El ser humano es el único animal de la Tierra con capacidad para el humor, el cual puede influir en nosotros a distintos niveles. Por un lado, nos ayuda a pensar de manera diferente ideas irracionales, distorsiones mentales o pensamiento negativo, nos influye a nivel cognitivo. También aumenta nuestra energía y las emociones placenteras que experimentamos, nos influye a nivel afectivo. Por último, nos hace actuar de manera diferente por lo que nos abre nuevas experiencias y posibilidades, nos influye a nivel conductual.

Además, ¿sabías que se puede entrenar? Puede cultivarse y mejorar si se ejercita. De hecho, tendríamos que entender el humor como una forma de estar y de percibir el mundo. De hecho, cada vez son más las disciplinas sanitarias y educativas que incorporan el humor en su práctica habitual:

  • Pediatría: los niños superan o sobrellevan con mayor facilidad enfermedades o pruebas diagnósticas si se utiliza el humor, además son muy receptivos.
  • Cirugía: reduce el dolor.
  • Dolor crónico y enfermedades como cáncer o sida: proporciona mayor resistencia y manejo emocional.
  • Cuidados paliativos: mejora la calidad de vida de la persona en la última fase de la vida, para aceptar los límites y manejar el día a día de forma más tolerable. También ayuda en la despedida y duelo posterior de familiares.
  • Psicoterapia: Ayuda a reenfocar y crear opciones terapéuticas. Mejora el estado de ánimo y la sociabilidad.
  • Educación: ayuda en los procesos de aprendizaje.

Risoterapia: es una técnica psicológica que centra el humor como el eje de su trabajo. Presupone que el humor potencia el buen funcionamiento del cuerpo humano, mejorando el sistema cardiovascular, inmunológico, nervioso, endocrino, respiratorio y musculoesquelético. Enseña a reír desde el interior, ya que entiende que, si la carcajada no hace vibrar el cuerpo, no tiene efectos.

El poder de la risa para nuestra salud

Funciones psicológicas

  • Reduce el estrés, la ansiedad y la depresión.
  • Libera endorfinas y adrenalina.
  • Reduce los niveles de cortisol (ayuda a reducir miedos, desinhibe tensión e inseguridad y genera sensación de bienestar)
  • Mejora la planificación y resolución de problemas
  • Reduce los pensamientos negativos
  • Fomenta la expresión emocional, lo que ayuda a comprenderse mejor a uno mismo y a los demás
  • Aumenta la autoestima
  • Refuerza la creatividad y la imaginación

Funciones fisiológicas

  • Sistema inmunológico: aumenta las proteínas que combaten las infecciones gamma. Aumenta las IgA y las células T.
  • Hormonas: se liberan endorfinas que reduce el dolor y genera bienestar. También se liberan adrenalina, dopamina y serotonina. Hormonas que se liberan también cuando nos abrazamos.
  • Sistema circulatorio: la risa mejora la circulación venosa por el masaje vibratorio y por la relajación de los músculos. Fortalece el corazón y reduce la tensión arterial.
  • Sistema respiratorio: aumenta la capacidad pulmonar y reduce los ronquidos, ya que hace vibrar el diafragma mediante contracciones clónicas, se oxigena mejor.
  • Musculoesquelético: la risa aumenta la flexión muscular, tonifica y relaja la tensión muscular. Cada carcajada mueve hasta 400 músculos de nuestro cuerpo a la vez.
  • Favorece el descanso y el sueño.
  • Mejora la digestión: la risa produce una vibración del hígado, que favorece la secreción de los jugos gástricos y de la saliva.
  • Mejora el estreñimiento, por el masaje interno que genera la risa gracias a los movimientos del diafragma.

Funciones sociales

  • Ayuda a crear un vínculo entre las personas
  • Refuerza las relaciones interpersonales
  • Mejora las habilidades comunicativas.
  • Ayuda en situaciones sociales incómodas o adversas
  • Consolida la pertenencia al grupo

¿Qué tipos de humor existen?

¿Es siempre benéfico el humor? Aunque parezca chocante, la respuesta es no. A partir de estudios empíricos, se llegó a la conclusión de que existen cuatro tipos de humor:

  • Humor afiliativo: es el humor lúdico, sin hostilidad. Chistes y bromas bienintencionadas con el objetivo de reforzar las relaciones interpersonales.
  • Humor de autoafirmación: es el que pretende quitar hierro a las incongruencias o adversidades de la vida, se usa como estrategia para afrontar las dificultades y tomar distancia con los problemas o estímulos estresantes. Es un estilo adaptativo y reduce la ansiedad y la tristeza.
  • Humor agresivo: es el que se utiliza para criticar o manipular a los demás utilizando el sarcasmo y la ironía. Es un estilo potencialmente ofensivo, aunque que no tiene por qué afectar directamente al bienestar.
  • Descalificación personal: es un humor despreciativo. Utiliza el humor para ridiculizar o menospreciar a un tercero. También puede dirigirse a uno mismo como forma de captar la atención de los demás.

Lo que debes saber…

  • El humor es una habilidad que se puede entrenar. Puede cultivarse y mejorar si se ejercita.
  • Cada vez son más las disciplinas sanitarias y educativas que incorporan el humor en su práctica habitual.
  • En el dolor crónico, cirugía, en procesos de aprendizaje, en cuidados paliativos, en pruebas diagnósticas en pediatría… se utiliza con buenos resultados.

Cristina Agud

Psicóloga sanitaria y psicoterapeuta en Teladoc Health