Pérdida de audición y sordera

///Pérdida de audición y sordera

Pérdida de audición y sordera

¿Qué es? El mecanismo que permite la audición es muy complejo y cualquier alteración en alguna de sus etapas puede acarrear una disminución de la capacidad auditiva. Los sonidos son captados por el pabellón auricular, que los transmite y amplifica […]

¿Qué es?

El mecanismo que permite la audición es muy complejo y cualquier alteración en alguna de sus etapas puede acarrear una disminución de la capacidad auditiva. Los sonidos son captados por el pabellón auricular, que los transmite y amplifica a través del conducto auditivo externo, y hacen vibrar la membrana timpánica. Esta vibración se transmite  los huesecillos del oído medio (martillo, yunque y estribo), que a su vez la transmiten a través de la ventana oval a la cóclea, el laberinto anterior, donde el sonido se propaga a través de un líquido y estimula los cilios del órgano de Corti, la estructura en la cual la vibración se transforma en un estímulo nervioso. Este impulso nervioso se transmite mediante las fibras auditivas al ganglio espiral, de donde surge el nervio auditivo que va al tronco cerebral y de ahí el estímulo prosigue hasta la corteza cerebral, donde se interpreta el estímulo nervioso.


Cualquier alteración en esta cadena de transmisión pude producir un déficit auditivo, sea éste adquirido o congénito.

¿Cómo se produce?

Dentro de las hipoacusias se debe diferenciar entre aquellas que son debidas una alteración de los mecanismos físicos de la transmisión del sonido, las llamadas de conducción, y las derivadas de alteraciones de la transmisión nerviosa, que se denominan neurosensoriales. Algunos tipos de sorderas pueden ser mixtos, con alteraciones tanto conductoras como neurosensoriales.


Las hipoacusias de transmisión pueden ser debidas a una obstrucción del conducto auditivo externo causada  por tapones de cera, tumores o cuerpos extraños. Las otitis medias, la perforación timpánica, alteraciones de la trompa de Eustaquio o lesiones por presión o por traumatismos pueden causar un cierto grado de hipoacusia.


La otoesclerosis es una alteración que afecta al hueso del laberinto óseo, donde se encuentra ubicada la cóclea. Más frecuente en mujeres y bilateral en un 80% de los casos, se produce una alteración del tejido óseo, que es substituido por hueso desorganizado. Afecta principalmente al estribo, a la zona de contacto de éste n la ventana oval, con lo cual la conducción del sonido se ve alterada.


Otra forma de hipoacusia de conducción es la timpanoesclerosis, en la cual la subumucosa del oído medio se degenera y se calcifica, con la cual las estructuras se vuelven más rígidas y la transmisión del sonido se ve dificultada. Suele ser debida a infecciones de repetición.


Las hipoacusias neurosensoriales son hereditarias en un 50% de los casos. Un 25% son adquiridas y hasta un 25% son de causa desconocida. Las adquiridas pueden ser debidas a infecciones transplacentarias, como toxoplasmosis, rubeola, sarampión, adenovirus, herpes, citomegalovirus o infecciones bacterianas, así como por incompatibilidades del grupo Rh, radiaciones o sustancias ototóxicas. En la edad adulta pueden ser debidas a infecciones, traumatismos, tumores malignos, alteraciones metabólicas o sustancias ototóxicas como los aminoglicósidos, algunos quimioterápicos, diuréticos del asa o algunos antipalúdicos.


De todos modos, una de las principales causas de hipoacusia neurosensorial adquirida en adultos es la presbiacusia, que afecta a un 25% de las personas mayores de 60 años. Las células ciliadas del órgano de Corti, las que captan las vibraciones sonoras y las transforman en un impulso nervioso, se lesionan, con lo cual las personas padecen una hipoacusia en general bilateral, especialmente en ambientes ruidosos.


Un traumatismo acústico, ya sea por la exposición aislada a un sonido intenso de más de 140 decibelios o por la exposición crónica sin protección a ruidos de más de 85 decibelios, también puede causar una hipoacusia neurosensorial.

Leer más
Pérdida de audición y sordera
5 ( 1 voto )
2018-06-10T11:25:58+00:0030 julio, 2016|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE TECH S.A., como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

Pérdida de audición y sordera
5 ( 1 voto )
Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar