Candidiasis mujer

4 minutos | La infección vaginal más común es la candidiasis. Se calcula que un 75% de las mujeres padecerán un episodio de candidiasis durante su vida.

Es una colonización de la vulva y la vagina producida por el hongo cándida albicans. Habitualmente la cándida albicans se encuentra en pequeñas cantidades en la mucosa de la boca, la vaginal, el tracto digestivo y en la piel. El problema ocurre cuando se rompe el equilibrio en el que se encuentra con otros microorganismos con los que convive en la vagina y aumenta la cantidad de cándidas respecto a los otros microorganismos.

Los factores de protección de la vagina

  • Estado hormonal: los ciclos hormonales naturales del ovario producen estrógenos que tienen un efecto protector sobre la mucosa de la vagina.
  • El glucógeno: es una forma de almacenar azúcar en las células. Cuando, de forma natural, se desprenden las células más superficiales de la vagina también lo hace el glucógeno contenido en ellas.
  • Los bacilos de Döderlein: son bacterias que viven habitualmente en la vagina. Fermentan el glucógeno produciendo ácido láctico.
  • El ácido láctico: Se produce por los bacilos de Döderlein y mantiene un pH ácido en la vagina que dificulta las diferentes infecciones.

El desequilibrio entre las cándidas y los otros microorganismos de la vagina se produce por la alteración de alguno de los factores protectores de la vagina. En estos casos pueden darse dos situaciones distintas, que haya un ambiente que favorezca la proliferación de las cándidas o bien que haya un ambiente que dificulte el crecimiento del resto de microorganismos.

Hay situaciones fisiológicas que alteran los factores protectores de la vagina, como son la menstruación, el embarazo o la menopausia. El flujo menstrual es alcalino por lo que cambia el pH de la vagina y por tanto facilita la proliferación de algunas infecciones. El embarazo y la menopausia cambian el estado hormonal de la vagina por lo que también son situaciones con especial incidencia de infecciones.

Situaciones que alteran estos factores protectores

  • Los tratamientos con anticonceptivos alteran el estado hormonal de la mucosa vaginal y por tanto favorecen los episodios de candidiasis.
  • Los tratamientos antibióticos por cualquier infección aunque no sea genitourinaria altera las bacterias habituales de la vagina y por tanto favorece el crecimiento de la cándida albicans.
  • Algunas enfermedades como la diabetes aumentan los episodios de cándidas. Las enfermedades inmunosupresoras como el VIH, o bien los tratamientos inmunosupresores como los utilizados en los enfermos trasplantados también aumentan la frecuencia de aparición de las candidiasis.
  • Situaciones de estrés o depresión que debilitan el sistema inmunitario.

Cuadros clínicos debemos descartar

  • Aumento del flujo vaginal: puede ser muy variable, pero es típico el aumento de la cantidad de flujo, que suele ser blanco o algo amarillento y grumoso, de aspecto parecido al yogur natural o al requesón.
  • Picor en la vagina y los labios. Suele ser el síntoma más molesto.
  • Enrojecimiento de la piel de la vulva
  • Dolor en la vagina o la vulva, y en algunas ocasiones incluso en la zona baja del vientre. La infección puede producir pequeñas heridas en la zona del introito que pueden ser dolorosas.
  • Escozor o dolor al orinar, producido por la irritación de la orina al pasar por la piel irritada.
  • Dolor en las relaciones sexuales.
  • Entre un 25-50% de las mujeres son portadoras asintomáticas de la cándida en la vagina.

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza muchas veces en consulta simplemente con la exploración física. El médico identifica unos genitales externos enrojecidos y un flujo vaginal típico de la candidiasis. En algunas ocasiones se realiza una observación en fresco de los hongos a través de un microscopio o bien se recoge un cultivo para su posterior análisis.

Tratamiento

El tratamiento se realiza con fármacos antimicóticos que pueden usarse en tratamientos locales o bien por vía oral. En los primeros episodios, sobre todo si son leves, suele prescribirse un tratamiento con cremas o bien óvulos vaginales que suelen durar entre uno y diez días. Es el tratamiento de elección en las pacientes embarazadas ya que no tiene un efecto nocivo en el feto. En algunas ocasiones de clínica importante o bien episodios de repetición se puede prescribir un tratamiento en comprimidos vía oral. El tratamiento de la pareja es muy importante también en las mujeres con candidiasis frecuentes.

Complicaciones

Las complicaciones más frecuentes de las candidiasis son las infecciones sobreañadidas por la alteración en la piel de la vulva o la mucosa de la vaginal y la cronificación de la infección. Ciertas medidas higiénicas ayudan a prevenir los episodios de candidiasis:

  • Utilice ropa interior de algodón y prendas holgadas. La ropa interior sintética y la ropa ajustada favorecen los episodios de cándida por lo que no están recomendados.
  • Evite el uso de protectores de ropa interior, tipo salva-slip ya que mantienen la humedad y favorecen las infecciones.
  • No permanezca largo rato con bañadores húmedos en verano.
  • No debe automedicarse con tratamientos antibióticos que no le prescriba su médico.
  • No se realice lavados vaginales que no le indique su médico.
  • Controle los niveles de azúcar en el caso de que sea diabética.

Dra. Inés Bombí
Especialista en Ginecología y Obstreticia
Médico consultor de Advance Medical

2019-06-05T13:28:46+02:003 noviembre, 2016|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.