Salud Familiar | Mujer | Reportajes |

La copa menstrual

Publicado por

Valora este artículo

manos sujetando una copa menstrual

La copa menstrual es un recipiente de silicona que se inserta en la vagina durante la menstruación para retener el flujo menstrual. A diferencia de los tampones no absorbe la sangre sino que sólo la retiene hasta que se desecha el líquido acumulado en el inodoro. Después se lava y se puede volver a usar de nuevo, incluso por la noche.

LO QUE DEBES SABER…

 

  • La principal ventaja de la copa menstrual es la ecológica, ya que no genera la gran cantidad de residuos que generan los tampones y las compresas.
  • Es fácil de utilizar, aunque quizás requiere un poco de práctica al principio.
  • Está fabricada en siliciona médica, y al acabar la menstruación se esteriliza con agua hirviendo y se guarda para un siguiente uso. Puede durar varios años.

 

De qué está hecha

Está fabricada en silicona médica o TPE y al reutilizarla no genera residuos. Una vez finalizada la menstruación se esteriliza y se guarda hasta el siguiente mes en su bolsita de algodón, pero evitando recipientes herméticos o de cristal. Son 100% hipoalergénicas y no llevan aditivos químicos.

¿Cómo es la copa menstrual?

copa menstrual color morado

La copa menstrual tiene forma de embudo de silicona, con la parte más ancha que se coloca en la cara superior de la vagina. Son de silicona flexible de forma que se doblan para poder colocarlas cómodamente en la vagina y una vez dentro la copa se abre quedando en su forma original. En la parte superior tienen unos pequeños orificios para que entre aire y no haga el vacío por tanto sean fáciles de retirar. En la parte inferior tiene una forma alargada y estrecha que sirve para poder estirar de ella y retirarla, pero no queda un hilo por fuera como con los tampones. Algunas marcas tienen diferentes colores y texturas de copas menstruales.

Tallas de copa menstrual

Hay algunas marcas que simplemente tienen una sola talla de copa menstrual y otras que tienen grande y pequeña. La diferencia entre la grande y pequeña no es mucha, pero se recomienda la talla pequeña entre las mujeres más jóvenes y que no han tenido hijos por vía vaginal, incluso en mujeres que no han tenido relaciones sexuales.
La talla grande se reserva a mujeres de más de 25 años aproximadamente y/o que hayan tenido hijos por vía vaginal o bien que tengan gran cantidad de flujo.

 

¿Qué ventajas tiene la copa menstrual?

La principal ventaja es la ecológica, no genera la gran cantidad de residuos que generan los tampones y las compresas. Además, hay un beneficio económico ya que la copa menstrual dura varios años y al final su precio es menor que el de la compra de compresas y tampones.

¿Cómo se usa?

Es muy fácil de utilizar, pero como todo al principio requiere un poco de práctica. Al principio quizá haya que buscar alguna postura en que sea más fácil introducirla, al igual que pasa con los tampones, pero con la práctica es muy fácil y no requiere tanto tiempo.

  • Para colocar la copa menstrual:
    El paso número uno antes de todo: LAVARSE BIEN LAS MANOS CON AGUA Y JABÓN.
    Elige la posición en que estés más cómoda, en cuclillas o sentada suele ser más fácil.
    A continuación, dobla la copa y sostenla en una mano mientras que con la otra separas los labios y ayudas a introducirla en la vagina.
    Al soltarla se suele abrir de forma correcta, pero debes comprobarlo tocando la base de la copa. En caso de no haberse abierto del todo, debes hacerla girar un poco sobre sí misma para facilitar que se abra. Si no es así, extráela y vuelve a intentarlo. En los casos necesarios puedes usar un lubricante acuoso pero no uno oleoso.
  • Para retirar la copa menstrual:
    Primero: LAVAR LAS MANOS CON AGUA Y JABÓN
    Volver a buscar una posición fácil y primero tirar un poco de la parte más inferior de la copa hasta llegar con los dedos a su base. Si no llegas haz un poco de fuerza (como los ejercicios de Kegel) para bajarla un poco y llegar.
    Entonces presionar la base para hacerla más estrecha pero intentando no inclinarla demasiado para que no se derrame todo.
    Retirarla y tirar el flujo al inodoro.
    Lávala con agua y jabón neutro y vuelve a introducirla en la vagina.
    Una vez finalizada la menstruación pon un cazo con agua hirviendo y deja la copa unos 3 minutos aproximadamente. Después sécala y guárdala en una bolsa de tela hasta la siguiente menstruación.

 

 

Dra. Inés Bombí

Especialista en Ginecología y Obstetricia

Médico colaborador de Advance Medical

 

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre