Los institutos y centros escolares se han tenido que reinventar para poder garantizar un ambiente COVID-free y unas instalaciones y circuitos seguros para sus profesores y alumnos. Fuertes medidas de seguridad para preservar la salud:

A pesar de las medidas adoptadas, una parte de las familias hubieran optado por no llevar a su hijo al colegio. El miedo a contagiar a convivientes de riesgo, la reticencia a recibir clases en condiciones poco agradables y la incertidumbre de no poder planificar la vida ante un posible confinamiento son algunos motivos. Por otro lado, con la conciliación laboral y las necesidades de socialización de los niños pesan mucho y necesitan de una normalidad “nueva o no”, pero cercana a lo que conocíamos previamente.

Una vuelta necesaria y beneficiosa para ellos

Tras seis meses de confinamiento este año la vuelta al cole podría ser más beneficiosa que nunca para los niños. El miedo de los adultos recae en los niños por lo que es importante dar el mensaje de que regresar a la escuela es algo positivo siendo responsables y tomando las medidas de seguridad que nos aconsejan las autoridades sanitarias. Son las nuevas conductas sociales tras el Covid, como recuperar la rutina, los amigos, las oportunidades de aprendizaje y desarrollo deben pesar más en la balanza que el miedo.

Estudios como el Kids Corona llevado a cabo en el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona aportan datos tranquilizadores. Al inicio de la pandemia se confinó a los niños con el fin de protegerlos, ya que no sabíamos cómo se iba a comportar el virus en una población tan vulnerable.

El equipo de investigación de la plataforma Kids Corona ha analizado, de forma sistemática, muestras de más de 2.000 participantes en actividades de verano del área de Barcelona durante cinco semanas. El resultado ha sido que los niños infectados contagian menos que los adultos.

El estudio demuestra que la distribución de los niños en grupos «burbuja» es eficaz para contener la transmisión de la infección, para facilitar la trazabilidad de los contactos y para permitir la cuarentena selectiva. Además, lavarse las manos de forma protocolizada cinco o más veces al día se ha asociado a una disminución en la transmisión de la enfermedad.

Consejos para volver al cole de manera segura

Los colegios han tomado mucha conciencia y también las familias deben reforzar las medidas de prevención y seguridad para minimizar riesgos:

  • Lavado de manos con gel hidroalcohólico o agua y jabón antes y después de comer, después de ir al baño y al llegar a casa.
  • Quitarse los zapatos en la entrada de casa.
  • Cambiare la ropa del colegio nada más llegar a casa y lavarla cada día.
  • Higienizar baños y cocina con detergentes que lleven un porcentaje de lejía.
  • Utilizar servilletas, manteles y pañuelos desechables en los colegios.
  • Lavar las fiambreras y cubiertos en el lavavajilla a 60º
  • Evitar tocarse los ojos y la nariz
  • Uso de mascarilla a partir de los 6 años.
  • Mantener el distanciamiento interpersonal de 1,5 m excepto con el núcleo familiar.
  • No llevar a los niños al colegio si están enfermos, tienen fiebre, tos o diarrea.
  • En el aula, tomar temperatura a los niños que presenten tos, mocos o presenten mal estado general. Si presentan más de 37 grados, deberán aislarlo hasta que lo recojan sus padres.

El miedo al contagio

El gran reto que deben afrontar tanto padres como docentes es superar el miedo al contagio. Se recomienda expresar y compartir libremente lo que sentimos, ya que el miedo es un sentimiento válido y normal.

La mejor forma de combatirlo es hablar de lo que lo provoca en nosotros y dar información que tranquilice al niño. En este sentido transmitirles la importancia de respetar las normas de seguridad y los protocolos para proteger nuestra salud en la nueva normalidad.

Lo que debes saber…

  • Conviene transmitirles a los más pequeños la importancia de respetar las normas de seguridad y los protocolos para proteger nuestra salud.
  • Es básico llevar a cabo algunas rutinas como el lavado de manos con gel hidroalcohólico o agua y jabón antes y después de comer, después de ir al baño y al llegar a casa.
  • Igualmente, quitarse los zapatos en la entrada de casa, así como cambiar la ropa del colegio nada más llegar a casa y lavarla cada día.

Dra. Esther Martínez

Especialista en Pediatría

Médico colaborador de Teladoc Health