Salud Familiar | Mayores | Enfermedades |

Malabsorción

Publicado por

Es el conjunto de síntomas y signos que resultan de la alteración en la absorción intestinal de nutrientes, vitaminas y elementos trazas. El tipo de malabsorción, el nutriente afectado y la clínica que se exprese depende del segmento intestinal comprometido.
 

En los ancianos no hay cambios en la arquitectura del intestino delgado, ni hay cambios en la función de barrera epitelial. En cambio, sí que hay una disminución de los plexos nerviosos de la pared intestinal, con los que puede haber trastornos de la motilidad.
 

Salud Mayores. Patología digestiva en personas mayores. Malabsorción

Asimismo, puede haber disminución en el transporte de aminoácidos y azúcares por alteración en la actividad de los enzimas de las vellosidades intestinales o por disminución de los transportadores de los nutrientes desde la luz intestinal hasta el torrente sanguíneo.
 

No se ha demostrado alteración en la absorción de las grasas sólo atribuible a la edad y la absorción de vitaminas es mantenida; si hay déficits de vitamina B12 se tendrá que pensar en gastritis atrófica, o si lo hay de vitamina D puede ser por problemas renales.
 

La sospecha de malabsorción en el anciano no debe atribuirse en primera instancia a la edad; cualquier causa de malabsorción que afecte a jóvenes puede afectar al anciano.

Las causas más frecuentes de malabsorción en las personas mayores son:

  • Sobrecrecimiento bacteriano
  • Enfermedad celiaca.
  • Enfermedad inflamatoria intestinal (en especial Crohn).
  • Enfermedades por depósito de sustancias en las vellosidades (amiloidosis, Whipple).
  • Isquemia intestinal.
  • Alteraciones endocrinológicas.
  • Esclerodermia.
  • Otras enfermedades intestinales.

La clínica de la malabsorción suele ser la siguiente:

  • Pérdida de peso o fallo en su mantenimiento.
  • Signos hematológicos.
    • Anemia megaloblástica (deficiencia de vitamina B12 o ácido fólico)
    • Anemia ferropénica.
    • Trastornos de la coagulación (déficit de vitamina K).
  • Clínica neurológica.
    • Deficiencia de vitamina B12: Psicosis paranoide.
    • Deficiencia de vitamina D: Hipocalcemia (tetania , calambres)
  •  Clínica dermatológica.
    •  Deficiencia de zinc: de forma aguda, rash y eccema cutáneo; de forma crónica, alopecia y pobre cicatrización.
    •  Deficiencia de hierro: lesiones en labios (queilitis, queilosis), uñas deformadas (onicogrifosis)
  •  Osteoporosis / osteomalacia por déficit de vitamina D.
  •  Gastrointestinales.
    • Diarrea: suele ser el principal motivo de consulta.
    • Esteatorrea (heces con excesiva grasa): por insuficiencia pancreática exocrina.
    • Flatulencia y distensión abdominal: por la fermentación colónica de carbohidratos.
  • Síntomas inespecíficos.

Boletín de Noticias Canal Salud

Cuando se sospecha una malabsorción en el paciente mayor se ha de tener en cuenta que la historia clínica es más difícil de realizar por las características de los ancianos: enfermedades coexistentes, polifarmacia, dificultades cognitivas y de los sentidos, etc.
 

Se deben tener en cuenta los antecedentes de enfermedades (especial atención en antecedentes quirúrgicos y radioterapia), fármacos que se estén tomando prescritos por facultativos o mediante automedicación, al igual que remedios caseros o alternativos y suplementos nutricionales. Es importante saber también los hábitos de toma de alcohol y tabaco.
 

Después, en la exploración física es esencial valorar el peso, la cantidad y distribución de la grasa corporal y de la masa muscular, la presencia de lesiones cutáneas y las alteraciones en la exploración del abdomen (presencia de gas, aumento del tamaño de vísceras, etc.).
 

Las pruebas complementarias irán en función de la alteración que se sospeche, pero un estudio básico podría comprender analítica completa de sangre, radiografía simple de abdomen, ecografía abdominal y endoscopia digestiva (gástrica y/o de colon, según clínica). En situaciones especiales se puede llegar al estudio de intestino delgado (biopsia), tomografía axial computadorizada (TAC) o resonancia magnética nuclear (RMN) abdominal (con valoración de la circulación visceral o no).
 

El tratamiento de los síndromes de malabsorción tiene como objetivos corregir el déficit de nutrientes e identificar y tratar la causa una vez realizado el proceso diagnostico. En las causas más frecuentes en los ancianos el tratamiento, además de la corrección de los déficits nutricionales detectados, se individualizará en función del origen:
 

  • Sobrecrecimiento bacteriano: Antibioticoterapia, según el resultado de los cultivos de aspirado del intestino.
  • Enfermedad celiaca: Dieta libre de gluten.
  • Isquemia Intestinal: control estricto de los factores de riesgo cardiovascular (tensión arterial, dislipemia, abstención de tabaco).
 

 

Dra. Montse Queralt

Especialista en Medicina de Familia y Geriatría

Médico Consultor de Advance Medical
 

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+TuentiMeneameEmail

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre