Enfermedades | Digestivas |

Enfermedad celíaca

Publicado por

¿Qué es?

La enfermedad celiaca o sprue celiaco es una enfermedad crónica del aparato digestivo. Aparece en personas genéticamente predispuestas y consiste en una intolerancia al gluten. El gluten es una proteína presente en muchos cereales como el trigo, la cebada, el centeno y la avena. Esta intolerancia es permanente y se mantiene a lo largo de toda la vida. El contacto con esta proteína produce una lesión grave de la mucosa del intestino delgado que se manifiesta como una atrofia de las vellosidades intestinales. Ello provoca una absorción inadecuada de los nutrientes (proteínas, grasas, hidratos de carbono, vitaminas y sales minerales).

 

Se trata de la enfermedad crónica intestinal más frecuente en España. Puede aparecer tanto en edades infantiles como en adultos.

¿Cómo se produce?

La enfermedad celiaca es el resultado de la combinación de factores genéticos e inmunológicos. Existe una predisposición genética en determinadas personas a las que la exposición al gluten desencadena la enfermedad celiaca. La ingesta de gluten desencadena una respuesta autoinmune con aparición de anticuerpos específicos. La pared del intestino delgado está cubierta por vellosidades intestinales, es decir, pequeñas prolongaciones en forma de dedo que aumentan su área de absorción. La ingesta de gluten produce una inflamación y lesión de estas vellosidades impidiendo así la correcta absorción de los nutrientes.

Síntomas

Existen formas asintomáticas de la enfermedad que pueden cursar de forma silente durante años.

 

El tiempo que pasa desde el primer contacto con el gluten y la aparición de síntomas es variable entre paciente y paciente. Además, los síntomas de la enfermedad celíaca y el momento de aparición pueden variar significativamente de una persona a otra. Así existen formas precoces que debutan en la infancia con síntomas antes de los 9 meses de edad tras introducir el gluten. Otras formas más tardías aparecen en niños mayores de dos años o en la edad adulta. Las personas sin síntomas tienen riesgo de sufrir las complicaciones de la enfermedad por lo que se han de tratar igualmente.

 

Entre el listado de síntomas más frecuentes se incluyen:

 

  • Diarrea crónica, dolor y distensión abdominal.
  • Pérdida de peso.
  • Estreñimiento.
  • Detención de la curva de peso y crecimiento en niños y bebés.
  • Vómitos.
  • Falta de apetito.
  • Anemia.
  • Irritabilidad.
  • Pérdida de masa muscular.

Debido a la carencia de nutrientes por la mala absorción causada por la atrofia de las vellosidades pueden aparecer otros síntomas derivados como: alteraciones del crecimiento y raquitismo, alteraciones del esmalte dental, fracturas espontáneas, erupciones cutáneas, artritis, esterilidad, osteoporosis, anemia, pérdida del cabello, alteraciones menstruales y calambres musculares, ansiedad y depresión, entre otros.

 

Por otro lado, existen una serie de enfermedades asociadas, es decir, que se presentan con mayor frecuencia de la esperada en pacientes con enfermedad celiaca como son la dermatitis herpetiforme, enfermedades hepáticas, el síndrome de Down, intolerancia a la lactosa y enfermedades autoinmunes con la diabetes mellitus tipo I, el vitíligo, la psoriasis o enfermedades tiroideas.

 

Las complicaciones más graves asociadas si la enfermedad no se trata son la aparición de cánceres en el tracto digestivo y cánceres hematológicos (linfomas), además de enfermedades derivadas de los déficits nutricionales como la osteoporosis.

Diagnóstico

La prueba diagnóstica definitiva es la biopsia intestinal. Consiste en tomar una muestra de tejido del intestino delgado, donde se observará al microscopio la ausencia de vellosidades intestinales. Esta prueba siempre se ha de realizar sin eliminar el gluten de la dieta.

 

Además existen una serie de marcadores en sangre (anticuerpos) indicativos de la enfermedad cuando aparecen elevados: antigliadina, antiendomisio y antitransglutaminasa. Se indican cuando existe sospecha de enfermedad, si salen positivos se lleva a cabo la biopsia intestinal.

 

En la analítica en sangre se puede encontrar anemia y alteraciones de algunos parámetros metabólicos indicativos del déficit nutricional.

 

También existen pruebas genéticas en sangre para ayudar a determinar quién puede estar en riesgo de padecer enfermedad celíaca.

Tratamiento

No existe un tratamiento farmacológico. El único tratamiento es la supresión total del gluten en la dieta. Ello conlleva la recuperación clínica y la normalización del tejido intestinal, generalmente en adultos a los dos años y en niños al año del tratamiento dietético.

 

La dieta debe seguirse durante toda la vida. Debe evitarse tomar incluso pequeñas cantidades de gluten ya que pueden ser igualmente dañinas y provocar alteraciones importantes.

 

La dieta sin gluten debe basarse en alimentos naturales y frescos que no lo contengan: leche, carne, pescado, huevos, fruta, verdura, legumbres y los cereales libres de gluten (maíz, arroz, mijo y sorgo).

 

En la actualidad existe una amplia gama de productos especiales sin gluten que incluyen harinas de cereales, pasta, bollería, galletas, etc. pero tienen el inconveniente de un elevado coste económico.

 

El gluten se utiliza mucho en la industria alimentaria ya que se usa para vehiculizar conservantes, aromas y diferentes aditivos alimentarios por lo que pueden contenerlo alimentos que normalmente no lo llevan. Todos los pacientes con diagnóstico de enfermedad celiaca deben contactar con las Asociaciones de Celiacos para informarse adecuadamente de la “Lista de alimentos sin gluten”. Como norma general, si se sospecha que un producto puede contener gluten, no debe consumirse.

 

En aquellos casos en los que sea necesario, por déficits nutricionales detectados, deben indicarse suplementos de vitaminas y minerales para corregirlos.

 

Es recomendable el asesoramiento de expertos en nutrición, ya que la dieta sin gluten ha de integrarse dentro de una dieta sana y equilibrada adaptada a las necesidades individuales de cada paciente.

Prevención

Dado que la causa exacta se desconoce, no existen medidas de prevención para evitar la enfermedad celiaca. Sin embargo, el conocimiento de los factores de riesgo (como tener un familiar que sufra de este trastorno) puede permitir obtener un diagnóstico precoz y así un tratamiento adecuado cuanto antes.

 

De interés

 

Asociaciones de Pacientes:

 

  • Federación de Asociaciones de Celíacos de España
  • Otras asociaciones pertenecientes a FACE
  • Asociación de Celíacos de Madrid
  • Celíacos de Cataluña
  • Asociación de Sociedades de Celiacos Europeas (AOECS)
  • Celiac Sprue Association
  • Celiacos Jóvenes de Europa

 
 

Dra. Eva Ormaechea Alegre

Especialista en Medicina Intensiva

Medico consultor de Advance Medical
 

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+TuentiMeneameEmail

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

TE RECOMENDAMOSx