////Artrosis en personas mayores

Artrosis en personas mayores

Las enfermedades que afectan a las articulaciones, especialmente la artrosis, son patologías de enorme frecuencia entre la población anciana. Suelen ir acompañados de dolor, inmovilidad o incapacidad física debido a malformaciones

La artrosis es una enfermedad crónica caracterizada por el progresivo deterioro de la articulación, principalmente en manos, rodillas, caderas o en algunas articulaciones de la columna vertebral. Este envejecimiento se inicia en el cartílago articular, que se deteriora paulatinamente y pierde su integridad. El cartílago articular ejerce dos importantes funciones:

  • Favorece que los huesos se deslicen entre ellos sin apenas fricción.
  • Reparte las tensiones mecánicas evitando que los huesos se rompan al cargar las articulaciones.

A medida que el cartílago se desestructura, se altera y se produce una formación reactiva del hueso subyacente al cartílago y en los márgenes de las articulaciones para soportar las fuerzas mecánicas, formándose prominencias óseas llamadas osteofitos. Estos cambios, entre otros, terminan produciendo una insuficiencia de dicha articulación que implica limitación del movimiento, dolor y deformidad.

Tipos de artrosis

  • Artrosis idiopática o primaria: es la más habitual y no existe alteración previa que predisponga su aparición, por lo que la causa del deterioro progresivo del cartílago y la articulación es desconocida.
  • Artrosis secundaria: en estos casos la articulación suele tener una alteración previa. Una de las muchas causas son los traumatismos previos, por ejemplo lesión del menisco de la rodilla, los traumatismos repetidos en algunas profesiones o enfermedades congénitas previas de la articulación.

Aunque en la mayoría de los casos no se da una causa conocida, existen una serie de factores de riesgo conocidos para el desarrollo de artrosis como: la edad y  la obesidad.  Esta asociación de la enfermedad con la edad ha llevado a sugerir que la artrosis esté relacionada con el envejecimiento en sí mismo. Sin embargo, esto no es exactamente así, puesto que los cambios en el cartílago y otros tejidos de la articulación que se producen al envejecer son diferentes a los que se observan en la artrosis. Si bien estos cambios bioquímicos en el cartílago envejecido pueden facilitar su aparición y desarrollo.

Síntomas frecuentes

  • El dolor de la articulación es el principal síntoma de la enfermedad. Suele ser un dolor que aparece con el uso de la articulación y mejora con el reposo, aunque en fases avanzadas de la enfermedad puede ser continuo.
  • En algunos casos hay rigidez matutina de corta duración tras la inactividad.
  • En ocasiones pueden aparecer periodos de inflamación y de pequeños derrames en la articulación, siendo ésta una fuente más de dolor.
  • Al explorar las articulaciones éstas suelen estar deformadas y crepitar al moverlas, como si los huesos rozaran entre sí.
  • En fases avanzadas de puede observar pérdida de movilidad y fijación de la articulación (anquilosis).

Diagnóstico en mayores

El diagnóstico de la artrosis se establece basándose en la exploración clínica y en unos resultados radiológicos característicos donde se pueden observar el estrechamiento del espacio de la articulación al perderse el cartílago, la esclerosis reactiva del hueso situado debajo del cartílago y la proliferación de hueso en forma de osteofitos. La ausencia de manifestaciones de la enfermedad fuera de las articulaciones, a otros niveles del organismo, hace que los análisis y otros estudios de laboratorio sean normales.

Tratamiento

Respecto al tratamiento, los principales objetivos que se deben tener en cuenta al enfrentarse a esta patología son el control del dolor y reducir al máximo la incapacidad y la limitación funcional que produce. Esto se debe intentar lograr evitando dentro de lo posible los efectos adversos de la medicación y las posibles complicaciones que puedan aparecer con las intervenciones médicas. En el tratamiento de la artrosis se disponen de medidas farmacológicas y no farmacológicas.

Tratamiento no farmacológico

  • Programas de educación sanitaria centrados en técnicas de protección de las articulaciones o técnicas de relajación.
  • Pérdida de peso en casos de obesidad.
  • Programas de fisioterapia o ejercicio físico en función de la situación clínica individual son también útiles.
  • Programas que mejoran la fuerza de los cuádriceps en la artrosis de rodilla pueden reducir el dolor y mejorar su función.
  • Hidroterapia o técnicas de calor o frío puede mejorar el dolor y la movilidad.

Tratamiento farmacológico

  • Analgésicos simples, como el paracetamol
  • Antiinflamatorios no esteroideos
  • Otros analgésicos como el tramadol
  • Tratamiento terapéutico con inyecciones intraarticulares de corticoides en casos más rebeldes.
  • Sulfato de glucosamina y el condroitín sulfato, con efecto limitado a las primeras fases del problema. Es un tratamiento específico diseñado para intentar detener la progresión de la enfermedad.
  • En el caso de que las medidas anteriores sean ineficaces, en algunos casos, y no siendo la edad por si misma una contraindicación, puede ser necesaria la cirugía de la articulación o su sustitución por una prótesis.

 

Dra. Montse Queralt

Especialista en Medicina de Familia y Geriatría

Médico Consultor de Advance Medical

2019-11-22T09:45:52+00:002 noviembre, 2016|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.