Nutrición | Alimentos de la A a la Z |

Caqui, energía y vitaminas

Publicado por

Valora este artículo

 

LO QUE DEBES SABER…

 

  • Temporada: de noviembre a marzo.
  • Beneficios: sabroso, energético y muy rico en carotenoides.
  • Ideal para: reposición de potasio, dietas de control de perder peso y estreñimiento.

Agua, azúcar y vitaminas

Es una fruta que nos proporciona buena cantidad de agua, pues contiene un 80%. En segundo lugar nos proporciona hidratos de carbono de absorción rápida, o lo que es lo mismo, azúcares. Un caqui mediano nos aporta 20 g de azúcares. Por otra parte el contenido vitamínico de esta fruta no es nada despreciable, contiene vitamina C y especialmente carotenoides o provitamina A, que son los responsables del color anaranjado que lucen. En cuanto a minerales debemos destacar el potasio.

Cómo tomarlo

Se suele tomar como postre, al ser una fruta muy blandita se consume generalmente con cucharita aunque existe una excepción que es la variedad sharoni, de textura más firme. Además de consumirlo fresco, se utiliza para elaborar postres, bebidas, helados… y en algunos países se consume también desecado, como por ejemplo en Estados Unidos y Japón, donde esta presentación se considera un manjar.
 

SABÍAS QUE…

 
La sensación de astringencia a nivel bucal de los caquis se debe a los taninos, unos compuestos que tienen la capacidad de “secuestrar” proteínas de la saliva. Los taninos también son los responsables de la astringencia de productos como el té, la uva, la manzana y la zarzamora.
 

¿A quién conviene y a quién no?

El caqui es una fruta apta para casi todas las situaciones. Se aconseja para:
Caqui

  • Necesidades incrementadas de vitamina A: el caqui es rico en carotenoides que el organismo puede transformar en vitamina A. Esta vitamina es esencial para el buen estado de la piel, las mucosas y también para el crecimiento fetal. Es especialmente importante en mujeres embarazadas y en personas con determinados problemas de piel y mucosas.
  • Carencia de potasio: el caqui tiene un elevado contenido en este mineral así que su aporte resulta interesante en casos de déficit como los que se pueden originar tras un tratamiento con diuréticos o episodios de vómitos.
  • Hipertensión arterial: su bajo contenido en sodio y alto en potasio lo hace perfectamente adecuado para personas que padecen de hipertensión arterial.
  • Estreñimiento: su aporte de fibra soluble, como la pectina, lo convierte en un alimento interesante para evitar el estreñimiento.

No resulta adecuado en caso de:
 

  • Dietas limitadas en potasio: algunas patologías renales implican un control y limitación del potasio que nos proporciona la dieta, en este caso alimentos como el caqui se deben evitar por su alto contenido en potasio.
  • Limitación de azúcares: si en concreto debemos limitar el consumo de hidratos de carbono de rápida absorción, evitaremos su ingesta ya que es una fruta con importante aporte de azúcares. No obstante, tomado con moderación puede ser incorporado a una dieta de adelgazamiento.

Consejos de compra y conservación

El caqui es una fruta muy delicada y, por otra parte, es muy importante consumirlo en su punto de sazón. Debemos comprobar que no está dañado y que mantiene el cáliz pegado. Además, tendremos en cuenta cuánto tiempo pretendemos conservarlo o si será para consumo inmediato, pues en el segundo caso debemos escoger un ejemplar bien maduro que presente un color más rojizo, cuya piel se palpe fina y cuya consistencia sea muy blandita. Si, en cambio, vamos a tardar unos días en consumirlo, lo escogeremos más anaranjado, terso, con un tacto más firme y consistente. En este caso lo conservaremos en un lugar fresco y seco donde vaya madurando lentamente.
 

RECUERDA QUE…

 
Los caquis no pueden ser consumidos en el momento de su recolección debido a su aspereza. Requieren de una sobremaduración que los hace más aptos para el paladar. Por ello al adquirirlos debemos tener bien en cuenta cuánto vamos a tardar en consumirlos para saborearlos en su punto óptimo de madurez.
 

La receta

Salteado de verduras y gambas con salsa agridulce de caqui
 

  • Pimiento rojo, verde y amarillo
  • Zanahoria
  • Calabacín
  • Ajos tiernos
  • Gambas
  • Para la salsa: 2 caquis, 30 g de miel, 20 g de azúcar, agua y 10 ml de vinagre y 5-10 ml de salsa de soja.

Preparación:
 
Limpiar y cortar los vegetales a tiritas o bastoncitos. Pochar los ajos tiernos en una sartén con un poco de aceite. Una vez doraditos añadimos las gambas ya peladas, dejamos cocer ligeramente y añadimos la zanahoria, el calabacín y los pimientos, y salteamos hasta que queden cocidos con un punto crujiente. Para la salsa, mezclar en un cazo el azúcar, la miel y el vinagre, cuando coja consistencia de caramelo añadir el caqui previamente pelado y cortado a trocitos, incorporar la salsa de soja y un chorrito de agua y cocinar 20 minutos a fuego medio. Servir el salteado en la base del plato y decorar con la salsa agridulce.
 

 
Mercè Gonzalo

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética

Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos

Nutricionista consultora de Advance Medical

 

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

TE RECOMENDAMOSx