Enfermedades | Cardiovasculares |

Fibrilación auricular

Publicado por

Valora este artículo

¿Qué es?

Una arritmia cardiaca es una alteración del ritmo cardiaco normal que se conoce como ritmo sinusal.

 

La fibrilación auricular (FA) es un tipo de arritmia rápida (taquiarritmia) que se origina en las aurículas y que da lugar a una contracción del corazón irregular e ineficaz.

Es la arritmia cardiaca más frecuente y afecta con más frecuencia a la población mayor. Además se asocia a una serie de complicaciones (como la embolia o la insuficiencia cardiaca) que hace que la calidad de vida de los paciente pueda verse muy afectada. Genera un gran número de urgencias hospitalarias.

 

Se puede clasificar según su duración en FA de diagnóstico reciente: la que se detecta por primera vez, paroxística: remite en menos de 7 días, persistente: dura más 7 días y permanente: ritmo cardiaco habitual.

¿Cómo se produce?

En condiciones normales el corazón se contrae de forma rítmica y sincrónica. Esta contracción es el resultado de un impulso eléctrico que se genera en la aurícula, llega al ventrículo y se traduce en un latido cardiaco. En una arritmia se produce una alteración de este mecanismo que conduce a que el corazón no se contraiga de manera regular generando un trastorno del ritmo.

 

En la FA la aurícula se contrae de forma rápida y desorganizada por múltiples impulsos eléctricos, sin que exista coordinación, provocando la contracción también rápida e irregular de los ventrículos con un llenado ventricular inefectivo. El ritmo irregular que se produce puede llegar a tener una frecuencia de 160 a 180 latidos por minuto (lpm). Al no existir una contracción auriculo-ventricular coordinada la sangre se puede remansar en la aurícula y al quedar estancada dar lugar a trombos que pueden provocar embolias cuando salen al torrente sanguíneo impulsados por el corazón. El tromboembolismo es una de las principales complicaciones de la FA.

 

Las causas principales de la FA incluyen enfermedades del corazón o enfermedades no cardiológicas.

 

Entre las primeras se incluyen: enfermedades de las válvulas cardíacas, enfermedades de las arterias coronarias y del miocardio (músculo cardiaco).

 

Entre las no cardiacas se encuentra la hipertensión arterial, la anemia, el hipertirodismo, disminución de oxígeno en la sangre arterial, consumo de determinadas drogas, fármacos y alcohol.

Síntomas

Los episodios de FA pueden ser sintomáticos o asintomáticos. En muchos casos es asintomática y los síntomas que se detectan son los de sus complicaciones como una embolia cerebral o una insuficiencia cardiaca.

 

Los síntomas más frecuentes en la FA incluyen: palpitaciones, dolor en el pecho, mareo y disnea o sensación de ahogo y cansancio.

Diagnóstico

La prueba diagnóstica básica y más eficaz para detectar este tipo de arritmia es el electrocardiograma que permite registrar el ritmo cardiaco irregular característico de la FA.

 

Se pueden solicitar otras pruebas complementarias encaminadas a conocer la causa de la arritmia como:

 

  • Ecocardiograma: prueba de imagen que visualiza la morfología y función del corazón.
  • Holter: registro durante 24 horas del ritmo cardiaco.
  • Cateterismo cardiaco: prueba diagnóstica que mediante la introducción de un catéter que llega hasta el corazón, por el cual se inyecta un medio de contraste, permite ver el árbol vascular del corazón.
  • Estudio electrofisiológico: permite obtener un mapa del sistema de conducción eléctrica del corazón, para averiguar el tipo de arritmia y su posible origen. Se pueden administrar fármacos para eliminar la arritmia o destruir las vías de conducción anómalas mediante ondas electromagnéticas.
  • Analítica y gasometría arterial para detectar posibles causas de arritmia como la anemia o la falta de oxígeno.

Tratamiento

El tratamiento va dirigido al control del ritmo y de la frecuencia cardiaca así como a la aparición de complicaciones asociadas a este tipo de arritmia (tromboembolismo).

 

  • Los fármacos antiarrítmicos permiten tratar y controlar gran parte de las arritmias. Son la principal opción de tratamiento. Existen numerosos grupos de fármacos que actúan por mecanismos diferentes frenando la frecuencia cardiaca y restaurando el ritmo normal del corazón. Se pueden administrar por vía oral o por vía endovenosa y siempre bajo indicación y control médico.
  • La cardioversión es un tratamiento que se utiliza para restaurar el ritmo sinusal (ritmo normal) tras la aplicación de una descarga eléctrica sobre el tórax o mediante fármacos endovenosos. Se suele utilizar en situaciones de emergencia cuando el paciente tiene síntomas graves debido a la arritmia.
  • La ablación por radiofrecuencia es un procedimiento en el que se utiliza un catéter y un dispositivo que permite obtener un mapa de las vías de conducción eléctrica del corazón. Utilizando ondas electromagnéticas de alta frecuencia, se pueden destruir las vías de conducción responsables de la arritmia.
  • Tratamientos dirigidos a reducir las complicaciones de esta arritmia: fármacos anticoagulantes.

Prevención

Llevar una vida sana, evitando el alcohol, tabaco, drogas y estrés contribuye a prevenir las enfermedades del corazón. Una vez diagnosticada esta arritmia es importante seguir el tratamiento y los consejos médicos para prevenir sus complicaciones.

 
 

Dra. Eva Ormaechea Alegre

Especialista en Medicina Intensiva

Medico consultor de Advance Medical
 

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

TE RECOMENDAMOSx