Prevención del sídrome de inmovilidad en personas mayores

////Prevención del sídrome de inmovilidad en personas mayores

Prevención del sídrome de inmovilidad en personas mayores

Como en cualquier problema de salud, es mejor prevenir que curar. En este sentido, varios estudios han valorado la prescripción de ejercicio físico y el mantener la actividad física como la mejor manera de prevenir la inmovilidad y disminuir el […]

Como en cualquier problema de salud, es mejor prevenir que curar. En este sentido, varios estudios han valorado la prescripción de ejercicio físico y el mantener la actividad física como la mejor manera de prevenir la inmovilidad y disminuir Salud Mayores. Síndrome de inmovilidad en personas mayores. Prevención. Consejos de ejercicio. Ayudas técnicasel riesgo de evolución a fragilidad en personas mayores. Los beneficios del ejercicio no disminuyen con la edad, sigue produciendo un aumento de la capacidad cardiovascular, de la musculatura (tanto en volumen como en fuerza) y de la densidad ósea, disminuyen la ansiedad, la agresividad y los síntomas depresivos, y favorecen la socialización. La persona mayor que lleva un tipo de vida autónoma y activa con la realización regular de ejercicio tiene estadísticamente un menor riesgo de mortalidad. Los ancianos que han hecho ejercicio desde siempre envejecen mejor y presentan menor incapacidad funcional, su vejez es más saludable.

 

Es necesario estimular al anciano a mantenerse activo y proponerle que acuda a clubes de ancianos o centros de día, si es posible. Asimismo, es importante permitir al mayor que realice o participe todo lo que pueda en las actividades de la vida diaria a su propio ritmo. Hay que evitar la sobreprotección por parte del cuidador, haciendo por él las tareas «más rápido y mejor» ya que así se acelera el grado de dependencia, por desuso.

 

Boletín de Noticias Canal Salud

 

La prescripción del ejercicio en el anciano debe cumplir una serie de condiciones:

 

  • Realizar revisiones periódicas del estado físico, ajustando de forma individualizada el tipo de ejercicios y actividades que puede realizar. Así, hay que tener en cuenta la frecuente pluripatología a nivel cardiovascular y musculoesquelético.
  • Conocer los fármacos que se estén tomando, dado que muchos pueden tener repercusiones en el ejercicio a realizar (antihistamínicos, betabloqueantes, insulina, etcétera).
  • Establecer con el anciano unos objetivos mínimos de actividad dependiendo de su capacidad funcional.
  • Prestar atención al correcto aprendizaje de las técnicas.
  • Evaluar la motivación del anciano ya que la capacidad de disfrute y el entretenimiento constituyen el mejor factor de adhesión al ejercicio. Por tanto debe adaptarse a los gustos individuales.

Entre las actividades recomendadas de forma general pueden incluirse caminar, montar en bicicleta, natación, golf, baile, jardinería, taichí, etc. La prescripción del ejercicio por parte de los médicos debería ser pautada (por ejemplo, caminar 5 minutos al día y subir otros 5 minutos cada semana) y diseñar estrategias individualizadas, con el tipo de ejercicio más adecuado y agradable para el anciano.

 

 En ancianos sanos las sesiones de ejercicios deben incluir:

 

  • Una fase de calentamiento con estiramientos musculares (de 3 a 5 minutos) y paseo suave de 5 a 10 minutos de duración.
  • Ejercicios de fortalecimiento (extensores de brazos, pesos y poleas, uso de escaleras y escalones) y coordinación-equilibrio.
  • Ejercicios de resistencia progresiva (saltos, carrera…), si se toleran.
  • Terminar con un período de enfriamiento no superior a los 10 minutos, con ejercicios de estiramiento muscular y paseo ligero con velocidad decreciente.

 

En resumen

 

La actividad incluirá trabajo de flexibilidad (estiramiento), fortalecimiento y coordinación-equilibrio y posteriormente resistencia (capacidad aeróbica). Es más importante la continuidad en el ejercicio que la intensidad. Se recomienda iniciar el ejercicio dos o tres días a la semana hasta llegar hasta cinco, alternando la actividad física con situaciones de reposo. De igual manera el esfuerzo físico se irá intensificando de manera progresiva.

 

 

Respecto las ayudas técnicas para poder mantener la actividad física cuando se presentan limitaciones para realizarla, las principales son:

 

  • Bastones: ayudan a mantener el equilibrio, reparten el peso y el esfuerzo de la deambulación cuando una de las extremidades inferiores no puede ejercer bien su función. Se recomienda usarlos en la mano contraria a la pierna afecta y es importante adecuar la altura del bastón, de manera que el mango llegue a la altura de la muñeca, con el brazo estirado (una altura inadecuada provocará dolores y lesiones en extremidades superiores y espalda). Hay varios tipos de bastón, según las necesidades: de una pata o varias, mangos en cayado o anatómicos, etc.
  • Muletas: en el caso de presentar también debilidad en las extremidades superiores es ideal el uso de muletas o bastones ingleses (que tienen soporte adicional en el antebrazo).
  • Caminadores: en el caso de inestabilidades marcadas o debilidades generalizadas son perfectos para mantener la deambulación con menor riesgo de caída. Hay de varios tipos, adecuados para las diferentes situaciones: de cuatro patas, articulados, de cuatro ruedas con freno, ruedas delante y patas detrás, etc.

Salud Mayores. Síndrome de inmovilidad en personas mayores. Prevención. Consejos de ejercicio. Ayudas técnicasDe cualquier manera, cuando se considere necesario el uso de ayudas técnicas, es importante consultar con un profesional del tema, sea ortopeda, terapeuta ocupacional o médico, para que aconseje cuál es la ayuda técnica más adecuada a cada caso y cómo debe utilizarse.

 

 

Dra. Montse Queralt

Especialista en Medicina de Familia y Geriatría

Médico Consultor de Advance Medical

 

2018-06-10T19:36:39+02:0030 julio, 2016|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.