Enfermedades | Cardiovasculares |

Trombosis venosa profunda

Publicado por

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp
Trombosis venosa profunda
5 ( 1 voto )

Trombosis venosa profunda

¿Qué es la trombosis venosa profunda?

La trombosis venosa profunda (TVP) es una enfermedad que afecta al sistema venoso profundo que consiste en la presencia de un trombo (coágulo) en el interior de una vena.

 

La localización más frecuente es en los miembros inferiores, por debajo de la rodilla.

 

Puede dar complicaciones graves como un embolismo pulmonar.

¿Cómo se producen?

El sistema venoso está formando por un conjunto de venas que recogen la sangre de todo el cuerpo permitiendo su retorno al corazón. En los miembros inferiores consta de un sistema venoso profundo, un sistema venoso superficial y un sistema venoso comunicante.

 

El trombo o coágulo se produce debido a tres hechos fundamentales que son el estancamiento de la sangre, la lesión en la pared de los vasos sanguíneos y un aumento de la coagulabilidad de la sangre (hipercoagulabilidad).

 

Además existen una serie de factores que favorecen la aparición de un trombo venoso y que incluyen la cirugía previa, tumores, infarto de miocardio, enfermedades renales, inmovilización prolongada (más de 8 días), embarazo y posparto, consumo de anticonceptivos orales, alteraciones de la sangre que producen hipercoagulabilidad y la edad.

 

Cuando el trombo se forma, queda alojado en el interior de la vena dificultando el flujo venoso a su través

 

En ocasiones, especialmente si el trombo es muy grande y/o frágil, se puede fragmentar y viajar por el sistema venoso a través de la vena cava inferior llegando hasta los pulmones produciendo una embolia pulmonar que es una enfermedad grave.

 

Otra complicación relacionada con la TVP es el síndrome post- trombótico que ocurre cuando los vasos sanguíneos se obstruyen por el trombo y además se dañan las válvulas venosas que permiten el retorno venoso. La sangre queda acumulada apareciendo hinchazón, dolor e incluso úlceras en la piel en la zona de la pierna afectada.

Síntomas

En la mayoría de los casos la TVP no da síntomas y se descubre debido a la aparición de sus complicaciones, como la embolia pulmonar.

 

Cuando da síntomas pueden notarse en las extremidades inferiores: dolor, hinchazón, inflamación, cambios en la coloración cutánea y temperatura de la piel.

Diagnóstico

La prueba de elección que permite la confirmación diagnóstica de una TVP es la ecografía doppler, siendo la técnica de elección. Permite ver el sistema venoso, la localización del trombo y el funcionamiento de la circulación venosa.

 

Se pueden realizar otras pruebas complementarias dirigidas a estudiar enfermedades que producen hipercoagulabilidad en sangre mediante, generalmente se solicitan una serie de parámetros específicos en una analítica.

Tratamiento

El tratamiento se basa en la anticoagulación. Para ello se emplean fármacos anticoagulantes que reducen el riesgo de las complicaciones (embolismo pulmonar y síndrome postrombótico). El fármaco utilizado es la heparina que se administra mediante inyecciones subcutáneas y se inicia en todo paciente con sospecha de TVP.

 

El tratamiento anticoagulante de mantenimiento (ya que la duración del tratamiento es de entre 6 y 12 meses dependiendo de la situación clínica) se realiza con anticoagulantes orales (acenocumarol o warfarina).

 

La elevación y el uso de medias de compresión ayudan a disminuir la hinchazón y el dolor y prevenir el síndrome post-trombótico. Se indican desde el momento del diagnóstico hasta un mínimo de un año.

 

En pacientes en los que estén contraindicados los anticoagulantes o que presenten TVP de repetición a pesar de un correcto tratamiento anticoagulante puede estar indicado la colocación de un filtro en la vena cava inferior. Es un procedimiento en el cual se coloca un filtro dentro de la cava que permite atrapar un coágulo a medida que se mueve a través del torrente sanguíneo y prevenir que alcance los pulmones.

Prevención de la trombosis venosa profunda

En personas con factores de riesgo y especialmente antes de una cirugía se puede indicar tratamiento anticoagulante.

 

Se recomienda mover las piernas con frecuencia y beber líquidos en viajes largos o en situaciones que requieran estar sentado o acostado durante largos periodos de tiempo. Es importante la movilización precoz tras una operación o una enfermedad para evitar el estancamiento de la sangre y la formación de trombos.

 

Dra. Eva Ormaechea Alegre

Especialista en Medicina Intensiva

Medico consultor de Advance Medical

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

TE RECOMENDAMOSx