3 Min de lectura | En algunas ocasiones caminar de una forma inadecuada puede dar lugar a molestias o incluso lesiones tanto a nivel de articulaciones como de músculos. Una manera de evaluar cómo camina una persona y ver si existe alguna alteración es realizando un estudio biomecánico de la marcha o estudio biomecánico de la pisada.

El estudio biomecánico de la marcha permite realizar un análisis del pie en posición estática, sin que la persona se mueva. También de forma dinámica, observando la forma de caminar del paciente y analizando toda una serie de datos que proporciona el estudio, así como la relación de los pies al caminar con otras estructuras, como la rodilla, la cadera y la columna vertebral.

Realizar esta prueba puede ayudar a prevenir lesiones musculares y osteoarticulares tales como los esguinces de repetición, dolores en los dedos de los pies, espolones calcáneos, fascitis plantares, tendinitis o lesiones por sobrecarga de una articulación, entre otras. A cada paso que se da los pies soportan una presión que equivale a tres veces el peso de la persona, de ahí que sea esencial caminar de una manera adecuada.

Este estudio es de especial relevancia para las personas que se dedican al deporte de manera profesional, pues su manera de correr y apoyar los pies puede influir en su rendimiento y minimizar el riesgo de lesiones; de ahí que el estudio biomecánico de la marcha se lleve a cabo en todos los centros de alto rendimiento para deportistas.

Fases del estudio biomecánico de la marcha

El estudio biomecánico de la marcha consta de varias fases y es una prueba indolora que no precisa ningún tipo de preparación y que dura menos de una hora.

Exploración del paciente

Primeramente se explora al paciente, observando las estructuras musculares y articulares, la nivelación de las caderas, las posibles alteraciones de los pies y los ángulos de flexión y extensión del pie, así como la capacidad de inclinarse hacia dentro y hacia fuera.

Análisis estático y dinámico de la huella plantar

Para ello se utiliza una plataforma de presiones, que es una plataforma con unos sensores que detectan la presión que se ejerce sobre ellos tanto al apoyar los pies sin moverse como al caminar. Esta información se trasmite a un programa informático que la transforma en unas imágenes que permiten ver cuáles son los puntos de máxima presión tanto al permanecer quieto como al caminar y las posibles alteraciones de la marcha. Es más, se registran todas las fases de la pisada, el apoyo del talón, el del medio pie, el apoyo del pie completo, el despegue del talón y el despegue del resto del pie, evaluando las presiones ejercidas y la duración de estas en cada fase de la pisada.
por ejemplo:

  • Si el paciente carga más sobre un pie que sobre el otro.
  • Si tiende a volcar el pie hacia dentro o hacia fuera con cada pisada.
Mientras se realiza el estudio se lleva a cabo una grabación de la marcha mediante cámaras de vídeo de alta velocidad que permiten tomar 1200 imágenes por segundo, lo cual permite observar alteraciones que a simple vista no se detectarían, así como evaluar las angulaciones articulares.

¿Qué se detecta con esta fase?

La realización de este estudio permite detectar alteraciones de la marcha que a simple vista y con una exploración física no se detectarían fácilmente. Si existen zonas de mucha presión o donde el apoyo sobre las mismas es excesivamente prolongado en el tiempo, con esta información los especialistas pueden confeccionar unas ortesis plantares, es decir, unas plantillas, que minimicen estos defectos. Esto, por ejemplo, es de mucha utilidad para prevenir las lesiones ulcerosas por presión en los pacientes diabéticos.

¿A quién se recomienda?

El estudio biomecánico de la marcha es muy sencillo y cualquier persona que lo desee se lo puede realizar, pero puede ser de mucha importancia para personas que practican con asiduidad deportes que suponen un impacto constante y a gran presión sobre el pie También para pacientes con dolores articulares de larga evolución o en pacientes diabéticos para prevenir posibles lesiones.

Lo que debes saber:
  • Sirve para evaluar cómo camina una persona y ver si existe alguna alteración que deba corregirse.
  • Puede ayudar a prevenir lesiones musculares y osteoarticulares como esguinces de repetición, dolores en dedos de los pies, espolones calcáneos, fascitis plantares, tendinitis…
  • Esta prueba es importante para personas deportistas, sobre todo profesionales, y está incluida en algunos seguros de salud.

 

¿Tienes dudas? Regístrate en Savia, la plataforma de servicios de salud digital de MAPFRE y habla con un médico por chat o videoconsulta para que te oriente sobre este estudio. Además podrás comprar un estudio biomecánico de la marcha al mejor precio y con los mejores especialistas.

REGÍSTRATE GRATIS

 

Equipo Médico
Advance Medical