Ansiedad

Ansiedad

¿Qué es? En la vida diaria de todas las personas suceden eventos y aparecen circunstancias que pueden hacer sentir a la persona nerviosa, presionada o incluso amenazada. Ante estos estímulos, considerados «estresantes», el individuo debe reaccionar mediante una respuesta proporcionada […]

¿Qué es?

En la vida diaria de todas las personas suceden eventos y aparecen circunstancias que pueden hacer sentir a la persona nerviosa, presionada o incluso amenazada. Ante estos estímulos, considerados «estresantes», el individuo debe reaccionar mediante una respuesta proporcionada y adaptarse a la nueva circunstancia. Cuando la persona no es capaz de reaccionar proporcionadamente y el estímulo estresante supera su capacidad de adaptación, aparece la reacción ansiosa.

 

La ansiedad es un trastorno que se presenta con alta frecuencia en la sociedad actual y aparece cuando los elementos cotidianos superan la capacidad de adaptación.

 

Al aparecer, se suele manifestar como una respuesta desproporcionada a las amenazas o sucesos «estresantes» de la vida cotidiana. El paciente suele sentirse amenazado de manera permanente, de modo que su sistema fisiológico de alerta permanece activado durante largo tiempo, como si estuviese en peligro su vida a causa de una amenaza y ésta no cesara. Así, la persona con ansiedad manifiesta los síntomas propios de respuesta contra amenazas de un modo crónico y desproporcionado, ante estímulos que no son amenazantes.

¿Cómo se produce?

Diversas teorías intentan explicar la ansiedad crónica, y probablemente todas ellas contengan una parte de la realidad:

 

  • La ansiedad puede aparecer por un conflicto entre lo deseado y aquello que dicta la conciencia que es lo mejor; ante la contradicción de los deseos y las convicciones aparece una reacción de ansiedad;
  • La ansiedad es una reacción aprendida: cuando una persona reacciona de modo ansioso ante un estímulo determinado, con alta probabilidad reaccionará ansiosamente ante la repetición del estímulo.

Síntomas

En la reacción ante amenazas vitales, la respuesta fisiológica pone en marcha reacciones bioquímicas que preparan al organismo para una reacción de ataque-defensa o huída de la amenaza inminente. En la reacción de ansiedad, estos mismos mecanismos se ponen en marcha de modo desproporcionado, ante una amenaza que no es tal o que es mucho menos intensa o peligrosa.

 

La ansiedad presenta dos tipos de signos y síntomas:

 

Signos y síntomas físicos:

 

  • Se presentan los síntomas y signos fisiológicos de una reacción de ataque-huída: taquicardia, sudoración, temblor, disnea, tensión muscular.
  • Crisis de angustia: en ocasiones, el paciente puede percibir dolores torácicos que pueden confundirse con dolor anginoso, o puede sentir sensación subjetiva de ahogo e hiperventilar, produciéndose los síntomas de un cuadro de hiperventilación; en ocasiones, el paciente refiere tener sensación de irrealidad.

Síntomas psicológicos:

 

  • Obsesiones: pensamientos recurrentes acerca del estímulo estresante, pensamientos permanentes y recurrentes acerca de enfermedades graves o peligros inminentes,
  • Estado crónico de alerta ante posibles peligros,
  • Falta de atención ante los estímulos que anteriormente le interesaban,
  • Dificultad de concentración en otros asuntos diferentes de los peligros.

Diagnóstico

El cuadro de ansiedad tiene un diagnóstico eminentemente clínico, a través de la entrevista y la evaluación de la sintomatología que presenta el paciente. Las exploraciones complementarias no suelen evidenciar ninguna información adicional a los síntomas que el paciente exterioriza, y pueden evidenciar los signos típicos del cuadro de ansiedad. De todos modos, algunas enfermedades médicas pueden manifestar alguna sintomatología similar a los estados de ansiedad, y puede ser necesario descartarlas como origen del trastorno.

 

Los trastornos de ansiedad pueden manifestarse de muy diversos modos, siendo los cuadros más frecuentes:

 

  • Trastorno por estrés agudo: ante estímulos estresantes, el paciente puede desencadenar puntualmente una reacción excesiva.
  • Trastorno de ansiedad por enfermedad médica: ante una enfermedad grave real o hipotética, el paciente puede reaccionar de un modo excesivamente ansioso, presenta un miedo excesivo a padecer una determinada enfermedad (cancerofobia)
  • Trastorno de ansiedad inducido por sustancias: la crisis de ansiedad sucede como efecto indeseable de algún fármaco o sustancia concreta.
  • Trastorno de ansiedad no especificado: la reacción de ansiedad no tiene un origen determinado o conocido.
  • Trastorno de angustia con o sin agorafobia: presenta crisis repetidas e impredecibles de ansiedad; el paciente tiene sensación de miedo injustificado y presenta los síntomas físicos típicos del ataque de ansiedad.
  • Fobias específicas: el paciente desencadena una reacción de ansiedad ante estímulos determinados tales como objetos, personas, animales o situaciones.
  • Agorafobia sin trastorno de angustia: en él, el paciente presenta miedo a permanecer en lugares públicos.
  • Fobia social: el paciente presenta crisis de angustia ante ciertas situaciones sociales.
  • Trastorno obsesivo-compulsivo: el paciente sufre miedos y obsesiones de intensidad tal que llegan a interferir con su vida normal: el paciente debe realizar o comprobar una y otra vez aquello que le obsesiona de modo compulsivo (lavarse las manos, comprobar que las puertas o lo grifos están cerrados, abrocharse bien la ropa, etc.), de modo que a menudo no puede realizar sus tareas normales por motivo de sus comportamientos compulsivos (no duerme, llega tarde al trabajo, no puede salir de casa, etc.).
  • Trastorno de ansiedad generalizada: los pacientes tienen miedo y excesiva preocupación de un modo indefinido, presentan miedos excesivos y no realistas ante todas las situaciones de la vida normal, sin focalizar los temores ante ningún estímulo concreto.
  • Trastorno de estrés postraumático: tras un suceso realmente traumático que ha puesto en peligro la vida del paciente o que ha producido en él una reacción de gran ansiedad, el paciente puede volver a revivir o experimentar mentalmente el suceso a través de imágenes o estímulos asociados al trauma inicial, produciéndose reacciones de ansiedad ante los estímulos que puedan hacer recordar al paciente el hecho inicial.

Tratamiento

El tratamiento de la ansiedad crónica debe abordarse principalmente desde dos vertientes:

 

  • Psicoterapia o abordaje psicológico: el paciente generalmente mejora al poder hablar de sus preocupaciones de un modo libre ante una persona con conocimientos médicos o psicoterapéuticos. También son efectivas las técnicas de relajación, la terapia conductual y otros tipos de psicoterapia o abordaje psiquiátrico.
  • Farmacoterapia: a través de fármacos que reducen la respuesta excesiva de ansiedad o que mejoran el equilibrio de neurotransmisores cerebrales. El abordaje farmacológico puede ser muy efectivo, aunque en muchos casos puede no ser necesario al tratarse de cuadros leves.

Medidas preventivas

Cualquier medida o actividad que pueda redundar en un aumento de la seguridad en sí mismo de la persona o que ayude a afrontar los problemas cotidianos con mayor confianza será una medida efectiva para prevenir la aparición de un cuadro de ansiedad.

 

Así, puede ser de gran ayuda la realización de ejercicio físico, dormir adecuadamente, el mantenimiento de una dieta adecuada y la evitación de sustancias estimulantes, al igual que tener una adecuada preparación para afrontar los retos profesionales y de la vida diaria con el fin de resolver los conflictos sin tensiones o responder a los problemas diarios con determinación, entereza y objetividad.

 
 

Dra. Elisabeth Herrero i Vila

Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria Máster en Gerontología Clínica

Máster en Medicina Preventiva y Promoción de la Salud Posgrado en Psicopatología Clínica
 

Dr. Jordi Esquirol i Caussa

Medicina de Cabecera

Máster en Gerontología Clínica

Máster en Medicina Preventiva y Promoción de la Salud Máster en Bioética y Derecho
 

2018-06-10T11:31:27+02:003 noviembre, 2016|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar