Composición nutricional

El membrillo, pese a ser una fruta, destaca por su bajo contenido en azúcares y por su bajo aporte calórico. Pero su sabor agrio y su textura dura hace que mayoritariamente se coma en forma de dulce de membrillo, al que se le añaden azucares en su preparación y como consecuencia el contenido de estos aumenta de manera considerable, así como el aporte calórico.
Su contenido nutricional es poco destacado en cuanto a vitaminas y minerales, salvo el potasio. Son las fibras y los taninos los que le otorgan las propiedades saludables al membrillo.

Nutrientes destacados

Potasio Fibra: pectinas y mucílagos

El membrillo aporta una gran cantidad de fibra, como las pectinas y los mucílagos. Las pectinas y los mucílagos son un tipo de fibra soluble (es la que cuando entra en contacto con el agua forma una sustancia voluminosa tipo gel que retrasa el vaciado gástrico ayudando en la digestión, y es capaz de captar sustancias a nivel intestinal, además de suavizar y ayudar a eliminar las heces).

Potasio

Este mineral propio de los vegetales es dispensable para la transmisión y generación del impulso nervioso, participa en la contracción muscular, así como en el equilibrio hídrico tanto en el interior como en el exterior de la célula. Una de las consecuencias de la pérdida de electrolitos debido a la deshidratación, puede ser sufrir calambres, por lo que una dieta rica en vegetales y frutas, legumbres y frutos secos ayudarán a obtener el potasio suficiente para prevenir los calambres.

Beneficios para la salud

Las propiedades saludables del membrillo las otorgan las fibras, tanto los mucílagos como las pectinas y los taninos.

Acción astringente

La pectina del membrillo maduro y del dulce de membrillo le otorga propiedades astringentes. Esta fibra, en contacto con el agua, crea un gel que retiene el agua, por lo que las heces líquidas propias de los procesos diarreicos mejoran, volviéndose más densas, mejorando así la diarrea. Además, los taninos del membrillo también tienen propiedades astringentes y antiinflamatorias, y ayudan a desinflamar la mucosa del intestino, potenciando el tratamiento frente a la diarrea.

Problemas digestivos

Las pectinas disminuyen la acidez gástrica, por lo que se recomienda su consumo en trastornos digestivos como gastritis, úlcera gastroduodenal, etc. y los taninos ayudan a mejorar la inflamación.

Puede mejorar los niveles de colesterol

Nuevamente la acción de la fibra del membrillo, al formar un gel viscoso cuando entra en contacto con el agua, capta sustancias a nivel intestinal, como el colesterol, lo que disminuye la absorción de éste mejorando así los valores en sangre.

Es diurético

Su elevado contenido en potasio y bajo contenido en sodio puede hacer disminuir los valores de hipertensión arterial o afecciones de los vasos sanguíneos, siempre que no se asocien al exceso de peso.

Cuando se debe o no tomar

  • El dulce de membrillo puede ser ideal para deportistas de todas las edades, personas que necesitan ganar peso o las que tengan inapetencia. Proporciona un aporte extra de calorías en forma de azúcares simples.
  • Debido a que se consume principalmente en forma de dulce, no se aconseja en personas diabéticas, que sufren hipertrigliceridemia y/o exceso de peso, pues aporta 230 kcal por 100 gramos de dulce de membrillo. Tampoco se aconseja a personas con insuficiencia renal o que requieran dietas controladas en potasio.

Cómo escogerlo y conservarlo

El membrillo es una fruta de temporada, se recolecta a finales de septiembre o principios de octubre y dura hasta finales de enero. Una vez recolectado puede durar entre dos y tres meses.  Debemos escoger aquellos de color amarillo, tersos y sin golpes. Si su piel es de color verde, el membrillo está inmaduro, pero si, por el contrario, es de color amarillo con manchas negras está demasiado maduro. Podemos conservarlo en la nevera durante varias semanas, envuelto en papel y por separado.

Lo que debes saber…

  • Debido a su sabor agrio y astringente el membrillo pocas veces se consume crudo. Se suele tomar en forma de dulce de membrillo, al que se le añade azúcar en su preparación (el 80% del peso de la carne del membrillo).
  • Las propiedades saludables del membrillo las otorgan las fibras, tanto los mucílagos como las pectinas y los taninos. La propiedad más destacable es que mejora los procesos diarreicos.
  • El color amarillo del membrillo indica que está maduro, y si la piel del membrillo es de color verde, el membrillo es inmaduro. Por el contrario, cuando es amarillo con manchas negras significa que está excesivamente maduro.

Mónica Carreira
Diplomada en Nutrición Humana y Dietética
Master en Nutrición pediátrica y Nutrición deportiva
Nutricionista consultora de Teladoc Health