Salud Familiar | Salud Dental | La boca y sus habitantes |

Hablar

Publicado por

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp
Hablar
3.5 ( 2 votos )

Una de las funciones de la boca es la colaboración en el lenguaje y el habla. El lenguaje lo conforma además del habla, los gestos y la mímica.
 

El sonido es producido por la laringe al hacer vibrar el aire que procede de los pulmones mediante un par de cuerdas vocales elásticas. Luego la boca transforma esos sonidos con la articulación, en fonemas empleando los dientes, la lengua, el paladar, los labios y los músculos faciales. Una cadena de fonemas da como resultado la palabra.

 

Cuando hablamos o cantamos, el aire pasa por las cuerdas vocales y las hace vibrar. Acortando y tensando las cuerdas se emiten sonidos de más alta frecuencia, más agudos; en cambio al relajarlas se alargan y producen vibraciones de más baja frecuencia. Además cuando el aire pasa por ellas más rápidamente y con más fuerza, mayor es el volumen del sonido.

 

La lengua, los labios, las mejillas y las superficies de los dientes en especial del grupo incisivo (paletas), colaboran en la formación del sonido de las vocales siendo la más natural la A, luego la E e I acortando el tubo que describe la cavidad faríngea, nasal y bucal acortando este tubo paulatinamente referenciado en su longitud en la A. Alargando este tubo tendremos la O y posteriormente siendo más largo la U.

 

Salud dental. La importancia de la boca. HablarEl velo del paladar y la úvula facilitan que los sonidos se dirijan a la boca para producir la articulación de las consonantes.

 

Las consonantes se dividen en oclusivas, fricativas, vibrantes y nasales o resonantes.

 

Las oclusivas (cierre total y momentáneo del paso del aire) son la B y P, al pronunciar la primera los labios se separan suavemente al llegar la corriente de aire. Cuando pronunciamos la P se separan los labios bruscamente. Ambas consonantes las consideramos bilabiales por los elementos que participan en la articulación.

 

La D y T son sonidos linguodentales, sonidos explosivos, estando los labios, las arcadas dentales entreabiertas y la lengua en la parte anterior del paladar duro. La G y J se producen al contacto del dorso de la lengua con el paladar son palatinas.

 

Las consonantes fricativas (estrechamiento por donde pasa el aire rozando) son la V y la F que son labiodentales por la unión del labio con el grupo incisivo inferior. Para pronunciar la S se retrasan los labios quedando visibles los incisivos inferiores.

 

Las consonantes vibrantes (el aire hace vibrar la punta de la lengua al pasar) son la RR y R, la lengua se mueve en la parte anterior del paladar duro. Las consonantes nasales (parte del aire pasa por la cavidad nasal) son la N, M y Ñ.

 

Hemos visto como las consonantes se producen principalmente por la participación de los labios, entre el paladar duro y la lengua y entre el paladar blando y lengua.

 

De interés

 

Las alteraciones de los labios como en el caso del labio leporino que a veces se asocia al paladar fisurado, la falta de piezas dentales del sector anterior, la hipertrofia del frenillo lingual o su acortamiento pueden provocar alteraciones de la fonética. Incluso la movilidad de las piezas dentales en enfermos periodontales puede hacer que se escape aire entre los dientes y altere la fonética normal.

 

 

 
Dr. Xavier Vidal Ramón

Licenciado en Medicina y Licenciado en Odontología

Médico consultor de Advance Medical
 

Hablar was last modified: septiembre 8th, 2016 by canalSalud

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre