///¿Qué es el trastorno dismórfico corporal?

¿Qué es el trastorno dismórfico corporal?

4 minutos | El trastorno dismórfico corporal (TDC), anteriormente llamado dismorfofobia, se caracteriza por una preocupación excesiva por uno o más defectos físicos, reales o imaginados.

Labios carnosos, nariz recta, cintura de avispa… Desde hace años, los cánones estéticos se han impuesto en la sociedad occidental. Las redes sociales y los medios de comunicación insisten en la importancia de la belleza y la equiparan al éxito. El problema viene cuando estos cánones tiranizan, hasta el punto de que el “parecer” es más importante que el “ser”.
Todas las personas tenemos defectos o imperfecciones, pero éstos se convierten en complejos cuando generan malestar. El problema no es el complejo en sí, sino qué es lo que la persona hace para manejarlo.

¿Cuándo se convierte en una patología?

No hay nada malo en pretender mejorar físicamente. El problema empieza cuando se convierte en una obsesión, que impide a la persona aceptarse a sí misma, generándose graves problemas de seguridad personal. Por otro lado, esta obsesión puede llevar a toda una serie de acciones extremas y operaciones estéticas que conducen a la paradoja: “cuanto más bello intento estar, más feo me encuentro”, por lo que estas intervenciones tienden a multiplicarse, entrando en un bucle sin fin y llegando finalmente a constatar que “cuanto más se pretende mejorar, más se empeora”. Michael Jackson es uno de los casos más emblemáticos del trastorno dismórfico corporal .

¿Qué es trastorno dismórfico corporal?

mujer con las manos apoyadas en la pared con unas letras dibujadas

El trastorno dismórfico corporal (TDC), anteriormente llamado dismorfofobia, se caracteriza por una preocupación excesiva por uno o más defectos físicos, reales o imaginados. Las áreas afectadas más comunes suelen ser los rasgos faciales y sexuales (pechos o genitales). La percepción que se tiene de esa parte es extrema, monstruosa.Esta preocupación lleva a:

  • Comportamientos repetitivos (como mirarse al espejo para chequear el complejo) o evitativos (evadir fóbicamente los espejos o que les tomen
  •  fotografías).
  • Hacer grandes esfuerzos por ocultar el defecto (pelucas, cremas, etc.).
  • Buscar información constante del problema y su supuesto tratamiento.
  • Pensamiento redundante respecto al problema.
  • Compararse con otros constantemente.
  • Sentimientos de vergüenza o culpa.
  • Tendencia al aislamiento: creen que no les van a aceptar por su defecto o que se pueden burlar de ellos.
  • La percepción distorsionada del cuerpo puede generar problemas laborales, familiares o sociales, además conductas de riesgo como operaciones de cirugía estética radicales y reiteradas. Pueden acabar desencadenando otras patologías mentales como trastornos alimentarios, trastorno obsesivo compulsivo, fobia social, trastornos de ansiedad o depresión.

 

¿Quién corre el riesgo de padecer TDC?

El diagnóstico del trastorno dismórfico corporal o TDC afecta entre un 1-2% de la población mundial y se da por igual en hombres y en mujeres. Suele iniciarse en la adolescencia, aunque empieza a tratarse muchos años después, por la vergüenza que siente la persona de revelar su problema.
Se estima que hasta un 15% de estos pacientes se someten a cirugía estética y el 90% de ellos no cambian o empeoran después del procedimiento.

¿Cuál es el origen del trastorno?

Entre las causas que pueden originar este trastorno encontramos:

  • Baja autoestima y necesidad de aprobación.
  • Perfeccionismo.
  • Miedo al rechazo.
  • Bullying u otros tipos de maltrato.
  • Exigencia familiar.
  • Presiones sociales.

Consejos para evitar caer en un trastorno dismórfico corporal

  • Enfoca el problema desde un ángulo diferente: cada intento que haces para solucionar el problema (operaciones, tratamientos estéticos, mujer mirándose en un espejo pequeño con el ceño fruncidointentar ocultarlo…) no sólo no eliminan el problema, sino que lo agravan. Deja de insistir en lo que no funciona.
  • Reconduce tu atención: cambia tu preocupación por el exterior por una preocupación por tu interior. Localiza tus dificultades y emprende acciones concretas para resolverlas. Las soluciones a tu problema no están afuera (retoques, tratamientos, etc.), sino adentro. ¿Qué conflictos internos hay asociados a tus supuestos defectos?
  • Recuerda que el tuyo no es un problema físico, es un problema de percepción de tu físico. Y tu percepción se puede cambiar con trabajo personal. Quizá no tienes mucho margen de maniobra para cambiar lo externo, pero sí para cambiar la forma de percibirte y de aceptarte.
  • No polarices. Las personas con TDC tienden a pensar que si se corrigiera su defecto todos sus problemas se resolverían. Sería como pasar del infierno al paraíso instantáneamente. Este pensamiento dicotómico (“blanco-negro”) es poco realista, ya que el estado emocional no se debe a un único motivo. Amplía miras.
  • Plantea la posibilidad de ver tu “defecto” como una seña de identidad personal, una marca de ti mismo.
  • Consulta con un psicólogo si el problema te sobrepasa. Consideramos que ha llegado el momento cuando se piensa en la operación estética no como una forma de verse mejor, sino como una forma de sentirse seguro o aceptarse a uno mismo.
  • También es importante la prevención desde la familia y la escuela (aceptación de la diversidad física desde el respeto y no desde la crítica o la comparación), así como desde los profesionales de la belleza, diagnosticando a tiempo.

Lo que debes saber…

  • El trastorno dismórfico corporal (TDC), anteriormente llamado dismorfofobia, se caracteriza por una preocupación excesiva por uno o más defectos físicos, reales o imaginados.
  • Para hacernos una idea rápida de este trastorno: Michael Jackson sería uno de los casos más emblemáticos de esta problemática.
  • Es importante recordar que no es un problema físico, es un problema de percepción del propio físico. Y la percepción se puede cambiar con trabajo personal. Quizá no hay mucho margen de maniobra para cambiar lo externo, pero sí para cambiar la forma de percibirse y aceptarse.

 

Cristina Agud
Especialista en Psicología Clínica
Psicóloga consultora de Advance Medical

2019-03-01T12:45:02+01:0024 enero, 2019|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.