< 1 Min Después de un largo día, no debes acostarte sin limpiarte la cara. Vale la pena este pequeño esfuerzo porque tu piel te lo agradecerá, luciendo bella y saludable.

La piel de la cara es muy delicada. Debes limpiarte por lo menos dos veces al día, nunca más de tres. La limpieza excesiva puede también secar e irritar la piel, sobre todo en pieles sensibles o inflamadas.

Por qué es importante el cuidado nocturno

La limpieza nocturna es muy importante porque a lo largo de todo el día, se acumulan en la piel muchos agentes externos que hay que eliminar, tales como:

  • Residuos de maquillaje
  • Sudor
  • Polvo y suciedad acumulada
  • Bacterias
  • Contaminantes del ambiente
  • Aceites naturales segregados por la piel
  • Células muertas

Limpieza paso a paso

Para una correcta limpieza de cutis, es necesario tomar en cuenta los siguientes consejos:

  • Utiliza productos que no alteren el PH de tu piel.
  • Termina tu limpieza con un tónico adecuado a tu tipo de piel que permite cerrar los poros.
  • Utiliza después un producto humectante adaptado a tu tipo de piel, para que la proteja en las mejores condiciones: crema nutritiva de noche y crema hidratante de día.

La limpieza puede ayudarte para activar la circulación, para ello realiza movimientos circulares usando la punta de los dedos y entretente unos segundos en esta operación.

Infórmate de los descuentos especiales que tienen los asegurados del seguro de salud  de MAPFRE  en tratamientos de estética tales como botox, ácido hialurónico o depilación láser.