Enfermedades | Tratamientos del cáncer |

HIFU- Técnica de ultrasonidos focalizados de Alta Intensidad

Publicado por

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp
Valora este artículo

HIFU técnica de ultrasonidos focalizados de Alta Intensidad

La técnica de ultrasonidos focalizados de Alta Intensidad, cuyas siglas son HIFU (High Intensity Focused Ultrasound), es mínimamente invasiva y consiste en la emisión de ondas de ultrasonidos que actúan causando daño en los tejidos sobre los que incide. El objetivo es focalizar la energía de un haz de ultrasonidos de alta frecuencia en un volumen pequeño de tejido, calentándolo hasta una determinada temperatura, y consiguiendo la destrucción y muerte de las células del tejido tumoral. Es un procedimiento que se realiza en el quirófano, con anestesia general o regional en función de tipo de tumor a tratar.
 

LO QUE DEBES SABER…

 

  • HIFU la técnica de ultrasonidos focalizados de Alta Intensidad esta basada en la emisión de ondas de ultrasonidos que actúan causando daño en los tejidos sobre los que incide.
  • La mayor experiencia se ha registrado en el tratamiento del cáncer hepático, útero y próstata. También se ha utilizado en el tratamiento de tumores pancreáticos y de riñón.
  • Es una técnica no invasiva que evita los inconvenientes de tratamientos más agresivos como la cirugía, pero es una terapia emergente de la que no existen estudios con largo seguimiento de pacientes.

 

Aplicaciones de HIFU técnica de ultrasonidos focalizados de alta intensidad

Actualmente es una alternativa a la resección quirúrgica en el tratamiento de tumores sólidos. Idóneamente estaría indicada en tumores pequeños, localizados y de órganos sólidos (como el Tratamientos del cáncer HIFUriñón). Todavía es una terapia emergente, es decir, ya se dispone de resultados, pero debido a la escasa experiencia internacional de esta técnica resulta muy difícil interpretar el control posterior del tumor, al no estar consensuados, a nivel internacional, los criterios de fracaso de tratamiento. Además, no existen estudios con largo seguimiento de pacientes para establecer conclusiones sobre el beneficio de supervivencia de los pacientes tratados.

La mayor experiencia se ha registrado en el tratamiento del cáncer hepático, útero y próstata. También se ha utilizado en el tratamiento de tumores pancreáticos y de riñón. En determinadas enfermedades neurológicas, en las que existe una zona de tejido cerebral responsable de la sintomatología, como es el temblor característico de la enfermedad de Parkinson, también se está utilizando con resultados satisfactorios y esperanzadores. Mediante el HIFU se queman los núcleos del cerebro disfuncionantes que causan el temblor discapacitante.

En medicina estética se emplea para el rejuvenecimiento facial (aumento de las fibras de colágeno y elastina), no exento de complicaciones por lo que ha de asegurarse que se realiza en un centro y con profesional sanitario adecuado.
 

 

Ventajas e inconvenientes

Es una técnica no invasiva que evita los inconvenientes de tratamientos más agresivos como la cirugía. El proceso de recuperación es más rápido, sin las complicaciones inherentes a la cirugía.

Del mismo modo que la radiación o la crioterapia, su gran inconveniente es que, si el tratamiento no cura el tumor, y se requiere de un segundo tratamiento de rescate, la posibilidad de cirugía prácticamente no existe debido al altísimo número de complicaciones de operar un tejido previamente tratado con HIFU.

Complicaciones y contraindicaciones

Esta técnica puede estar contraindicada en pacientes con alteraciones de la coagulación, enfermedades neuromusculares, enfermedades del tejido conectivo, pacientes con marcapasos o desfibriladores, con implantes metálicos, entre otros. Se ha de valorar el riesgo/beneficio de forma individual.

Por otro lado, a mayor tamaño tumoral, proceso más largo y laborioso, limitaciones técnicas según la situación anatómica del tumor (por dificultad en el paso de las ondas) y quemaduras cutáneas.

No es posible tratar tumores localizados en órganos que contengan gas (como en el pulmón o en el estómago) dado que el ultrasonido no se propaga (rebota). Tampoco está indicado en los tumores óseos puesto que este tipo de tejido atenúa los ultrasonidos.

 

 

Dra. Eva Ormaechea

Especialista en Medicina intensiva

Médico consultor de Advance Medical

 

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

TE RECOMENDAMOSx