Queratosis solares

3 minutos | LO QUE DEBES SABER… Son lesiones por acumulación de sol sobre la piel y pueden evolucionar en un cáncer. En las zonas más expuestas al sol (cuero cabelludo, frente, nariz…) aparecen costras, principalmente en personas mayores de piel clara. Tratamiento […]

LO QUE DEBES SABER…

  • Son lesiones por acumulación de sol sobre la piel y pueden evolucionar en un cáncer.
  • En las zonas más expuestas al sol (cuero cabelludo, frente, nariz…) aparecen costras, principalmente en personas mayores de piel clara.
  • Tratamiento con crioterapia o tratamientos dirigidos a tratar todo el campo de cancerización.

¿Cómo se producen?

Las queratosis solares aparecen como resultado del proceso de daño solar o daño actínico, es decir, la acumulación de sol sobre la piel a lo largo de la vida. Son especialmente frecuentes en las personas de piel clara que pasan muchas horas al sol como resultado de su trabajo (albañiles, marineros, trabajadores del campo) o sus actividades recreacionales (amantes de la playa, golf, tenis, etc.). La luz ultravioleta del sol es capaz de alterar las células de la piel provocando un crecimiento incontrolado que puede llegar a evolucionar hacia un verdadero cáncer.

¿Qué aspecto tienen?

En general, las queratosis solares aparecen a partir de los 30 o 40 años en las zonas más expuestas al sol, como el cuero cabelludo (en especial en las personas calvas), la frente, la nariz, las orejas o el dorso de las manos. Su aspecto habitual es el de pequeñas costras sobre una base enrojecida, que pueden arrancarse, pero que persisten, vuelven a salir o crecen.

Los casos no tratados pueden evolucionar a grandes placas cubiertas de costras que sangran al ser retiradas. Las queratosis que evolucionan hacia el carcinoma son reconocibles porque aparecen tumores con una consistencia dura, sangrantes y cubiertos de costra, que pueden crecer y dar lugar a metástasis en los ganglios cercanos en cuestión de meses.

Es habitual que las queratosis solares aparezcan sobre áreas amplias de piel muy dañada por el sol, como la zona del cuero cabelludo en los hombres calvos y ancianos, y en estos casos denominamos a toda esta área alterada campo de cancerización.

Diagnóstico y tratamiento

El dermatólogo está entrenado para reconocer las queratosis actínicas y diferenciarlas de otros procesos similares. En muchos casos es necesario practicar una biopsia para descartar que se esté produciendo la evolución hacia un carcinoma invasivo.

Existen tratamientos dirigidos hacia cada lesión, que básicamente persiguen el destruirlas de forma individual. Esto puede conseguirse fácilmente con crioterapia (congelación con nitrógeno líquido), o electrocoagulación con un bisturí eléctrico.

También pueden emplearse los láseres, pero no ofrecen ninguna ventaja.

Sin embargo, son más ventajosos los tratamientos dirigidos a tratar todo el campo de cancerización, es decir, a tener controlada al máximo la zona de la piel dañada por el sol sobre la que aparecen las queratosis. Son, entre otros, el imiquimod, el diclofenaco, el 5-fluouracilo, o la terapia fotodinámica. El dermatólogo indicará en cada caso cuál es la mejor opción de tratamiento. La mayoría de los casos se tratan con una combinación de todos estos tratamientos.

Prevención

Es evidente que la prevención se basa en la protección solar. Esto es especialmente importante en las personas de piel clara que trabajan o pasan muchas horas al sol. El daño solar es acumulativo y es muy importante evitarlo en la infancia. A pesar de que existen excelentes protectores solares en crema, no debemos olvidar que la mejor protección solar es la física, es decir, el empleo de gorras y camisetas, en especial en los meses soleados y en las horas centrales del día.

TEMAS RELACIONADOS:

El sol, siempre con precaución

Enfermedades de la piel

 

Dr. Jorge Romaní De GabrielEspecialista en Dermatología

Medico colaborador con Advance Medical

2019-07-02T14:59:50+02:003 noviembre, 2016|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.