Uso adecuado de las mesas de luz para niños

////Uso adecuado de las mesas de luz para niños

Uso adecuado de las mesas de luz para niños

Las mesas de luz han sido toda una revolución en el aprendizaje y estimulación sensorial de los niños. Es un recurso divertido y didáctico, que juega con la luz y está inspirado en la pedagogía Reggio Emilia.

Las mesas de luz son un estímulo visual potente, es recomendable saber cómo utilizarlo de la mejor manera posible, ya que sus principales usuarios son niños muy pequeños con una visión todavía en desarrollo.

¿Qué es una mesa de luz?

Una mesa de luz es simplemente una tabla cuya superficie está iluminada. Hay una gran variedad de formatos y calidades: cajas o cajones de plástico portátiles, mesas de madera con luces LED incluso pantallas portátiles muy finas.
Las mesas de luz se empiezan a utilizar como recurso didáctico y sensorial a partir de los 18 meses, aunque hay familias o centros educativos que pueden empezar antes. Se basa en el enfoque pedagógico Reggio Emilia. Esta pedagogía de la primera infancia se basa en la visión de que todo niño es fuerte, capaz y flexible, portador de un gran potencial y una curiosidad innata que le lleva a descubrir el mundo que le rodea, construyendo su propio aprendizaje siempre y cuando se le proporcione un ambiente enriquecido y adecuado. El nombre de Reggio Emilia se debe a que esta pedagogía se desarrolló en la ciudad italiana con el mismo nombre.

¿Por qué es un recurso didáctico tan interesante?

Es un estímulo sensorial visual fantástico, que permite al niño ver más allá: colores más intensos, transparencias, detalles al jugar con materiales niños dibujando en una mesa de luztranslúcidos o trabajar con siluetas.
La mesas de luz tiene un poder cautivador y mágico por sí misma, cualquier material, por sencillo que parezca, se transforma en algo especial y diferente, como la arena, la sémola o las piezas transparentes de colores. Los niños suelen concentrarse y relajarse durante largos periodos de tiempo favoreciendo el juego libre.
Podemos resumir los beneficios de la mesa de luz en:

  • Potencia la curiosidad y la motivación por aprender desde “el hacer” y la experimentación.
  • La luz y los materiales favorecen la concentración.
  • Se puede trabajar de una manera muy original muchos aspectos del aprendizaje, desde la lectoescritura, a las matemáticas, actividades científicas o la orientación espacial.
  • Favorece el juego libre, potencia la creatividad y la imaginación.
  • La estimulación sensorial es muy potente, tanto visual como táctil. Favorece la integración sensorial.
  • Las actividades que se pueden proponer proporcionan un nivel de disfrute y relajación muy interesantes para el niño.

Sin embargo, no todo vale y no toda mesa de luz es recomendable para el trabajo con niños. La calidad es muy importante y debe cumplir unos mínimos de seguridad para proteger la visión del niño.
Lo primero de todo es que la luz debe ser adecuada y estar repartida de forma uniforme, evitando que se vean puntos o zonas oscuras y zonas de mayor intensidad en otra parte de la superficie de trabajo. Las diferentes intensidades pueden dañar la visión del niño.

¿Son seguras las luces LED?

manos pintadas en mesa de luzRespecto al uso de las luces LED ha habido bastante controversia sobre sus efectos sobre la salud.
Un estudio realizado en España ha confirmado que el principal problema de estas fuentes de iluminación LED es que emiten luz blanca, pero con un alto contenido de radiaciones de la banda del azul. Esta luz azul es la que puede afectar a nuestra retina. Debemos saber que la retina es un tejido sensible que nunca se regenera, es decir, nacemos y morimos con la misma retina.
La Comisión Europea y su Comité Científico de Salud, Medio Ambiente y Riesgos Emergentes publicó en 2018 un documento sobre los riesgos potenciales para la salud humana de los Diodos Emisores de Luz (LED).
Parece que no hay evidencia de efectos adversos directos para la salud de los LED en el uso normal (iluminación y pantallas) por parte de la población sana. Lo que sí advierte es que los niños tienen una mayor sensibilidad a la luz azul. Los LED azules (entre 400 nm y 500 nm), incluidos los de los juguetes, pueden ser muy deslumbrantes y pueden ocasionar retinopatía fotoquímica en niños menores de tres años. Los ojos de los niños son más sensibles a la luz porque dejan pasar mayor cantidad de esta que los adultos.

La luz, la melatonina y el sueño

Usar la mesa de luz por la noche no es la mejor opción. El uso de pantallas durante la noche reduce la producción de melatonina, la hormona que regula en ciclo de sueño-vigilia. Esta disminución puede producir alteraciones del sueño y del metabolismo. Los adolescentes y los niños son muy sensibles a la exposición luminosa.
En la Universidad de Colorado se realizó un estudio de exposición a la luz en niños pequeños antes de irse a dormir. Durante el juego con mesas de luz se producía una reducción de melatonina casi al 90% y los efectos duraban al finalizar la exposición a la luz. Cincuenta minutos después de que se apagase la luz, la mayoría de los niños no alcanzaba el 50% de los niveles normales de melatonina. Como conclusión a estos resultados, vale la pena no exponer a los niños a pantallas una hora antes de irse a dormir.

Problemas del abuso de pantallas

En resumen, los problemas de salud derivados de un uso abusivo de pantallas o trabajo con luz directa, como las mesas de luz, pueden desarrollar:

  • Ojo seco: esto es debido a que se generan unos niveles de atención muy elevados que disminuyen la frecuencia de parpadeo, secando el ojo.
  • Problemas de sueño: la luz azul disminuye la producción de melatonina, por lo que puede alterar el sueño.
  • Problemas de acomodación ocular: el hecho de pasar mucho rato enfocando de cerca puede producir visión borrosa al querer enfocar objetos más lejanos, y ocasionar una miopía funcional.

 

Lo que debes saber…

  • No todo vale y no toda mesa de luz es recomendable para el trabajo con niños. La calidad es muy importante y debe cumplir unos mínimos de seguridad para proteger la visión del niño.
  • La luz debe ser adecuada y estar repartida de forma uniforme, evitando que se vean puntos o zonas oscuras y zonas de mayor intensidad en otra parte de la superficie de trabajo.
  • Los niños tienen una mayor sensibilidad a la luz azul. Los LED azules (entre 400 nm y 500 nm), incluidos los de los juguetes, pueden ser muy deslumbrantes y ocasionar retinopatía fotoquímica en niños menores de tres años.

 

Dra. Esther Martínez García
Especialista en pediatría
Médico consultor de Advance Medical

2019-03-08T12:59:01+02:0011 febrero, 2019|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.