4 Min de lectura | El molusco contagioso es una infección de la piel provocada por virus y, a pesar de tener un nombre tan llamativo, se trata de una afección benigna y autolimitada, siendo más frecuente en niños que en adultos.

Causas

El molusco contagioso está causado por un virus llamado VMC o Virus del Molusco Contagioso. Este virus pertenece a la familia de los poxvirus y suele reproducirse muy bien en climas cálidos y húmedos.

Cuando el virus entra en contacto con la piel, a través de una pequeña abertura en la superficie cutánea, el niño puede padecer la infección. Es un mecanismo similar al de las verrugas. Al cabo de dos u ocho semanas, aparecen las lesiones en la piel.

Es un virus muy contagioso y tanto puede infectar a través del contacto directo piel con piel, como tocando objetos que han entrado en contacto con el virus: juguetes, ropa, toallas y ropa de cama. También se puede contraer a través de agua infectada por el virus, por eso es común su contagio en piscinas.

La mayoría de los casos afectan a una sola persona del grupo familiar, aunque es posible el contagio por contacto directo de la piel con las lesiones o por utensilios como las toallas, como ya hemos comentado.

Cuando un niño está infectado, la infección se puede extender si el niño se rasca o frota las lesiones y luego se toca otra parte del cuerpo. Se trata de una afección benigna y autolimitada en el tiempo, es decir, que finalmente desaparece sola.

Signos y síntomas

El único signo visible del molusco contagioso es la presencia de pequeñas lesiones o bultitos en la piel con una hendidura en el centro, como un ombligo. Los moluscos empiezan como granos diminutos, con un aspecto perlado, y luego crecen a lo largo de varias semanas, convirtiéndose en protuberancias de mayor tamaño que pueden alcanzar hasta un centímetro de diámetro. Las zonas más afectadas son:

  • La cara,
  • El cuello,
  • Los brazos,
  • Las axilas,
  • El pecho,
  • El abdomen
  • Las piernas.

Los moluscos pueden aparecer de forma aislada o en grupos de hasta 20 lesiones. Se pueden dar en casi cualquier parte de la piel.

No suelen ser molestos, pero, en ocasiones, pueden ocasionar:

  • Picor,
  • Enrojecimiento
  • Hinchazón
  • Dolor
  • Infección, sobre todo si el niño se los rasca.

Los niños con dermatitis atópica son más propensos a padecer esta enfermedad y a que se extienda por las zonas de piel afectada por la dermatitis.

Molusco contagioso: brazo con problema en la piel

Tratamiento

En muchos casos, el molusco contagioso se cura solo sin aplicar ningún tipo de tratamiento, por eso en muchas ocasiones no se tratan. Cuando el cuerpo genera inmunidad contra el virus, el molusco desaparece. Cada uno de los moluscos suele desaparecer al cabo de dos o tres meses.

En ocasiones, tanto los pediatras como los dermatólogos, para evitar la autoinoculación y el contagio a otras personas, tratan el molusco con técnicas poco agresivas. Para ello, pueden aplicar o recomendar que los padres apliquen sustancias sobre las mismas (un medicamento tópico como el de las verrugas), quemarlas (suele ser con frío: crioterapia) o extirparlas desde la base con una cucharilla pequeña de bordes afilados (curetaje). Los resultados con cualquiera de estas técnicas son excelentes.

El hecho de que un dermatólogo o un pediatra decidan tratar el molusco contagioso dependerá de su ubicación, si causa molestias y de la cantidad de lesiones.

CALCULA TU PRECIO

Cómo prevenir la infección

  • No tocar, rascar ni frotar las lesiones.
  • Lavarse las manos a menudo con agua y jabón.
  • No compartir las toallas, la ropa y otros enseres personales.
  • Mantener limpias las zonas donde hayan salido moluscos.
  • Intentar cubrirse todas las lesiones con ropa o un vendaje hermético, sobre todo antes de practicar actividades como la natación y los deportes de contacto.
  • Hidratarse la piel si estuviera seca.
  • En la piscina: cubrir las lesiones con ropa o vendajes resistentes al agua; no compartir las tablas de natación y otros juguetes para el agua, así como evitar, en lo posible, el roce con las corcheras.

Siempre y cuando un niño con molusco contagioso adopte las anteriores precauciones, podrá seguir asistiendo a su guardería o colegio, practicando deporte y jugando con otros niños.

 

Lo que debes saber…

  • El molusco contagioso es una infección de la piel provocada por virus, benigna y autolimitada, siendo más frecuente en niños que en adultos.
  • En muchos casos, el molusco contagioso se cura solo sin aplicar ningún tipo de tratamiento, por eso en muchas ocasiones no se tratan.
  • Cuando un niño está infectado, la infección se puede extender si el niño se rasca o frota las lesiones y luego se toca otra parte del cuerpo.

 

Dra. Esther Martínez García

Especialista en pediatría de Teladoc Health