Nutrición | Alimentos de la A a la Z |

Uva, nutritiva y antioxidante

Publicado por

Valora este artículo

La vid es de las primeras plantas que la humanidad cultivó. Su cosecha se ha utilizado tanto para consumo directo de la uva, o la uva pasa, como para las bebidas producidas a base de uva como el mosto o el vino. De hecho, la mayor parte de la producción de uva se destina a la elaboración de bebidas.
 
La uva es una fruta dulce con propiedades energéticas, laxantes y antioxidantes. Debemos tener en cuenta que existen múltiples variedades de uva y cada una de ellas presenta diferentes características nutricionales y organoloépicas (las que percibimos mediante los órganos de los sentidos).
 

LO QUE DEBES SABER…

 

  • Temporada: de septiembre a noviembre.
  • Beneficios: nutritiva, laxante y antioxidante.
  • Ideales en: niños y deportistas, personas con necesidades incrementadas de potasio como hipertensión, vómitos, ingesta de diuréticos…

Dulce y nutritiva

La uva es una fruta rica en azúcares, lo que le confiere tanto su sabor dulce como un valor energético superior al de la mayoría de frutas. La uva está compuesta sobre todo por agua y azúcares digeribles, principalmente glucosa y fructosa.
 
Además, contiene minerales entre los que cabe destacar el potasio, un elemento fundamental para la regulación de la contracción del músculo cardíaco. Nos proporciona, asimismo, vitaminas, entre las que destaca el ácido fólico y la vitamina B6.
 
El ácido fólico tiene funciones de gran importancia en el desarrollo neuronal, e interviene en la maduración de los glóbulos rojos, por lo que es importante en qualquier etapa pero especialmente en los primeros meses de embarazo. La vitamina B6 participa en la síntesis de neurotransmisores y en el metabolismo de los hidratos de carbono y los aminoácidos.

Laxante y antioxidante

Vida sana-Nutrición y salud-Alimentos de la A a la Z-UvaLa uva también es rica en fibra, que le proporciona un efecto laxante suave, y en otros componentes llamados compuestos fenólicos, que tienen propiedades antioxidantes. Se trata de los antocianos, los taninos y los flavonoides, que no están presentes en todas las variedades de uva ni en las mismas proporciones.
 
Y es que, a pesar de que la composición general de la uva sea esta, hemos de tener en cuenta que existen múltiples variedades y según de cual se trate concentrará más o menos azúcar, fibra, etc. Y lo mismo sucede con los compuestos fenólicos: mientras que los antocianos son los responsables del color rojizo y violáceo de las uvas negras y no los encontramos en las variedades de uva blanca, los taninos son los compuestos que proporcionan la sensación de astringencia que notamos al tomar uva blanca con piel.

Cómo tomarla

La uva se puede tomar fresca, principalmente de postre, en macedonias de frutas, en brochetas, etc. pero también combinada con alimentos salados (resulta una combinación deliciosa la uva con el queso, principalmente curado o semicurado).
 
Vida sana-Nutrición y salud-Alimentos de la A a la Z-UvaTambién la podemos encontrar en forma de zumo, combinada con otras frutas o incluso en batidos con leche o en puro jugo de uva (el mosto). Si en el proceso de elaboración de la bebida las uvas se fermentan, obtenemos los vinos, blanco, rosado, tinto… dependiendo de la variedad de uva y del proceso utilizado. Finalmente, también las encontramos desecadas en forma de uva pasa: pasas de Corinto, pequeñitas, oscuras, muy aromáticas y sin pepitas; o pasas sultanas, más grandes y claritas, muy utilizadas en repostería.
 

UNA DULCE TRADICIÓN

 
La celebración de tomar 12 uvas acompañando a las 12 campanadas de final de año se debe a que un año de producción excesiva, a principios del siglo XIX, se promovió esta forma de celebración para aprovechar los excedentes de la cosecha.
 

¿A quién conviene y a quién no?

La uva es una fruta fácil de consumir, nutritiva, sabrosa y digestiva que en principio puede ser adecuada en cualquier momento y para cualquier persona. Eso sí, como siempre, debemos tener en cuenta algunas salvedades.

Resulta conveniente para…
 

  • Personas con actividad física importante. Deportistas, niños y cualquier persona que tenga una actividad frecuente puede beneficiarse de una fruta que en poco volumen y de una forma cómoda nos proporciona un buen aporte de azúcares. En caso de deportistas que se sometan a pruebas de resistencia, expediciones, etc. será adecuado que aprovechen el valor nutritivo y concentrado que nos ofrecen las uvas pasas con poco peso y volumen, y con una conservación sencilla.
  • Potenciar el tránsito intestinal. Su contenido en fibra y agua contribuye a favorecer la evacuación y ayuda a combatir el estreñimiento. En caso de que se tomen por este motivo es preferible lavarlas bien y consumirlas con piel y pepitas.
  • Gestantes y niños. Las necesidades de ácido fólico o folatos son superiores en estos grupos de población puesto que los folatos intervienen en procesos de división y multiplicación celular.
  • Aumentar la diuresis y, con ella, productos de desecho. La uva favorece la diuresis, lo que puede resultar positivo para eliminar ácido úrico y sus sales, algo beneficioso en personas que padecen hiperuricemia o gota, cálculos renales (excepto en caso de que se formen cálculos de oxalato, pues la uva negra contiene ácido oxálico) y retención de líquidos.
  • Personas que requieran más cantidades de potasio. La ingesta de diuréticos y los vómitos ocasionan pérdidas mayores de potasio. Para recuperar los niveles de este mineral es recomendable la ingesta de frutas y verduras, en especial la uva (mejor negra), fuente importante de potasio.
  • Prevenir diferentes patologías. El contenido en antioxidantes de la uva proporciona efectos como la disminución de la agregación plaquetaria, la vasodilatación, la inhibición de la oxidación del colesterol, el bloqueo o disminución del crecimiento tumoral, etc. Es decir, una serie de beneficios a nivel circulatorio y de deterioro celular que comportan un efecto preventivo frente a las dolencias cardiovasculares e incluso oncológicas y tumorales.

No resulta conveniente en caso de…
 

  • Insuficiencia renal y/o dietas controladas en potasio. En los casos en que sea necesario realizar una dieta controlada en potasio deberemos limitar la ingesta de uva pues es un alimento rico en este elemento. El control de potasio es especialmente necesario en las enfermedades renales.
  • Personas con sobrepeso u obesidad. La uva es de las frutas con mayor aporte de azúcares, así pues, aunque no está prohibida ni mucho menos, es mejor elegir otro tipo de fruta menos azucarada y dejar la uva para momentos puntuales.
  • Cálculos renales de oxalato. Las uvas negras se clasifican dentro de los alimentos ricos en oxalatos, así pues se deben evitar en caso de padecer de cálculos renales formados por oxalatos. En la uva verde el contenido es mucho menor.
  • Personas con tendencia a padecer migraña. En ocasiones se ha relacionado una mayor incidencia de migraña en personas propensas con el consumo de ciertos alimentos ricos en taninos y otros compuestos fenólicos como es el caso de la uva, especialmente las variedades más rojizas.

Consejos de compra y conservación

La frescura de la uva se observa cuando el racimo es firme, con frutos tersos y de color y tamaño similar, con ausencia de frutos marchitos o mohosos. Además, las variedades negras o rojizas no deben presentar manchas verdes. Una comprobación eficaz consiste en agitar ligeramente el racimo: si se desprenden algunos granos significa que está excesivamente madura.
 
La uva se conserva bien si se cuelgan los racimos del revés de forma que los granos se separen y no se toquen. Además podemos utilizar bolsas especiales de celofán para su conservación. También se conservan bien en el frigorífico, hasta unos 15 días, pero debemos tener en cuenta que el aroma y el sabor de los alimentos es menor en frío así que resulta aconsejable retirarla de la nevera aproximadamente una hora antes para que se atempere.
 

RECUERDA QUE…

 
Existen muchas variedades de uva, entre las cuales podemos hallar diferencias nutritivas. Por ejemplo, las uvas procedentes de cultivo en climas fríos suelen ser menos azucaradas que las que proceden de climas cálidos y secos.
 

La receta

Brochetas de fruta fresca
 

Ingredientes:
 
Vida sana-Nutrición y salud-Alimentos de la A a la Z-Uva

  • Melocotón
  • Uvas negras y blancas
  • Melón piel de sapo y cantalupo
  • Plátano y/o manzana
  • Sandía
  • Brochetas
  • Opcional: chocolate negro.

Preparación:
 
En realidad las frutas a utilizar pueden ser muchas, y debemos escogerlas en función de la temporada, el colorido, la textura, la jugosidad y, claro está, a gusto del consumidor. Primero debemos lavar bien la fruta que no vayamos a pelar y dejarla escurrir. Luego pelamos el resto de la fruta. Troceamos de forma que queden piezas de tamaño similar y aspecto apetecible. Finalmente, jugando con los colores vamos montando las brochetas. Cinco piezas por brocheta puede ser una buena medida:
 

  • Fresa, melocotón, grano de uva negra, melón piel de sapo y sandía.
  • Sandía, grano de uva verde, melón cantalupo, cereza, manzana o plátano.

Nota: Si no nos importa aumentar el contenido calórico del postre podemos derretir una tableta de chocolate y con todas las brochetas colocadas en una bandeja dibujar hilos de chocolate que se solidificarán sobre la fruta.

 
 
Mercè Gonzalo

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética

Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos

Nutricionista consultora de Advance Medical

 

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

TE RECOMENDAMOSx