Cuerpo y Mente | Psicología |

Miedo al compromiso

Publicado por

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp
Valora este artículo

LO QUE DEBES SABER…
     

  • Uno de los motivos más comunes por los que aparece este miedo es haber sido dañados por alguien antes o haber sido testigos de este daño en personas cercanas.
  • Suele manifestarse en personas inmaduras y poco autónomas, así como también en personas muy exigentes o con dificultades para expresar las propias emociones, o con baja autoestima.
  • Una relación de complicidad y confianza en la pareja es esencial para que desaparezcan los miedos.

Quiero y no puedo

Las personas con este miedo a menudo desean iniciar y establecer relaciones de pareja sólidas, pero por otra parte les da miedo adquirir un compromiso.

 

Por otra parte, se debe ser consciente de que no es negativo estar solo, siempre y cuando sea una decisión elegida por las razones apropiadas y no como escudo para protegerse contra lo que podría llegar a suceder si se estuviera con alguien.

Quiénes lo sufren más

miedo al compromiso

El miedo al compromiso lo puede sufrir cualquier persona, pero hay algunas más propensas a ello.

 

A continuación, se detallan los posibles motivos de su aparición y qué tipología de personas son las más vulnerables a padecerlo:

     

  • Uno de los motivos más habituales es el haber sido dañados por alguien en el pasado o haber sido testigos de ese daño en otras personas significativas (por ejemplo, un padre o madre abandonados por su pareja o traicionados por una infidelidad). Estamos hablando de personas que entregaron su confianza, su tiempo y su dedicación a alguien a quien consideraban especial y les lastimaron. Para estas personas, el amor equivale también al dolor y quieren por encima de todo evitar volver a ser dañadas. De esta forma, prefieren ser ellas las que abandonen una determinada relación antes de volver a ser abandonadas. Por eso pueden tener relaciones de pareja durante un determinado periodo de tiempo pero cambian de persona sin pensarlo antes de que empiece a gestarse el cariño por el otro.
  • Suele manifestarse con más frecuencia en personas inmaduras y poco autónomas. A estas personas, a las que habitualmente se las ha protegido en exceso o se las ha educado siguiendo un modelo altamente permisivo, puede asustarles tener que asumir la responsabilidad sobre los propios actos y por ello suelen sentirse incapaces de tener que tomar una decisión tan trascendental como un compromiso en la pareja.
  • El miedo al compromiso también puede incidir con mayor facilidad en determinadas personas muy exigentes, con tendencia a establecer normas rígidas y a tenerlo todo bajo control. Éstas pueden tener dificultades, sentir inseguridad y angustiarse al compartir la propia vida con una pareja.
  • También existen un tipo de personas más superficiales o con dificultades para expresar las propias emociones que pueden rechazar el compromiso con una pareja por sentimiento o complejo de inferioridad.
  • Otro tipo de personas que pueden ser más propensas a padecer este miedo son aquellas con una autoestima muy baja, que no aprecian su cuerpo, no se consideran atractivas o detestan algún aspecto de su personalidad. Estas personas no se sienten merecedoras de amor y a veces ni siquiera intentan tener pareja.

¿Cómo actuar?

miedo al compromiso-mujer asustadaUna persona que desea superar el miedo al compromiso debe estar dispuesta a detectar y trabajar solventando los motivos que la llevaron a esta situación. Es importante que pueda adaptarse al cambio que supone afianzar una relación de pareja y debe poder contemplar el beneficio que obtiene manteniendo esa relación, sintiéndose motivada por ello.

 

El afrontamiento de la situación debe realizarse controlando que no suponga un exceso de inseguridad, angustia y descontrol. La confianza y la seguridad en sí mismas le hará sentir valorada y evitará que siempre piense que los demás les van a hacer daño.

 

Una relación de complicidad y confianza en la pareja es esencial para que desaparezcan los miedos. Asimismo, hay que tener en cuenta que en determinados casos, puede ser aconsejable la ayuda de un psicólogo para trabajar con mayor profundidad los motivos y las soluciones a dicho problema.

 
 
Elena Mató

Especialista en Psicología Clínica

Psicólogo consultor de Advance Medical
 

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre