¿Cómo se realiza una biopsia muscular?

///¿Cómo se realiza una biopsia muscular?

¿Cómo se realiza una biopsia muscular?

La biopsia muscular es una técnica que se utiliza para diagnosticar enfermedades que afectan por diferentes causas a la musculatura. La muestra de músculo se consigue gracias a la inserción de una aguja en el grupo muscular a investigar.

La biopsia muscular es una técnica de diagnóstico invasiva que consiste en extraer una pequeña muestra de tejido muscular para poder analizarlo en el laboratorio. Está técnica se utiliza para diagnosticar enfermedades que afectan por diferentes causas a la musculatura.

La muestra de músculo se consigue gracias a la inserción de una aguja de biopsia en el grupo muscular que se desea investigar. En general el material que se obtiene suele ser suficiente para el diagnóstico. En caso de que fuese preciso una muestra de material mayor, sería necesario realizar una biopsia abierta, que consiste en realizar una pequeña incisión en la piel para poder extraer mediante sección una mayor cantidad de tejido muscular.

Cómo se realiza

La extracción de la biopsia muscular mediante punción se suele realizar tras anestesiar la zona primero con anestesia local para que no sea tan doloroso. En función del grosor del músculo biopsiado y de la cantidad de tejido subcutánea la punción puede ser más o menos dolorosa. Durante el procedimiento puede notar la presión de la aguja y una molestia leve. Una vez haya pasado el efecto de la anestesia es probable que se note una molestia y que aparezca un hematoma en la zona de la punción, que se irá reabsorbiendo en unos días.

Biopsia abierta

En el caso de la biopsia abierta es probable que se someta al paciente a una anestesia local y quizás a una sedación y que en el posoperatorio tras la biopsia tenga algo más dolor y el hematoma sea mayor. Es probable que tengan que darse puntos de sutura en función del tamaño de la herida. Como en todo procedimiento quirúrgico en el cual hay una herida, ya sea en la biopsia abierta o por aguja, puede haber riesgo de infección de la herida y sangrado, así como los ya mencionados hematomas.

La elección del músculo a biopsiar en cualquiera de los dos casos dependerá en ocasiones de la presencia de síntomas, como la debilidad o el dolor muscular. Para el estudio de enfermedades con una afectación muscular más generalizada o difusa, se suele tomar muestras de músculos grandes y de fácil acceso, como pueden ser el bíceps, el músculo deltoides en la zona del hombro o los cuádriceps en los muslos.

En qué consiste el procedimiento

El procedimiento en sí ese muy breve, unos pocos minutos, algo más en caso de ser una biopsia abierta, y tras realizar la prueba se deja al paciente un tiempo prudencial en observación (menos de una hora) para ver que no haya un sangrado importante y el dolor esté controlado y se da el alta. En el domicilio se tiene que procurar mantener la herida seca y limpia. Si le han dado puntos tendrán que retirarse en una semana aproximadamente. En caso de que haya un dolor intenso, fiebre, sangrado, enrojecimiento o hinchazón importante sería necesario acudir a urgencias.

tejido muscular

Cuándo es útil

Son varias las enfermedades en las cuales realizar una biopsia muscular puede ser útil para llegar a un diagnóstico, sobre todo en aquellas que causan una debilidad muscular cuya causa se desconoce. Algunas de estas enfermedades son:

  • Distrofia muscular. Este término bastante amplio engloba toda una serie de enfermedades genéticas hereditarias que afectan a músculos y articulaciones, así como a otros órganos, en las cuales el tejido muscular se ve sustituido por grasa, lo cual dificulta en mayor o menor grado la función muscular. Algunas de las distrofias musculares más habituales son la distrofia muscular de Duchenne y la distrofia muscular de Becker.
  • Miastenia gravis. Es una enfermedad autoinmune en la cual se forman autoanticuerpos que destruyen las conexiones neuromusculares, donde se insertan los nervios en la placa motora muscular, lo cual afecta a los músculos voluntarios del organismo, sobre todo la musculatura ocular, bucal, de la garganta y de las extremidades superiores e inferiores.
  • Esclerosis lateral amiotrófica (ELA). Es una enfermedad degenerativa que afecta a los nervios que controlan la musculatura voluntaria y que provoca parálisis progresiva.
  • Polimiositis. Es otra enfermedad autoinmune que afecta a la musculatura esquelética y causa debilidad, sobre todo a nivel proximal de las extremidades, la parte más cercana al tronco.
  • Dermatomiositis. Es otro trastorno autoinmune que afecta al metabolismo del colágeno que provoca afectación cutánea, así como inflamación muscular y del tejido graso subcutáneo, lo cual conlleva debilidad muscular.
  • Triquinosis. Es una infección causada por un parásito que se puede contraer al ingerir carne cruda que no cumpla las medidas higiénicas y que puede causar debilidad y dolor muscular.
  • Toxoplasmosis. Es otra infección parasitaria que invade el tejido muscular y puede afectar también al sistema nervioso central.
  • Ataxia de Friedreich. Es una enfermedad genética cuyos pacientes ven alterados el equilibrio y la coordinación.

Si la biopsia muscular está contraindicada por algún motivo, una prueba alternativa puede ser la realizacion de un electromiograma, que mide la conducción eléctrica de la musculatura tanto en estado de reposo como cuando la musculatura se contrae. Esta prueba nos puede dar información sobre el funcionamiento de la musculatura, pero no permite valorar el tejido muscular, que es en ocasiones la única manera de llegar a un diagnóstico concreto.

En caso de tener que someterse a una biopsia muscular consulte al médico que se la haya indicado todas las dudas que esta prueba le pueda suscitar.

Lo que debes saber…

  • Está técnica se utiliza para diagnosticar enfermedades que afectan por diferentes causas a la musculatura.
  • Hay varias enfermedades en las que realizar una biopsia muscular puede ser útil para llegar a un diagnóstico, sobre todo en las que causan una debilidad muscular de causa desconocida.
  • En caso de que la biopsia muscular esté contraindicada por algún motivo, una prueba alternativa puede ser la realización de un electromiograma.

Dr. David Cañadas Bustos
Médico consultor de Advance Medical

2019-05-27T08:08:48+02:007 mayo, 2019|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar