4 Min de lectura | El cáncer de ovario es un tumor maligno que se origina en los ovarios o trompas.
No existe forma de prevenirlo, pero hay factores que reducen padecerlo, como las lactancias prolongadas o el uso de tratamiento anticonceptivos hormonales.

 No es muy frecuente, constituye el 3% de todos los cánceres de la mujer, sin embargo, es la primera causa de mortalidad por cáncer ginecológico y la cuarta causa de muerte por cualquier cáncer debido a lo tardío de su diagnóstico, pues no provoca síntomas hasta etapas muy avanzadas en las que el tratamiento tiene malos resultados.

¿Se puede identificar alguna causa?

Suele ser más frecuente en países industrializados y en mujeres de entre 50 y 75 años. No hay una causa del cáncer de ovario conocida, pero sí unos factores de riesgo identificados:

  • Una mayor exposición a estrógenos a lo largo de la vida favorece este tipo de cáncer, por lo que las mujeres a las que la regla les aparece a edades tempranas o desparece tardíamente están más expuestas.
  • Así como las que no tienen hijos o las que realizan tratamiento hormonal sustitutivo con estrógenos a dosis altas y durante periodos prolongados.
  • También hay una predisposición genética, afectando más a mujeres con antecedentes familiares de cáncer de ovario o con mutaciones genéticas hereditarias que predisponen a cáncer de ovario y mama como el BRCA 1 y 2 o el Síndrome de Lynch.

¿Es posible hacer algo para prevenir?

 Por otro lado, si bien no existe forma de prevenirlo, hay factores que reducen el riesgo de padecerlo como las lactancias prolongadas o el uso de tratamientos anticonceptivos hormonales.

Como medida de prevención hay una creciente evidencia con estudios recientes de que el hecho de extraer las trompas cuando se somete a la mujer con deseo generativo completo a una cirugía ginecológica por otra causa: extracción del útero por causas benignas, ligadura de trompas con finalidad contraceptiva… parece reducir significativamente el riesgo de padecer un cáncer de ovario del tipo más frecuente sin aumentar las complicaciones, ni los costes, ni comprometer la función endocrina del ovario.

Cómo se diagnostica y síntomas

Cuando se presenta afecta inicialmente a las células del ovario y si se detecta en este estadio el tratamiento tiene altas probabilidades de éxito. Aunque es poco frecuente diagnosticarlos en esta etapa pues no dan ninguna sintomatología y no tenemos forma de hacer un diagnóstico precoz, y suele tratarse de hallazgos casuales en una ecografía o tratamiento quirúrgico indicado por otro motivo. Por el contrario, cuando el tumor rompe la cápsula del ovario y se extiende al exterior suele afectar a órganos vecinos y propagarse por el interior de la cavidad abdominal provocando los primeros síntomas de cáncer de ovario:

  • Distensión abdominal, plenitud, molestias inespecíficas en la pelvis o según los órganos adyacentes afectados puede originar síntomas urinarios o digestivos.
  • Otro síntoma característico es la pérdida de peso.

Todos ellos síntomas muy inespecíficos que suelen infravalorarse y conllevan una demora en el diagnóstico.

No todos los cánceres de ovario son iguales, dependen del tipo de célula que los originó, unos son más frecuentes que otros y según el tipo afectan a unas edades más tempranas o más tardías y varía su pronóstico.

Cáncer de ovario

Tratamiento

El tratamiento inicial, es quirúrgico, puesto que podemos sospecharlo, pero para tener una certeza diagnóstica y evaluar el tipo de tumor y su grado de agresividad hará falta el estudio anatomopatológico del ovario, que habrá que extraerlo.

Para poder definir un estadio de la enfermedad, básico para planificar el tratamiento también habrá que extraer, además de los ovarios, las trompas y el útero para valorar si hay extensión a estos órganos, y también los ganglios abdominales donde con frecuencia se expanden las células tumorales cuando lo hacen y el tejido graso que recubre los intestinos.

También habrá que examinar el resto de cavidad abdominal pues puede haber implantes de tumor en cualquier localización del abdomen, y finalmente descartar metástasis a distancia que mayoritariamente son en hígado, pulmón y hueso.

Tras el tratamiento quirúrgico y una correcta estadificación, en la mayoría de los casos hay que realizar tratamiento con quimioterapia, y en algunos casos de gran tamaño tumoral se practica inicialmente para reducir el tumor y abordarlo mejor quirúrgicamente a posteriori.

Pronóstico

 A pesar de que el tratamiento es agresivo y pesado y que los resultados no son óptimos se están consiguiendo cada vez mayores tasas de supervivencia y hay esperanzas fijadas en nuevos fármacos quimioterápicos y líneas de investigación con inmunoterapia muy prometedoras.

Es cierto que no debemos acudir al médico a la mínima aparición de los síntomas leves e inespecíficos que hemos comentado, pero si se presentan de forma persistente, es importante hacer un examen pues es el único modo de realizar un diagnóstico precoz para tener ciertas garantías de curación. Los seguros de MAPFRE Salud cuentan con un amplio cuadro médico de especialistas en está enfermedad y de todas las pruebas diagnósticas necesarias para poder diagnosticar cualquier patología.

CALCULA TU PRECIO

Lo que debes saber…

  • Cuando se presenta afecta inicialmente a las células del ovario y si se detecta en este estadio el tratamiento tiene altas probabilidades de éxito. Pero es poco frecuente diagnosticarlos en esta etapa al no dar sintomatología y no hay forma de hacer un diagnóstico precoz.
  • Cuando el tumor rompe la cápsula del ovario y se extiende al exterior suele afectar a órganos vecinos y propagarse por el interior de la cavidad abdominal provocando los primeros síntomas. Entonces ya está en etapas muy avanzadas y el tratamiento tiene malos resultados.
  • Sin embargo, se están consiguiendo cada vez mayores tasas de supervivencia y hay esperanzas fijadas en nuevos fármacos quimioterápicos y líneas de investigación con inmunoterapia muy prometedoras.

Dra. Natalia Garcia Montaner

Especialista en Ginecología y Obstetricia de Teladoc Health