3 Min de lectura | La cirrosis es la alteración y/o pérdida de las funciones principales del hígado (limpieza y regeneración de la sangre, intervención en procesos de coagulación sanguínea o de digestión de grasas, control de infecciones, entre otras)

La pérdida de las funciones principales del hígado se debe a una lesión crónica e irreparable de las células hepáticas que son sustituidas por tejido fibroso y cicatricial.

Cómo se produce la cirrosis

La cirrosis es producida por agentes o tóxicos con capacidad de provocar daño celular grave del hepatocito o célula del hígado.

Los agentes más frecuentemente implicados en el desarrollo de cirrosis son el virus de la hepatitis C y Hepatitis B. En cuanto a los tóxicos más frecuentes se encuentran el alcohol, algunos fármacos usados de forma crónica y determinadas drogas o venenos. En los últimos años, la obesidad se está demostrando como causa de cirrosis hepática grasa.

Síntomas de cirrosis

Las fases iniciales de la enfermedad que puede ser de meses o años puede ser asintomática. Si no es el caso, el paciente puede presentar síntomas inespecíficos como:

  • Astenia
  • Anorexia
  • Pérdida de peso
  • Molestias en el hipocondrio derecho (parte anterior derecha del abdomen, debajo de las costillas).

Las fases avanzadas de la enfermedad se manifiestan por la presencia de:

  • Hepatomegalia o aumento del tamaño del hígado
  • Esplenomegalia o aumento del tamaño del bazo
  • Presencia de lesiones cutáneas como las arañas vasculares en la piel del abdomen, telangiectasias en los pómulos o enrojecimiento de las palmas de las manos.

Algunas complicaciones derivadas de la enfermedad son:

  • Encefalopatía hepática o alteraciones del sistema nervioso central por acúmulo de tóxicos en la sangre
  • Hipertensión portal o aumento de la presión del interior de la vena porta que condiciona la aparición de circulación venosa colateral y de varices esofágicas.
  • Ascitis o acúmulo de líquido en cavidad abdominal
  • Peritonitis o infección de la cavidad peritoneal

Cirrosis: imágen de higado sano e hígado con cirrosis

Diagnóstico de la enfermedad

El diagnóstico de cirrosis es realizado por el médico general, el internista o el especialista en patología digestiva en la consulta del centro médico u hospital. El diagnóstico de las fases iniciales de la enfermedad se basa en la exploración física del paciente. A través de las pruebas diagnósticas se mostrarán indicios de:

  • Inflamación o de alteración de la función del hígado
  • Presencia de tóxicos
  • Virus de hepatitis
  • Aumento del tamaño del hígado y/o el bazo (ecografía hepática)
  • Presencia de una lesión hepática (ecografía hepática)

Las formas avanzadas de enfermedad pueden requerir el empleo de estudios diagnósticos más complejos como:

  • Esofagogastroscopia cuando se sospeche de la presencia de varices esofágicasla tomografía
  • Resonancia magnética o ecografía doppler para estudiar complicaciones asociadas a la enfermedad
  • Biopsia hepática para conocer la causa de la enfermedad y el grado de afectación

Tratamiento de la enfermedad

Las bases del tratamiento de la cirrosis hepático son:

  • Medidas higiénico dietéticas: dieta normal equilibrada, en algunos pacientes se requiere aumentar el aporte de proteínas en la dieta. Abstinencia en el consumo de alcohol, drogas y sustancias hepatotóxicas. Ejercicio físico moderado habitual.
  • Control médico habitual según indicaciones del médico responsable del paciente durante toda la enfermedad
  • Tratamiento farmacológico o quirúrgico para el control de las complicaciones asociadas a la enfermedad como la prevención del sangrado o ruptura de las varices esofágicas
  • Tratamiento farmacológico dirigido frente a la causa responsable de la enfermedad en cada paciente como uso de antivirales en los casos de hepatitis B o C, aporte de complejos vitamínicos y ácido fólico en la cirrosis de etiología alcohólica, o administración de quelantes en las enfermedades por depósito, etcétera.
  • Trasplante hepático: en pacientes seleccionados con enfermedad avanzada o descompensada.

Prevención de la enfermedad

Medidas preventivas para evitar el contagio de la infección por el virus de la hepatitis B y C, evitar el abuso del alcohol y de sustancias hepatotóxicas y el control del peso corporal ayudan a prevenir la mayoría los casos de cirrosis hepática.

¿Conoces el nuevo seguro de Savia? Si te preocupa la repercusión económica que puede tener para ti el ingreso tuyo o de algún familiar en el hospital, el nuevo seguro de indemnización por hospitalización MAPFRE puede darte tranquilidad.

Este seguro te garantiza una remuneración diaria en el caso de que la persona asegurada tenga una hospitalización.

Ver más detalles del seguro.

 

Dra. Cristina Muñoz Gil
Especialista en Medicina de Familia y Comunitaria
Medico consultor de Advance Medical