

Para la correcta aplicación de estas técnicas debe haber concluido la fase de dilatación y haber iniciado el descenso de la cabeza fetal en la pelvis. No son una ayuda para dilatar sino una ayuda para descender dentro de la pelvis o bien para rotar la cabeza fetal.

 

La primera fase de la dilatación corresponde al borramiento del cuello de la matriz. Consiste en el acortamiento progresivo del cuello, desde una longitud de unos 2-3 cm hasta desaparecer totalmente su grosor. En las primíparas el cuello primero se borra y luego inicia la dilatación, y en las multíparas ambas fases tienden a solaparse más.

 

La dilatación no sigue una velocidad constante sino que se acelera de forma progresiva, más lenta hasta los 4 cm de dilatación aproximadamente y más rápida desde los 4 hasta la dilatación completa. La fase de dilatación suele durar unas 8 horas en primíparas y unas 5 horas en multíparas.

 

Para valorar la dilatación del cuello de la matriz debe hacerse un tacto vaginal, de forma que con la introducción de los dedos del explorador en la vagina pueda medirse la dilatación.

 

La bolsa de las aguas suele romperse espontáneamente al final de la dilatación, es decir cuando la paciente está en dilatación completa. En un 10% de los casos esto ocurre antes del inicio de las contracciones y se denomina rotura prematura de membranas.

 

El periodo de dilatación suele producirse espontáneamente pero en algunos casos es preciso medicalizarlo, producirlo de forma artificial con fármacos. Se procede entonces a la maduración cervical con medicación vaginal que tiene la finalidad de ablandar y borrar el cuello de la matriz de forma que se facilite la dilatación. Esto es necesario en algunos casos de rotura prematura de las aguas, o bien casos de embarazos que tengan la indicación médica de ser finalizados sin que se haya iniciado el trabajo de parto.

Dra. Inés Bombí

Especialista en Ginecología y Obstetricia

Médico consultor de Advance Medical

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre