Salud Familiar | Niño | Enfermedades |

Meningitis

Publicado por

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp
Valora este artículo

¿Qué es?

Es una enfermedad poco frecuente en la que se infectan las membranas (meninges) que envuelven el cerebro y la médula espinal.

Causas

Hay dos grandes grupos de meningitis: las producidas por virus (meningitis víricas), que son benignas, y las producidas por bacterias (meningitis bacterianas), que pueden ser graves, provocando secuelas, sobre todo sordera, y en algún caso, la muerte.

 

Las meningitis víricas suelen estar causadas principalmente por virus de la familia de los enterovirus que producen un cuadro benigno que no deja secuelas.

 

Meningitis bacterianas son producidas por tres tipos de gérmenes con más frecuencia. Estas tres bacterias forman parte de la flora habitual de la garganta y la boca y sólo en algunas ocasiones produce la enfermedad:

 

Haemophilus influenzae tipo b: provoca meningitis sobretodo en los niños menores de 5 años. En el calendario vacunal se administra una vacuna eficaz frente a esta bacteria a partir de los dos meses de vida.

 

Neisseria meningitidis (meningococo): puede afectar a todas las edades. Existen dos serotipos el B y el C en España; sólo hay vacuna eficaz contra el meningococo C que se administra a partir de los dos meses de vida.

 

Streptoccoccus pneumoniae (neumococo): causa meningitis en los menores de 2 años. Existen vacunas que protegen contra algunos serotipos de neumococo (en algunas comunidades autónomas son opcionales).

Síntomas

Los síntomas típicos son fiebre alta, vómitos sin náusea previa, dolor de cabeza intenso y rigidez de la nuca (imposibilidad para doblar completamente el cuello hacia adelante).

 

También puede producir somnolencia y letargia. El niño puede presentar pequeñas hemorragias bajo la piel (petequias).

 

Lo habitual es que el niño dé la impresión de estar muy enfermo: no juega, no sonríe, le cuesta hablar, tiene mal color etc.

 

En los bebés las manifestaciones de la enfermedad son menos evidentes y debe sospecharse si hay rechazo de la alimentación con mal aspecto, quejido y decaimiento o bien irritabilidad exagerada.

 

Para confirmar el diagnóstico de meningitis, hay que analizar el líquido cefalorraquídeo, extrayéndolo con una aguja mediante una punción lumbar.

 

Si se sospecha que el niño puede tener una meningitis hay que acudir de inmediato a un centro de urgencias.

Tratamiento

Las meningitis bacterianas se tratan con antibióticos administrados por vía intravenosa y requieren siempre ingreso hospitalario.

 

Las meningitis víricas curan por sí solas; también se ingresa al niño hasta que mejora es el estado general. Se le debe suministrar reposo, una correcta hidratación y analgésicos.

 

Las personas que han estado en contacto con un caso de meningitis bacteriana deben tomar un tratamiento antibiótico profiláctico durante unos pocos días y deben recibir la vacunación adecuada si la infección fuera producida por alguna de las bacterias de las que sí se dispone de vacuna.

Prevención

La mejor prevención es la vacunación frente meningococo C y Haemophilus influenzae tipo b.

 

Hay que tener en cuenta que el estar “vacunado de meningitis” no significa estar protegido frente todas las meningitis posibles. Un grupo importante de casos graves en España los provoca el meningococo B, contra el que todavía no hay una vacuna efectiva.

 
 

Dra. Esther Martínez García

Especialista en Pediatría

Médico consultor de Advance Medical

 

Meningitis was last modified: noviembre 3rd, 2016 by canalSalud

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre