5 Min de lectura | El agua de mar es una disolución formada por agua y sales, en una proporción de un 96,5% de agua y un 3,5% de sales ¡Conoce los diferentes tipos que existen para el consumo y los beneficios que nos puede aportar a nuestro organismo.

Composición del agua de mar

Las sales que componen el agua de mar están constituidas por:

  • Compuestos químicos, como el cloro, sodio, magnesio, calcio, potasio, bromo, estroncio, boro y flúor principalmente.
  • Oligoelementos en concentraciones infinitesimales como: hierro, manganeso, cobre, iodo, silicio, fósforo…
  • Presencia de zooplacton y fitoplacton.

Presenta alrededor de 83 elementos biodisponibles de los 118 elementos de la tabla periódica. La presencia de estos elementos hace del agua de mar un buen recurso para suplir el déficit mineral o bien complementar la entrada de minerales de la alimentación habitual.

Cómo hemos utilizado el agua de mar

Desde la antigüedad el ser humano ha aprendido a utilizar el agua como elemento curativo mediante técnicas de hidroterapia, y en las escuelas pitagóricas e hipocráticas eran conocedores de terapias a base de agua de mar para mantener y recuperar la salud de sus pacientes. El conocimiento de la terapia con agua de mar se lo debemos al científico francés René Quinton (1867-1925), que demostró la similitud de la composición del plasma sanguíneo con la del agua de mar. Estableció que las células humanas pueden mantenerse vivas en esa agua de mar primigenia, menos salada que la actual. Así que, diluyendo el agua marina para rebajar la concentración de sales y acercarla a la de la sangre, consiguió un plasma marino con el que curó a miles de personas, en una época en la que no había antibióticos.

Beneficios para la salud

  • Proporciona al organismo minerales y oligoelementos que necesita para su buen funcionamiento.
  • Alivia los síntomas de la rinitis, sinusitis y otras enfermedades respiratorias.
  • Mucolítico, disuelve las mucosidades e hidrata las mucosas.
  • Acelera la cicatrización de las heridas.
  • Su contenido en magnesio contribuye a reducir el estrés y la ansiedad.
  • Reduce la fatiga y acelera la recuperación muscular.
  • Se puede utilizar como colutorio, desinfectante y cicatrizante para infecciones de boca.
  • Es un laxante natural, estimula los movimientos peristálticos y el vaciado intestinal.
  • Mejora el sabor de los alimentos. Sustituir la sal común por agua de mar en la cocina permite obtener sabores más naturales y originales llenos de matices y sin enmascaramientos.
  • Antioxidante, ralentiza el envejecimiento celular.

Tipos de agua de mar

Es evidente que al hablar de agua de mar no nos referimos a un agua potable, porque su salinidad cuadruplica la nuestra. Eso la convierte en incompatible con nuestro medio interno, sobre todo si pretendemos beberla como lo hacemos con el agua dulce. Sin embargo, no hay que olvidar que la dosis diferencia un veneno de un remedio. En el mercado podemos encontrar diferentes presentaciones:

Agua de mar isotónica

La bebida isotónica se obtiene mezclando agua de mar con agua mineral con la misma concentración de salinidad orgánica. Tiene una concentración aproximada de 9 gramos de sales por litro de agua, que es similar a la de los líquidos en el cuerpo humano (plasma, lágrimas, sudor…), y está ya preparada para beber, bien en su forma natural o bien en formatos con diferentes aromas cítricos.

El agua de mar así tomada actúa como nutriente. Hay que procurar beberla en pequeños vasos espaciados entre sí para evitar que la acumulación de sal en el intestino tenga un efecto laxante. Tiene la función remineralizante y rehidratante del cuerpo de forma natural.

Agua de mar hipertónica

Es 100% agua de mar sin alterar su composición y concentración en sales minerales. Se le llama hipertónica por tener una concentración salina mayor a la nuestra, concretamente cuatriplica la nuestra con 36 gramos de sales por litro de agua. Cuando se toma en grandes cantidades suele actuar como laxante. Lo ideal es por la mañana en ayunas. En estos casos actúa como un purgante del sistema y apenas se retienen minerales. También puede utilizarse en distintas situaciones:

  • Para cocinar, sustituyendo a la sal común o también para conservar y descongelar pescados y marisco.
  • En la salud e higiene de nuestro cuerpo para aliviar irritaciones nasales, cicatrizar pequeñas heridas, como colutorio o antiséptico.
  • También puede diluirse y utilizarse como isotónica o en otras concentraciones para poder beberla.

Actualmente existen varias marcas que comercializan el agua de mar en diferentes formatos como ampollas dosificadas para tomarlas como suplemento o bien para diluirlas en otros líquidos, en botella o envases más grandes, que siempre será mejor elegir de vidrio.

Propiedades del agua de mar: botella de agua en el mar

Cómo tomar agua de mar

Diluir el agua de mar con agua dulce en una proporción de 1 a 3: una parte de agua salada por tres de agua dulce, o bien en zumo natural de frutas cítricas o infusión para darle un sabor más agradable. Lo ideal es tomarla en diferentes tragos a lo largo del día, para que nuestro cuerpo pueda ir poco a poco absorbiendo las propiedades minerales.

Cuánta hay que beber

Como reconstituyente para el organismo, entre 30 y 50 ml al día bastan, siendo el límite máximo tolerado de 500 ml.

Consumo seguro y saludable

Las empresas que comercializan agua marina como complemento nutritivo la recogen en los vórtices marinos, lugares donde confluyen diferentes corrientes, por ser zonas ricas en fitoplancton y zooplancton, y con un agua hiperoxigenada. Se extrae a más de 10 metros de profundidad y lejos de rutas marítimas, puertos y zonas habitadas.

Después pasan por un proceso de microfiltrado en frío y esterilización para ser consumida con seguridad.

Contraindicaciones del agua de mar

Beber agua de mar no tiene contraindicaciones siempre que no se sufra de ninguna enfermedad en la que la ingesta de la sal sea contraproducente. Pero hay que tomar una serie de precauciones antes de empezar a consumirla:

  • Probar que no somos intolerantes al agua de mar tomando pequeñas cantidades para verificar que sienta bien.
  • Calcular la cantidad y frecuencia de bebida ya que hay gente que es más propensa que otra a tener diarrea al beber agua de mar.
  • Hacer mezclas con zumos o bien con agua normal y unas gotas de limón o lima. Esta medida es adecuada para no aborrecer el sabor de agua característico.
  • Si tienes alguna duda, no dudes en consultar  con un especialista. Los seguros de MAPFRE Salud  cuentan con un servicio de Orientación Médica las 24 horas del día.

 

CALCULA TU PRECIO

Lo que debes saber…

  • La bebida isotónica se obtiene mezclando agua de mar con agua mineral con la misma concentración de salinidad orgánica. Está ya preparada para beber, y actúa como nutriente.
  • Beber agua de mar no tiene contraindicaciones siempre que no se sufra de ninguna enfermedad en la que la ingesta de la sal sea contraproducente.
  • Las empresas que comercializan agua marina como complemento nutritivo la recogen en los vórtices marinos, lugares donde confluyen diferentes corrientes, por ser zonas ricas en fitoplancton y zooplancton, y con un agua hiperoxigenada.

 

Alessandra Huerta

Especialista en nutrición y naturopatía de Teladoc Health