Enfermedades | Cardiovasculares |

Miocardiopatía restrictiva

Publicado por

Valora este artículo

¿Qué es?

El corazón está formado por una envoltura externa (pericardio), una capa muscular (miocardio) y una envoltura interna (endocardio). La miocardiopatía restrictiva es una enfermedad cardiaca poco frecuente en la cual se produce un engrosamiento del miocardio impidiendo que el corazón se dilate y se llene adecuadamente.

¿Cómo se produce?

El miocardio es el músculo del corazón que permite realizar su función de bomba. En la miocardiopatía restrictiva, el corazón se vuelve rígido por lo que no se puede relajar adecuadamente durante la diástole, es decir, durante el tiempo en el cual se dilata y la sangre regresa al corazón llenándolo. En etapas más avanzadas puede afectarse también la función de contracción (sístole) y bombeo de la sangre.

 

La causa de esta enfermedad puede ser desconocida (se produce frecuentemente tras un trasplante de corazón) o puede deberse a enfermedades que provocan que el miocardio se engrose como la amiloidosis, la hemocromatosis o la sarcoidosis, la infiltración por algún tumor o la fibrosis por radiación.

Síntomas

La incapacidad para el llenado adecuado del corazón genera una serie de síntomas derivados de un bombeo de menor cantidad de sangre apareciendo disnea o dificultad para respirar, cansancio y acumulación de líquido en las piernas (edemas), abdomen (ascitis) y aumento del tamaño del hígado.

Diagnóstico

El diagnóstico se basa en la exploración física y signos médicos como una auscultación cardiaca anormal y la distensión de las venas del cuello. Además se apoya en una serie de pruebas:

 

  • Alteraciones del registro del electrocardiograma.
  • La ecocardiografía y la resonancia magnética permiten ver el engrosamiento de las paredes de los ventrículos y la dificultad de relajación de los mismos.
  • El cateterismo cardiaco es una prueba en la que mediante la introducción de un catéter que llega hasta las cavidades cardiacas permite medir las presiones y la cantidad de sangre que bombea el corazón en cada contracción. En la miocardiopatía restrictiva la rigidez del corazón mantiene unas presiones elevadas y expulsa menor cantidad de sangre.
  • Biopsia de músculo cardiaco. La miocardiopatía restrictiva puede ser difícil de diferenciar de otra enfermedad (la pericarditis constrictiva). La biopsia del músculo cardíaco permite tomar una muestra de tejido muscular que en la miocardiopatía aparece engrosado.

Tratamiento

El tratamiento suele ser poco efectivo y está enfocado principalmente a mejorar la función cardiaca deteriorada y sus consecuencias así como la calidad de vida del paciente.

 

Se aconseja la restricción de sal en la dieta y fármacos que faciliten la función del corazón y la eliminación de líquidos (diuréticos).

 

Se indica también el tratamiento específico de la enfermedad de base que esté provocando la miocardiopatía en aquellos casos que sea posible.

 

En determinadas circunstancias se pueden utilizar corticosteroides y si la función cardiaca está muy deteriorada puede considerarse el trasplante cardiaco.

Prevención

No se conocen medidas para prevenir esta enfermedad.

 
 

Dra. Eva Ormaechea Alegre

Especialista en Medicina Intensiva

Medico consultor de Advance Medical
 

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

TE RECOMENDAMOSx