Nutrición | Alimentos de la A a la Z |

Aceite de coco

Publicado por

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp
Aceite de coco
3.67 ( 3 votos )

Nutrición y Salud - Alimentos de la A a la Z- Aceite de coco

Como consumidores, cada día tenemos más cerca alimentos de cualquier parte del mundo. Y la industria alimentaria ya hace tiempo que se sirve de muchos para elaborar sus productos. Hoy en día el aceite de coco es muy utilizado en la producción alimentaria de conservas, platos preparados, repostería, etc. Y también podemos adquirir el aceite de coco virgen para utilizarlo a nivel doméstico, aunque su venta no es aún común en supermercados sino más bien en comercios especializados y webs.

LO QUE DEBES SABER…

 

  • El aceite de coco es una grasa fundamentalmente saturada, con gran contenido en ácido láurico. Tiene sentido utilizarla, en productos cosméticos y en fórmulas específicas de nutrición para colectivos que lo requieran.
  • También podemos optar por utilizar “aceite de coco virgen” para elaborar ciertas recetas de cocina, especialmente de repostería, en lugar de la mantequilla o la margarina.
  • Pero a día de hoy no podemos afirmar muchas de las bondades que se atribuyen al aceite de coco, pues muchos de estos supuestos beneficios están aún en estudio.

 

Sobre el aceite de coco podemos leer tanto bondades como propiedades negativas. ¿Con qué nos quedamos? Pues depende, vamos a verlo.

Composición nutricional del coco y del aceite de coco

El coco, a pesar de considerarse una fruta, tiene una composición nutricional muy distinta a la mayoría de frutas: contiene menos agua y mucha más grasa, por ello da lugar al aceite de coco que tanto juego da. Para hacernos una idea, el agua representa un 45% de su pulpa, mientras en la mayoría de frutas ronda el 85%. Los hidratos de carbono, azúcares concretamente, representan un 5-6% de su composición y las proteínas constituyen un 3-4%. Además, posee entre un 9 y un 10% de fibra. Respecto a las grasas, representan un 35%, entre estas encontramos una mayoría de ácidos grasos saturados, que son entre un 29 y un 30% del total, grasas monoinsaturadas, un 2,2% aproximadamente, y poliinsaturadas 1,6-2%.

Alimentos de la A a la Z - aceite de cocoEn cuanto a los minerales, tiene potasio, fósforo, magnesio y calcio. Y vitaminas, contiene vitaminas de grupo B, vitamina E y carotenoides.

Si analizamos en sí el aceite de coco que, como su nombre indica, es un aceite, o lo que es lo mismo, un tipo de grasa, nos estamos centrando en ese 35% de grasas que contiene el coco. En realidad, el aceite de coco, por su composición, a pesar de que estemos hablando de aceite bien podríamos llamarle manteca de coco, que de hecho es como lo clasifica el código alimentario español, pues es sólido a temperatura ambiente debido a su contenido mayoritario en ácidos grasos saturados. Contiene un 87% de grasa saturada, alrededor de un 6% de grasa monoinsaturada y un 2-3% de grasa poliinsaturada. Y en concreto, dentro de los ácidos grasos saturados, el aceite de coco contiene ácidos grasos de cadena media, como el ácido caprico y el láurico.

Qué son los ácidos grasos de cadena media y que interés tienen

Los ácidos grasos de cadena media, al ser de inferior tamaño, pueden ser absorbidos directamente a través de la mucosa intestinal sin intervención de la bilis ni de enzimas. Lo interesante de ello es que estos ácidos grasos van a resultar muy adecuados en personas que tengan mermada su capacidad digestiva por problemas como enfermedad de Crohn, problemas pancreáticos o digestivos, resección intestinal o extirpación de la vesícula biliar. También en determinados casos se puede requerir su uso en bebés, por la inmadurez del sistema digestivo. Así pues, los ácidos grasos de cadena media se utilizan en formulación de productos específicos para estos colectivos. En nutrición clínica se conoce como aceite MCT al aceite formado por triglicéridos de cadena media.

Estos aceites se utilizan en las fórmulas para alimentación en prematuros. Por otra parte, el ácido láurico se utiliza desde hace tiempo en cosmética por sus propiedades antimicrobianas.

Diferentes realidades del aceite de coco

El aceite de coco es un producto semi sólido a temperatura ambiente, puesto que su punto de fusión oscila entre los 23ºC y los 28ºC. Goza de sabor suave y no se oxida fácilmente por lo que representa una muy buena opción para las industrias alimentarias que deseen elaborar productos de repostería, helados, platos precocinados, etc. donde esa cremosidad y untuosidad resulta muy útil. Ahora bien, ¿en la formulación de alimentos procesados se utiliza aceite de coco virgen que se añade simplemente al producto?

El aceite de coco de los procesados

Lógicamente, es muy difícil todos los productos procesados del mercado, pero es probable queAceite de coco haya pocos o muy pocos, si los hay, que utilicen aceite de coco virgen en su formulación. Debemos tener en cuenta dos cosas, la primera que el aceite virgen siempre suele ser más caro al ser el de mayor calidad, y la segunda que a menudo interesa someter a los aceites a diferentes procesos tecnológicos con la finalidad de lograr una grasa más sólida para que no se separe del producto, el proceso de este tipo más conocido es la hidrogenación, pues se relaciona con la presencia de ácidos grasos Trans, que desde hace años se han relacionado con un incremento del riesgo cardiovascular.

El aceite de coco virgen

Realmente, así como el aceite de oliva tiene una serie de clasificaciones según su obtención y tratamiento, el coco no dispone de dicha clasificación. Según el codex alimentario el aceite de coco se obtiene de la nuez del coco (Cocos nucifera L.), y en términos generales se establece que los aceites vírgenes se obtienen, sin modificar el aceite, por procedimientos mecánicos y por aplicación únicamente de calor. Podrán haber sido purificados por lavado, sedimentación, filtración y centrifugación únicamente. Y los aceites prensados en frío se obtienen por procedimientos mecánicos únicamente, sin la aplicación de calor. Podrán haber sido purificados por lavado, sedimentación, filtración y centrifugación únicamente.

Por lo que al menos podemos entender que los comercios que venden el llamado “aceite de coco virgen” nos proveen de un producto que no ha estado altamente refinado ni procesado. El refinado en sí no convierte el aceite de coco en un producto con propiedades nutricionales muy diferentes al aceite “virgen”, aunque si disminuye su carga de sustancias antioxidantes. Por el contrario el hidrogenado o procesos similares si modifican sustancialmente sus propiedades.

¿Entonces, lo usamos?

Tal como hemos mencionado, el aceite de coco es una grasa fundamentalmente saturada, con gran contenido en ácido láurico. Tiene sentido utilizarla, tal como se hace, en productos cosméticos y en fórmulas específicas de nutrición para colectivos que lo requieran. También podemos optar por utilizar “aceite de coco virgen” para elaborar ciertas recetas de cocina, especialmente de repostería, en lugar de la mantequilla o la margarina. Pero a día de hoy no podemos afirmar muchas de las bondades que se atribuyen al aceite de coco, pues muchos de estos supuestos beneficios están aún en estudio. Por otra parte, no podemos olvidar que estamos hablando de un producto graso saturado, por lo que no tiene sentido, con las evidencias actuales, ni recomendar su consumo habitual ni asociarlo a la pérdida de peso y menos que su uso pueda desplazar a un producto autóctono y demostradamente saludable como el aceite de oliva.

 

 

Mercè Gonzalo

Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos
Diplomada en Nutrición Humana y Dietética

Nutricionista consultora de Advance Medical

 

Aceite de coco was last modified: noviembre 17th, 2017 by Canal Salud

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

TE RECOMENDAMOSx