Turrón

El turrón como todos los alimentos englobados en el apartado de los dulces y la repostería son altamente calóricos, motivo por el que no se deben tomar habitualmente, ni mucho menos en grandes cantidades.

Proporciona unas 500 kilocalorías por cada 100 gramos. Sin embargo, debemos tener en cuenta que el turrón tradicional, de jijona y alicante (blando y duro) como se conocen popularmente, contiene buena cantidad de almendras, alimento muy interesante desde el punto de vista nutricional. Las grasas que provienen de las almendras son principalmente monoinsaturadas. Además, estos turrones son ricos en calcio, magnesio, potasio, zinc, vitamina E y ácido fólico y, en menores cantidades, en niacina, riboflavina y tiamina y son bajos en sodio.

Gran variedad

Los tradicionales son una masa a base de almendras, miel y/o azúcar, con algún otro ingrediente. Actualmente, existe un abanico amplísimo de productos a los que denominamos turrón. Además del clásico Jijona (blando) y Alicante (duro), encontramos el turrón de Agramunt, de Cherta, de guirlache, de yema, de trufa, de mazapán con frutas confitadas, de coco, de chocolate con almendras, con avellanas, con arroz hinchado…

La composición nutricional varía muchísimo de unas variedades a otras. Todos son productos calóricos por la alta cantidad de azúcares y la presencia de grasas. Sin embargo, un turrón con grasas lácteas y pocos frutos secos va a contener un perfil lipídico mucho menos interesante y su aporte mineral tampoco será el descrito.

Cómo tomar el turrón

Es un producto vinculado a la Navidad  que se toma durante todas las fiestas y luego… ¡hasta que se acaban! Se considera un dulce que se toma después del postre, tanto en la comida como en la cena. También se toma acompañando un té o un café a media tarde y, raramente, se toma en el desayuno o a media mañana. Generalmente se presenta a taquitos y se consume solo, uno tras de otro en el caso de los muy golosos, pero también hay quien acompaña el turrón blando con pan.

Además de tomar el turrón tal cual o acompañado de pan, cada vez son más las presentaciones que se le dan formando parte de recetas dulces. Podemos encontrarlo en forma de helado, de flan, de coulant, de empanadilla dulce, en tartas heladas, en bombones, en troncos de navidad, formando parte de un pastel… Todas estas preparaciones se basan generalmente en el turrón de jijona o turrón blando.

Sabías que…

Un turrón de Alicante de calidad suprema debe tener como mínimo un 60% de almendra y, un turrón de Jijona, un 64%. La almendra es el ingrediente estrella del turrón así que cuanto mayor sea el contenido en almendra mejor es el turrón.

¿A quién conviene y a quién no?

El turrón es un dulce y, por ello, su consumo debe ser esporádico y en pequeñas cantidades. De este manera, puede ser adecuado para toda la población con pequeñas excepciones.

Resulta interesante para:

  • Niños y jovenes: son personas con un gasto energético mayor por su actividad física y por encontrarse entienda con variedad de turrones periodo de crecimiento. Para cubrir dichas necesidades energéticas debemos recurrir a una dieta sana y equilibrada con aporte de todos los grupos de alimentos, teniendo en cuenta que grasas y dulces deben consumirse sin abusar. Dentro de los dulces el turrón es una buena opción que proporciona grasas cardiosaludables y fibra, así pues, es perfecto para complementar la merienda o un postre de fruta.
  • Deportistas: el deporte conlleva un incremento del gasto energético y un descenso de las reservas de glucógeno muscular que debemos rellenar de nuevo consumiendo carbohidratos. Después de realizar ejercicio es el mejor momento para tomar turrón y recuperar las reservas en forma de azúcares acompañados de proteína.
  • Enfermos oncológicos y personas con necesidades energéticas aumentadas: cuando el problema es aportar mucha energía en poca cantidad de alimento, como puede ser en enfermos con caquexia, el turrón puede ser una buena opción por su alta carga energética. Por ejemplo, un helado de turrón es muy fácil de consumir y proporciona mucha energía, aunque el perfil lipídico empeora un poco debido a las grasas lácteas.

Se debe controlar su consumo en caso de:

  • Personas con sobrepeso u obesidad. Al tratarse de un alimento altamente energético no se aconseja en personas que padezcan un exceso de peso. Es acosejable reservar su consumo a un momento puntual y en una cantidad muy limitada.
  • Diabetes mellitus o hiperglucemias reactivas. El turrón contiene una cantidad importante de azúcares, por ello se debe limitar su consumo en personas que padezcan diabetes mellitus para evitar una hiperglucémia. Existen turrones elaborados con fructosa y que proporcionan un incremento de la glucosa en sangre más progresivo pero ello no significa que se puedan tomar sin medida.

Consejos de compra y conservación

Para comprar un turrón de calidad hay que revisar las etiquetas de los distintos turrones, prestando especial atención a la cantidad de almendra que contienen. También debemos cotejar el contenido en azúcares y echar un vistazo al resto del listado de ingredientes. Si dispone de cuadro de información nutricional podemos revisar el tipo de grasas que contienen, si la mayor parte de la grasa procede de las almendras, ésta será en su mayoría monoinsaturada. Como siempre, revisaremos la fecha de caducidad y rechazaremos los que presenten el envase roto o en mal estado.

El turrón es un producto ligado a unas fechas muy concretas. Su época de consumo es fría por lo que su conservación no suele ser un problema. En general, podemos conservar el turrón a temperatura ambiente en los mismos envases con los que se comercializa, conservando bien el envase sin romperlo y cerrándolo cuando no se consuma. El turrón blando o de Jijona es el único turrón que si se mantiene a temperatura ambiente y es un poco elevada puede soltar aceite de las almendras. Esto no significa que se estropee, simplemente que al consumirlo lo encontraremos más blando y aceitoso y, además, puede empapar los envases de cartón. En este caso, se puede conservar en un recipiente de plástico apto para uso alimentario o, si deseamos que quede más firme, se puede guardar en el frigorífico y sacarlo un rato antes de consumirlo.

RECUERDA QUE…

La composición nutricional del turrón varía mucho en función del tipo. Los que se basan en frutos secos proporcionan grasas saludables y un aporte mineral muy interesante. En cambio, existen variedades menos tradicionales con una composición nutricional menos ventajosa.

LA RECETA

MAGDALENAS DE TURRÓN CON CHOCOLATE

Ingredientes

  • 1 sobre de levadura
  • 3 huevos
  • 1 vaso de aceite de oliva
  • 1 vaso de azúcar moreno
  • 1 vaso y medio de harina integral
  • 50 g de turrón blando o de Jijona
  • Para la decoración (opcional): 30 g de chocolate para postres y manga pastelera.

Preparación:

Precalentamos el horno a 180ºC. En un cuenco mezclamos bien la harina, los huevos, el aceite, el azúcar y la levadura. Desmigamos el turrón y lo vamos añadiendo a la mezcla. Acabamos de realizar una pasta homogénea con virutas de turrón y rellenamos los moldes para las magdalenas (llenar ¾ partes de su capacidad). Horneamos durante unos 20 minutos y dejamos enfriar. Si lo deseamos podemos decorar las magdalenas fundiendo el chocolate y realizando líneas o dibujos sobre ellas con la manga pastelera.

Lo que debes saber…

  • Existe gran variedad de turrones y, aunque los tradicionales se basan en miel y almendra, otros más innovadores proporcionan grasas menos saludables.
  • Beneficios: los de almendra ofrecen un perfil lipídico cardiosaludable ya que contienen ácidos grasos monoinsaturados.
  • Ideales en: niños y deportistas, tomándolos siempre con moderación.

 

Mercè GonzaloDiplomada en Nutrición Humana y Dietética

Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos

Nutricionista consultora de Advance Medical

 

2019-07-03T12:07:41+02:0030 julio, 2016|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar