Enfermedad celíaca

Enfermedad celíaca

La intolerancia al gluten se conoce con el nombre de celiaquía. Es una intolerancia permanente, para toda la vida, que se manifiesta en personas genéticamente predispuestas a padecerla, causando una inflamación y atrofia de la mucosa del intestino delgado que […]

La intolerancia al gluten se conoce con el nombre de celiaquía. Es una intolerancia permanente, para toda la vida, que se manifiesta en personas genéticamente predispuestas a padecerla, causando una inflamación y atrofia de la mucosa del intestino delgado que impide la correcta absorción de nutrientes.

Uno de cada 100 niños es celíaco. En el caso de los niños, hoy el diagnóstico tiende a ser rápido, ya que los pediatras tienen muy presentes los síntomas (diarrea, dolor abdominal, debilidad…) y en cuanto detectan algunos de ellos, deciden realizar las pruebas pertinentes para salir de dudas. Una vez diagnosticada la enfermedad, es vital seguir una dieta sin gluten de por vida.

LO QUE DEBES SABER

¿Qué es el gluten?

El gluten es una proteína que se encuentra en la semilla de muchos cereales (trigo, cebada, centeno, espelta, kamut, triticale y posiblemente avena). Es responsable de la elasticidad de la masa de harina, y confiere la consistencia esponjosa que caracteriza a los panes y masas horneadas.

El gluten se puede obtener a partir de la harina de trigo y otros cereales. El producto resultante tendrá una textura pegajosa y fibrosa parecida a la del chicle. Por este motivo es apreciado en alimentación por su poder espesante. De ahí que los pacientes celíacos deban leerse detenidamente todos los ingredientes de los alimentos.

Síntomas en la infancia

Los síntomas en los niños se pueden empezar a manifestar desde el momento de la introducción del gluten en la dieta, a partir de los seis u ocho meses y durante toda la infancia.

Al principio los síntomas son inespecíficos; aún así, la madre suele ser la primera en sospechar que algo no va bien. De todas formas, se trata de una afección que se suele expresar de diferente manera en cada persona, dado que los síntomas son muy diversos, y que en algunos casos permanece asintomática, sin dar la cara, lo que dificulta mucho el diagnóstico.

Los síntomas más frecuentes son: diarrea fétida, abundante y grasosa, vómitos, náuseas, anorexia (disminución del apetito), irritabilidad, astenia (poca energía, cansancio), pelo frágil, abdomen distendido y doloroso, hipotrofia muscular (brazos y piernas con poca musculatura, muy delgadas), retraso en el crecimiento, escasa ganancia de peso, problemas del esmalte dental, alteraciones sanguíneas, anemia por falta de absorción del hierro, inflamación del hígado, hiperactividad, autismo y alteraciones del carácter: apatía, tristeza, introversión.

Si se detecta que el niño tiene la enfermedad celíaca, es muy probable que el médico recomiende a padres y hermanos hacerse pruebas, ya que en esta enfermedad existe una predisposición genética. Y sí, es posible que a pesar de ser adultos y no haber tenido nunca síntomas claros, alguno de ellos lo sea (los abortos de repetición, los dolores óseos y articulares, los calambres frecuentes, la fatiga y la escasez de cabello pueden estar relacionados con la celiaquía).

Entre el 10% y el 30% de los familiares en primer grado de los diagnosticados pueden llegar a enfermar en algún momento.

NO ES UNA ALERGIA

Hay que aclarar que la intolerancia al gluten no es una alergia. De hecho, el sistema inmunológico reacciona de forma distinta en ambos casos e incluso algunas alergias pueden remitir con los años, mientras que la celiaquía es permanente. En cualquier caso, es importante consultar con un especialista y hacer pruebas para averiguarlo.

Diagnóstico

Si el pediatra sospecha una celiaquía debe realizar al niño o bebé un examen clínico cuidadoso y una analítica de sangre, que incluya los marcadores serológicos de enfermedad celíaca (anticuerpos antigliadina, antiendomisio y antitransglutaminasa tisular). Si estos marcadores salen positivos, se establece el diagnóstico de sospecha de la enfermedad. El conocimiento reciente de diferentes formas clínicas de enfermedad celíaca (clásica, atípica, silente, latente, potencial, etc.), ha venido a demostrar que no siempre se puede establecer un diagnóstico clínico o funcional de la enfermedad celíaca. Por ello, para el diagnóstico de certeza de la enfermedad celíaca es imprescindible realizar una biopsia intestinal, que consiste en la extracción de una muestra de tejido del intestino delgado superior para ver si está o no dañado. Para realizar esta prueba es necesario que no se haya retirado el gluten de la dieta.

Tratamiento

El tratamiento consiste en el seguimiento de una dieta estricta sin gluten durante toda la vida, lo que conlleva una normalización clínica y funcional, así como la reparación de la lesión del intestino. El niño celíaco debe basar su dieta en alimentos naturales: legumbres, carnes, pescados, huevos, frutas, verduras, hortalizas y cereales sin gluten: arroz y maíz. Deben evitarse, en la medida de lo posible, los alimentos elaborados y/o envasados, ya que en estos es más difícil garantizar la ausencia de gluten.

Gracias a la dieta conseguirá recuperarse (en unos seis meses) y su mucosa intestinal se normalizará, siempre y cuando no vuelva a tomar esta proteína.

ALIMENTOS CON GLUTEN

ALIMENTOS QUE CONTIENEN GLUTEN

  • Pan, harina de trigo, cebada, centeno.
  • Bollos, pasteles, tartas, galletas, bizcochos y productos de repostería.
  • Pasta alimenticia: fideos, macarrones, canelones, tallarines…
  • Bebidas destiladas o fermentadas a partir de cereales: cerveza, agua de cebada…
  • Todos los productos manufacturados que incluyan en su composición cualquiera de las harinas citadas y en cualquiera de sus formas: almidón, féculas, sémolas, proteínas…
  • Higos secos.
  • Obleas de la comunión.

ALIMENTOS QUE PUEDEN CONTENER GLUTEN

  • Embutidos: chóped, mortadela, chorizo, morcilla, salchichas, etc.
  • Conservas de pescado en salsa con tomate frito.
  • Patés, quesos fundidos, o de untar de sabores, o especiales para pizzas.
  • Conservas de carne, albóndigas, hamburguesas.
  • Salsas, condimentos y colorantes alimentarios.
  • Sucedáneos de café, chocolate y cacao y otras bebidas de máquina.
  • Sucedáneos de chocolate en tableta.
  • Frutos secos tostados o fritos con harina y sal.
  • Caramelos y golosinas.
  • Algunos helados.

Asimismo, hay que tener un especial cuidado con los medicamentos y productos farmacéuticos.

 

Complicaciones

Si la enfermedad celíaca no se diagnostica hasta la vida adulta o bien no se sigue una dieta correcta de exclusión del gluten, hay un riesgo aumentado de padecer un tipo de cáncer llamado Linfoma no Hodgkin. El riesgo de desarrollar esta complicación es dos veces superior a la población general, igualándose a ésta después de llevar a cabo una dieta exenta de gluten durante cinco años.

También está aumentado el riesgo de carcinoma y adenocarcinoma de la mucosa digestiva.

Cómo explicárselo al niño

  • Contarle en qué consiste su enfermedad de forma que pueda entenderla (por ejemplo “la tripa se pone enferma y hay que curarla”…). Cuando sea más mayor ya se le darán explicaciones más detalladas y con mayor rigor.
  • Enseñarle desde pequeñito que su dieta es lo más importante para estar sano e informarle de los problemas que puede tener si se la salta.
  • Fomentar su autoestima y mentalizarle de que ser celíaco no es malo, sino al contrario, puesto que dispone de una gama de productos buenos.
  • Demostrarle que ser celíaco es sólo comer de forma diferente y que nada le impide realizar las mismas actividades que sus amigos.

Es fundamental comunicar al colegio su condición de celíaco, no sólo a la dirección y al comedor, sino a los profesores del niño, por si se dan galletas, chuches o se manipulan alimentos con gluten.

Dra. Esther Martínez GarcíaEspecialista en Pediatría

Médico consultor de Advance Medical

 

Leer más
Enfermedad celíaca
5 ( 1 voto )
2018-06-10T18:11:58+00:003 noviembre, 2016|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE TECH S.A., como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

Enfermedad celíaca
5 ( 1 voto )
Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar