Salud Familiar | Bebé | Enfermedades |

Eccema

Publicado por

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp
Eccema
2 ( 1 voto )

Eccema atópico

¿Qué es?
 

El eccema atópico o dermatitis atópica es una de las enfermedades de la piel más frecuentes de la infancia (5 de cada 100 niños la padecen). En más de la mitad de los niños los síntomas se inician el primer año de vida. Tiende a mejorar cuando el niño se hace mayor y son muy pocos los casos que persiste el eccema hasta la vida adulta.

 

Es una afección recurrente de la piel donde el niño va teniendo brotes y erupciones con periodos de empeoramiento y mejoría. Se caracteriza por lesiones cutáneas en forma de enrojecimiento, picor intenso y sequedad cutánea.

 

Causas
 

El niño con eccema atópico parece tener una predisposición genética a tenerlo. Se desconocen las causas de la dermatitis atópica, tan solo se sabe que la tendencia a padecerla se hereda.

 

El eccema atópico es la manifestación en la piel de un trastorno de origen familiar o hereditario que se llama atopia. La atopia se manifiesta de diferentes maneras en función del órgano al que afecte: asma, rinitis o conjuntivitis alérgica, alergia alimentaria o dermatitis atópica.

 

Síntomas
 
Los niños que la presentan suelen tener la piel seca, con tendencia a la descamación, picor y, en ocasiones enrojecimiento.
El síntoma más frecuente es el picor o prurito.

 

En niños menores de 2 años, las lesiones de la piel afectan a las mejillas, los codos o las rodillas. En los niños mayores, la erupción compromete con más frecuencia el interior de las rodillas y los codos.

 

Existen factores que pueden empeorar los síntomas de eccema:

 

  • Piel reseca
  • Exposición a irritantes ambientales
  • Exposición al agua
  • Estrés
  • Cambios de temperatura

Tratamiento
 
Hay que mentalizase que es un trastorno crónico de la piel por lo que el tratamiento será de dos tipos:

 

  • El tratamiento de base o de fondo: los niños con eccema atópico tienen una piel extremadamente seca que debe ser cuidada y mimada a diario por productos específicos. Los consejos de cuidado/tratamiento de la piel atópica que se enumeran a continuación tienen la finalidad de mejorar la calidad de vida del niño y espaciar los brotes:
  • Hay que hidratar la piel tantas veces como sea necesario con cremas emolientes (más untuosas y extremadamente hidratantes)
  • El baño relaja al niño y alivia el picor. Deben ser baños cortos de no más de 10 minutos. Se puede emplear agua sola o bien un syndet (solución limpiadora sin jabón) especial para pieles muy sensibles. Al secar no se debe frotar la piel. Después del baño se aconseja una buena hidratación aplicando la crema en la piel húmeda.
  • Una o dos veces a la semana se puede hacer un baño con aceites y coloides especiales para estas pieles que la suavizan y aportan una extra de hidratación.
  • El niño debe usar ropa de fibras naturales como el algodón para favorecer una correcta transpiración.
  • Mantener las uñas limpias y cortas para evitar las lesiones e infecciones de la piel provocadas por el rascado.

El tratamiento del brote: es un tratamiento específico que engloba el tratamiento de la inflamación (pomadas de corticoides u otros antiinflamatorios) y del picor (jarabes antihistamínicos). En ocasiones las lesiones de eccema se pueden infectar y, en este caso, se deben utilizar antibióticos.

Eccema seborreico

¿Qué es?
 
Es una afección cutánea crónica, inflamatoria y descamativa que puede afectar a los niños desde las primeras semanas de vida. Se forman escamas blanquecinas o amarillentas en las áreas grasas de la piel: cuero cabelludo, oído y cara.

 

Se utiliza el término de costra láctea para denominar la dermatitis seborreica en el bebé

 

Causas
 
Es causada por una producción exagerada de grasa y la irritación de la piel por un germen llamado malazesia (es una levadura).

 

Tiene un componente hereditario y cursa a brotes.

 

Síntomas
 
Es una afectación crónica de la piel que presenta brotes de erupción con periodos de bonanza.

 

La dermatitis seborreica en bebés, también llamada costra láctea, es una afección leve y temporal. Tan solo da problemas estéticos que se resuelve con el tiempo sin secuelas. Aparece en el cuero cabelludo del niño en forma de escamas amarillas, gruesas y costrosas. También se pueden encontrar escamas en los párpados, los oídos, alrededor de la nariz y en la ingle. La costra láctea se puede observar en recién nacidos y niños pequeños hasta los 3 años.

 

La costra láctea no es contagiosa, ni causada por falta de higiene; tampoco es una alergia ni es peligrosa.

 

Tratamiento
 
Los bebés afectados por la costra láctea rara vez necesitan un tratamiento muy largo ni muy específico.

 

Las recomendaciones generales para el cuidado del bebé con costra láctea son:

 

  • Masajear el cuero cabelludo suavemente con los dedos o con un cepillo suave para aflojar las escamas y mejorar la circulación en la zona.
  • Lavar el cabello diariamente con suavidad y utilizando un jabón suave, mientras se presenten las escamas. Después de que las escamas hayan desaparecido, el cabello se puede lavar dos veces a la semana. Enjuagar bien el jabón para que no queden restos.
  • Si las escamas no salen fácilmente con el cepillo, se aconseja aplicar vaselina líquida o aceite de almendras en el cuero cabelludo, dejarlo actuar unos minutos y luego bañarlo.
  • Si las escamas siguen siendo un problema o una preocupación o si el bebé parece incómodo y se rasca la cabeza, el Pediatra puede prescribir una crema o una loción para aplicar en el cuero cabelludo varias veces al día.

 

Dra. Esther Martínez García

Especialista en Pediatría

Médico consultor de Advance Medical
 

Eccema was last modified: noviembre 3rd, 2016 by canalSalud

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre