////Extracción y almacenamiento de la leche materna

Extracción y almacenamiento de la leche materna

4 minutos | En algunas ocasiones la continuidad de la lactancia materna puede verse afectada por diversos factores: incorporación al trabajo de la madre, viajes, salidas puntuales fuera del domicilio sin el bebé…

En estos casos, para mantener la producción de leche materna, si no es posible dar el pecho hay que realizar un método de extracción. En otros casos la extracción de la leche materna puede ser necesaria para aliviar las molestias del cúmulo de leche, en casos de mastitis o bien por la toma de alguna medicación por parte de la madre que no sea compatible con la lactancia materna.

Métodos de extracción de la leche materna

Antes de la extracción y la manipulación del pecho es aconsejable lavarse bien las manos, la ducha diaria será lo único necesario para la limpieza de las mamas. Existen 2 tipos de extracción y el tiempo necesario para ello suele ser de unos 30 minutos:

Extracción manual

Para estimular la bajada de la leche se deben preparar ambos pechos masajeándolos, frotándolos y sacudiéndolos para favorecer la salida o eyección de la leche (se deben masajear ambos pechos). El masaje debe hacerse con movimientos circulares de las yemas de los dedos y se puede aplicar calor local para favorecer la salida de la leche. ¡Esto es lo que debes hacer!

  • Se realiza con los dedos pero se necesita una gran destreza y entrenamiento. Se colocan los dedos índice y pulgar en forma de “C” a unos 3 ó 4 centímetros por encima del pezón. Se debe empujar los dedos hacia atrás y rodarlos después hacia el pezón, de manera rítmica. Se debe rotar la posición de los dedos para vaciar todos los conductos de la mama. También puedes probar a sacudir ambos pechos suavemente hacia delante para que la gravedad favorezca la eyección de leche.
  • Es muy recomendable que la mujer esté en un lugar tranquilo y a poder ser que tenga cerca alguna foto del bebé o alguna pieza de ropa que pueda oler y tocar (lo ideal es abrazar al bebé, ya que este contacto físico piel con piel favorece la secreción de prolactina, la hormona que produce la leche).

Extracción con sacaleches

Es el método más rápido y práctico si la extracción de leche va a ser más o menos frecuente. Los sacaleches pueden ser manuales y bien automáticos; además los hay con un extractor o dobles (para la extracción de la leche en los dos pechos al mismo tiempo). Los sacaleches automáticos de “alta gama” o de uso hospitalario se pueden alquilar en las farmacias (estarían indicados para situaciones donde la madre se extrae toda la leche materna para ofrecérsela a su bebé). Tras su uso todas las piezas se deben limpiar meticulosamente.

Conservación de la leche materna

Lo ideal es que el bebé consuma la leche materna lo antes posible tras su extracción; en la mayoría de ocasiones esto no es posible y la leche debe ser almacenada. Se deben guardar volúmenes pequeños de leche (máximo 100 ml) e identificar el recipiente con la fecha del día de la extracción. La conservación de la leche materna se podría semejar a la de un bistec de carne, pero con matices. Además, el envase que utilices para guardar la leche se debe limpiar meticulosamente con agua caliente y jabón, aclararlos bien y secar antes de cada uso. Puede utilizarse el lavavajillas sin problemas, aunque no se recomienda la esterilización de forma rutinaria.

  • Calostro o leche que se produce los primeros días tras el parto: a temperatura ambiente entre 27-32 ºC se puede conservar unas 12 horas; en la nevera se conserva una semana.
  • Leche madura: se debe almacenar a temperatura ambiente
    • 15ºC: 24 horas
    • 19-22 ºC:10 horas
    • 25 ºC: 4 a 6 horas
    • 30 a 38ªC:4 horas
  • Refrigerada, es decir, en nevera y entre 0 y 4 ºC: 3-4 días
  • Congelada
    • Congelador dentro de la misma nevera: 2 semanas
    • Congelador tipo combi: 3-4 meses (la temperatura no es constante y varía cuando la puerta se abre con cierta frecuencia)
    • Congelador separado, tipo comercial, con temperatura constante de (-19 ºC): 6 meses

Tipos de envase

Los mejores envases para congelación son por orden:

  1. Cristal
  2. Policarbonato (plástico duro transparente)
  3. Polipropileno (plástico duro traslúcido)
  4. Otra opción son las bolsas de plástico especialmente comercializadas para almacenar leche materna.

Cómo congelar y calentar la leche extraída

  • La leche se puede descongelar bajo el chorro de agua fría primero y gradualmente ir aumentando el calor del agua del grifo hasta que esté tibia, a unos 37º. También se puede descongelar pasándola del congelador al frigorífico o bien a temperatura ambiente.
  • Es correcto calentarla al baño María o con el calienta-biberones.
  • NO se debe calentar directamente en el fuego o en el microondas ya que las inmunoglobulinas (defensas que la madre pasa al bebé mediante la lactancia materna) pueden ser dañadas.

Otras recomendaciones

  • Recuerda que siempre se debe agitar antes de comprobar la temperatura (la mejor zona para comprobar la temperatura es en la parte interna de la muñeca).
  • La leche descongelada se puede guardar en nevera 12 horas pero NUNCA volver a congelar.
  • Si se ha de transportar de un lugar a otro es imprescindible el uso de una bolsa isotérmica que mantenga la temperatura.
  • ¿Olor rancio? Se puede notar que la leche tiene un olor rancio al descongelarla, es por la acción de la lipasa de la leche. No hay evidencia de que esta leche ranciada sea perjudicial para el bebé, pero la mayoría la rechazan. Para prevenirlo, se puede escaldar la leche (calentar hasta observar que se empieza a formar espumita por los bordes del recipiente) y luego dejar enfriar y congelar. Una vez que tiene olor rancio no se puede hacer nada para eliminarlo.
Dra. Esther Martínez García
Especialista en PediatríaMédico consultor de Advance Medical

2020-06-25T08:47:33+02:003 noviembre, 2019|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.