Enfermedades | Respiratorias |

Neumotórax

Publicado por

Valora este artículo

¿Qué es?

Es la entrada de aire en la cavidad pleural ya sea causado directamente desde el interior del pulmón o desde el exterior (por perforación).


La cavidad pleural es el espacio existente entre el pulmón y la caja torácica. En condiciones normales existe una mínima cantidad de líquido en este espacio, llamado espacio pleural. La entrada de aire en la cavidad pleural provoca en mayor o menor grado el colapso del pulmón.

¿Cómo se produce?

Según el mecanismo de producción:


Traumáticos: debido a un traumatismo, ya sea abierto (con herida penetrante desde el exterior) o cerrado (por rotura de una costilla que favorece el paso de aire desde los pulmones a la cavidad pleural). Éstos se clasifican en iatrogénicos (por una maniobra diagnóstica y/o terapéutica) o no iatrogénicos.


Espontáneos: por la rotura de quistes o ampollas pulmonares situadas en la superficie pulmonar. Pueden ser primarios (sin patología pulmonar subyacente) o secundarios (con enfermedad pulmonar como el enfisema).

Sintomatología

Se acompaña de dolor torácico que aumenta con la inspiración, de aparición brusca acompañado de dificultad respiratoria con movimientos respiratorios rápidos y superficiales, con sudoración, palidez, hipotensión y taquicardia.

Diagnóstico

Se obtiene mediante la radiografía de tórax, que debe realizarse siembre en bipedestación. En los casos dudosos se realizará en inspiración y en espiración forzadas.

Tratamiento

El objetivo es reexpandir el pulmón colapsado y prevenir futuras recidivas.


Si el neumotórax es pequeño (< 20-30% del espacio pleural) y se trata de un primer episodio, el reposo es el tratamiento indicado, ya que el aire puede reabsorberse espontáneamente. En caso contrario será necesaria la colocación de un tubo de drenaje conectado a un aspirador para la curación del neumotórax.


La pleurodesis (cirugía de las bullas) se plantea en casos graves como p.ej en la afectación de ambos pulmones.


Existe un porcentaje de entre el 20 y el 50% de probabilidades de repetición de un neumotórax tras un primer episodio. La prevención de las recidivas va encaminada a sellar de forma química la unión entre la pleura parietal (la membrana que recubre el interior de la caja torácica) y la pleura visceral (membrana que envuelve al pulmón).

 
 

Dra. Laura Cristel Ferrer

Especialista en Medicina de Familia y Comunitaria

Médico colaborador con Advance Medical
 

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

TE RECOMENDAMOSx