5 cosas que puedes hacer por tu corazón

///5 cosas que puedes hacer por tu corazón

5 cosas que puedes hacer por tu corazón

La mayoría de las enfermedades cardiovasculares pueden prevenirse actuando sobre los factores de riesgo. De hecho, se calcula que los factores de riesgo que son modificables causan el 80% de los casos de cardiopatía coronaria y enfermedad cerebrovascular. Se trata […]

La mayoría de las enfermedades cardiovasculares pueden prevenirse actuando sobre los factores de riesgo. De hecho, se calcula que los factores de riesgo que son modificables causan el 80% de los casos de cardiopatía coronaria y enfermedad cerebrovascular. Se trata de la dieta, la actividad física, el tabaco y el alcohol, y problemas de salud derivados como la obesidad, la hipertensión arterial, las dislipemias y la diabetes mellitus tipo 2.

LO QUE DEBES SABER…

 

  • La mayor parte de los factores de riesgo para las patologías cardiovasculares son modificables y, por tanto, están en nuestras manos.
  • Una alimentación cardiosaludable es ajustada en calorías, rica en fibra, esteroles vegetales y ácidos grasos omega 3, pobre en grasas saturadas y colesterol y baja en sal.
  • Contar con un programa de salud enfocada a cuidar la salud es muy interesante de cara a prevenir el trastornos cardiovasculares.

 

Ya que buena parte del problema lo puede afrontar uno mismo cuidando su salud y evitando conductas de riesgo, proponemos varios aspectos a tener en cuenta para gozar de un menor riesgo de padecer patologías cardiovasculares.

Dieta cardiosaludable

Dieta saludableExisten numerosos estudios que relacionan los efectos de la alimentación sobre parámetros como la presión arterial, el perfil lipídico de nuestra grasa corporal, etc., y por tanto estableciendo el papel positivo o negativo que la dieta ejerce sobre nuestra salud cardiovascular. Una dieta cardiosaludable es aquella que es suficiente pero no excesiva, de forma que no favorezca el sobrepeso, con un perfil graso adecuado, baja en sodio y rica en potasio para evitar la hipertensión, que no genere un incremento de los triglicéridos, etc. Las vitaminas antioxidantes (C y E) también juegan un papel cardioprotector debido a la inhibición de la oxidación lipídica.En la práctica estamos hablando de una dieta rica en verduras y hortalizas (potasio y fibra), frutas (vitamina C), aceite de oliva (vitamina E y ácidos grasos monoinsaturados), pescados azules (ácidos grasos poliinsaturados omega 3), cereales integrales (fibra insoluble), esteroles vegetales (presentes en aceites vegetales y alimentos como las almendras o las alubias). A su vez la dieta debe ser pobre en sodio (presente en conservas y alimentos curados), colesterol y sobre todo ácidos grasos saturados (lácteos enteros, embutidos y carnes grasas, bollería).

Alcohol y tabaco a raya

Aunque el alcohol sea una sustancia aceptada a nivel social Ejercicio físicoe incluso existan estudios que relacionen una ingesta leve de alcohol con un beneficio a nivel cardiovascular, no existe a nivel clínico ninguna motivación para inducir al consumo de alcohol a una persona abstemia. Por otra parte la ingesta excesiva de alcohol, lejos de poder representar un beneficio cardiocirculatorio, constituye un riesgo para la salud puesto que una ingesta abusiva de alcohol está relacionada con un mayor riesgo de hipertensión arterial y de infarto cerebral.

 

El tabaco, por su parte, contiene sustancias relacionadas directamente con la aparición de patologías a nivel circulatorio. Se trata de la nicotina y el monóxido de carbono. La nicotina favorece la agregación plaquetaria, produce alteraciones del metabolismo lipídico y genera lesiones del endotelio que se pueden observar en las arterias.

Actividad física regular

El ejercicio físico, en concreto el acondicionamiento aeróbico y el entrenamiento de fuerza, reducen el riesgo de padecer problemas cardiovasculares. Se calcula que si la población realizara casi a diario una caminata de unos 30 minutos a una velocidad entre 5 y 6 Km/h aproximadamente se reduciría en un 30% el número de muertes por patología cardiovascular. Un tipo de caminata como el que se describe, realizado durante 5 horas semanales se estima que reduce el riesgo de cardiopatías en más de un 45%. También existen estudios que atribuyen al ejercicio efectos positivos sobre la tensión arterial. Hablamos especialmente de ejercicios de resistencia y entrenamientos de fuerza pautados por fisioterapeutas.

Controlar la báscula

La obesidad constituye un problema metabólico que ocasiona un incremento del riesgo cardiovascular y la morbimortalidad. No debemos pensar en la obesidad de forma aislada, sino como un problema de salud asociado a muchos otros como la hipertensión arterial, la diabetes tipo 2 y la dislipemia, relacionados todos ellos con la salud cardiovascular. Además, en los últimos años también se ha relacionado la obesidad con otros mecanismos como inflamación subclínica, perfil lipídico aterogénico, disfunción endotelial, factores trombogénicos, aumento del tono simpático y apnea obstructiva del sueño. Es esencial por ello controlar periódicamente nuestro peso y nuestro índice de masa corporal (peso(Kg)/altura2(m)) que en la población general se aconseja que esté por debajo de 25.

Revisión médica y analítica

Como se ha citado, es esencial controlar el peso corporal, y no sólo eso, sino también la distribución de grasa en nuestro organismo ya que el acúmulo de grasa a nivel abdominal es el que se considera más peligroso. Para ello disponemos de parámetros como el perímetro de la cintura y el índice cintura-cadera (un perímetro de cintura superior a 88 cm en mujeres y 102 cm en hombres es uno de los criterios diagnósticos del síndrome metabólico. El índice cintura-cadera (Perímetro de la cintura/Perímetro de la cadera), se considera que indica un riesgo bajo cuando es inferior a 0,85 en mujeres y a 0,9 en hombres. Además debemos revisar periódicamente otros factores de riesgo para la patología cardiovascular como la presión arterial, en la que valores iguales o inferiores a 119 mm/Hg para la máxima o sistólica y 79 mm/Hg para la mínima o diastólica se consideran normales. Y también las alteraciones del perfil lipídico, las más características son la hipertrigliceridemia y la disminución de colesterol ligado a lipoproteína de alta densidad (c-HDL). Los niveles de triglicéridos > 150 mg/dl y de HDL < 40 mg/dl en hombres y < 50 mg/dl en mujeres son dos criterios diagnósticos del síndrome metabólico.

 

CORAZÓN SANO

 

La prevención es uno de los pilares de la salud, por eso vale la pena beneficiarse de los programas de medicina preventiva que, como el que ofrece MAPFRE, se incluyen en el seguro de Salud y se orientan a cuidar la salud a través de consulta con el especialista que, mediante la exploración y pruebas pertinentes, ofrecerá una valoración de nuestro estado de salud y recomendaciones personalizadas para cuidarnos. Más información pinchando aquí.
 

 

 

Mercè Gonzalo

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética

Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos

Nutricionista consultora de Advance Medical

 

Leer más

5 cosas que puedes hacer por tu corazón
Valora este artículo
2018-08-13T10:29:48+00:003 noviembre, 2016|
Publicado por canalSALUD - 3 noviembre 2016

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE TECH S.A., como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

5 cosas que puedes hacer por tu corazón
Valora este artículo
Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar