5 Min de lectura | La mucosidad de las vías respiratorias puede adoptar diferentes colores, algo que en ocasiones es relevante y en otras, no. Consultar con el médico y poner en contexto el tipo de mucosidad es importante.

Qué es la mucosidad

Diariamente se produce una cantidad normal y fisiológica de secreciones mucosas en el epitelio que recubre el árbol respiratorio. Esta secreción es imprescindible para humedecerlo y ayudar a los cilios a realizar su tarea de expulsión de la mucosidad. Este mecanismo protege la vía respiratoria y evita que partículas, contaminantes, pólenes o microorganismos presentes en el aire que respiramos lleguen a los bronquios.

Cuando tenemos un proceso infeccioso, alérgico o irritativo, el epitelio del aparato respiratorio produce más moco en respuesta a la agresión. La mucosidad presente en un catarro o en la gripe está compuesta por agua, lípidos glicoproteínas, mucopolisacáridos e inmunoglobulinas, y tiene la función de proteger a nuestro aparato respiratorio de agresiones externas. Actúa atrapando virus, bacterias y partículas nocivas y, posteriormente, los cilios de las células del aparato respiratorio, mediante sus movimientos, la expulsan al exterior del organismo.

Qué indica el color

Conocer qué significa el color de las secreciones respiratorias nos puede dar una pista del proceso que podemos estar pasando. A pesar de esto, debemos consultar con nuestro médico.

CALCULA TU PRECIO

En función del proceso respiratorio que estemos sufriendo, el color de la mucosidad será diferente. Podremos tener mocos transparentes, amarillos, verdes, rojos o marrones. El color de las mucosidades puede predecir la colonización bacteriana, siendo el transparente el menor y el purulento mayor pero siempre prevalece el criterio médico a pesar de nuestras sospechas.

Color del moco: dos mujeres sonándose la nariz con síntomas de gripe

Mocos transparentes

Se componen principalmente de agua, proteínas, anticuerpos y sales disueltas. Es el tipo de mucosidad más frecuente que puede estar presente sin tener ningún tipo de patología o bien estar aumentada su secreción en procesos alérgicos. Se considera “normal”. El cuerpo produce alrededor de un 1,4 litros de esta secreción cada día. La mayor parte es deglutida y se disuelve una vez que llega al estómago.

En las rinitis alérgicas el epitelio secreta de manera exagerada este tipo de mucosidad transparente y líquida. Es fácil describir un cuadro alérgico ya que se acompaña de goteo continuo, estornudos, ojos llorosos, picor y tos. Durante el embarazo, algunas mujeres presentan aun aumento de secreción transparente y líquida (rinitis no alérgica) cuya causa es la influencia de las hormonas del embarazo y que se resuelve tras el parto.

Mocos blancos

Es el que se presenta al presentar congestión nasal. Este color pone de manifiesto que se está desacelerando el flujo del moco, volviéndose más viscoso. Suele pasar durante un resfriado o proceso gripal y es un moco más difícil de expulsar. Al estar con la mucosa nasal inflamada pierde su contenido de agua, se vuelve espesa y turbia. Este es el motivo por el que se recomienda beber abundantes líquidos cuando tenemos mucosidad, para hidratarlo mejor y favorecer su expulsión.

Mocos amarillos

Pueden manifestar que la infección puede estar avanzando, pero también indican que los glóbulos blancos están llegando al foco de esa infección vírica o bacteriana. Una infección vírica puede durar hasta 14 días y es normal que la mucosidad a partir de los primeros días poco a poco se torna de un tono ocre. Es importante saber que un color amarillento no indica siempre infección bacteriana por lo que no son una indicación de tomar antibiótico sin la valoración de un médico.

El color amarillo proviene de las células que combaten los gérmenes dañinos (virus incluidos). Una vez que las células han hecho su trabajo, se eliminan en la mucosidad y la tornan de color marrón amarillento.

Mocos verdes

Indican que el sistema inmunológico está luchando con todas sus fuerzas contra una infección. Si se prolongan durante varios días, lo más prudente es consultar al médico, sobre todo si hay fiebre o malestar general, para descartar algún proceso infeccioso como una bronquitis aguda o una sinusitis. Cuando el sistema inmune combate la infección, la mucosidad se vuelve verde y especialmente espesa. El color proviene de los glóbulos blancos muertos y otros productos de desecho.

Pero la mucosidad verde no siempre es una razón para dar antibióticos. De hecho, algunas infecciones de los senos nasales pueden ser virales, no bacterianas y cursar con mucosidad verdosa.

Mocos rojos o rosados

Este tipo de mucosidad es sanguinolenta e indica que la mucosa nasal se ha dañado de alguna forma, seguramente debido a la sequedad de los capilares, por irritación o por haber recibido algún golpe. Si la sangre no se acompaña de otros síntomas como cansancio o presencia de muchos episodios que no ceden en menos de diez minutos, es algo leve, con probabilidad. Además si solo aparecen al sonarse la nariz (no al toser), no tienen por qué ser un síntoma preocupante, pero si aparece al toser o expectorar se debe acudir al médico.

Durante el embarazo las mujeres pueden experimentar mucosidad con sangre, relacionado con las hormonas de la gestación que pueden inflamar la mucosa nasal y hacerla más friable.

Mocos marrones

Pueden contener también sangre seca o bien se corresponda con algo que se ha inhalado, como contaminación ambiental, polvo o tierra, humo o tabaco, etc.

Mocos negros

Pueden indicar una infección fúngica (por hongos) grave y es importante visitar al médico de forma urgente. A este tipo de infecciones son más vulnerables las personas inmunodeprimidas, es decir, con sistemas inmunitarios comprometidos. Ante este tipo de mucosidad siempre hay que acudir al médico. Las personas que fuman o toman drogas ilícitas también pueden tener mucosidad negra.

Tipos de infecciones micóticas

Hay cuatro tipos de infecciones micóticas de los senos nasales:

  • Sinusitis micótica por micetomas: son grupos de esporas que invaden las cavidades sinusales. El tratamiento consiste en raspar los senos nasales infectados.
  • Sinusitis micótica alérgica: es común en personas con antecedentes de rinitis alérgica. La infección debe eliminarse quirúrgicamente.
  • Sinusitis crónica indolente: es endémica de Sudán e India. Cursa con otros síntomas como dolor de cabeza, hinchazón facial y alteraciones visuales. No es habitual en nuestro país.
  • Sinusitis fulminante. daña los senos nasales y el área ósea que contiene los globos oculares y el cerebro. Es una sinusitis muy grave y que afecta a personas con inmunidad baja.

 

Lo que debes saber…

  • Conocer qué significa el color de las secreciones respiratorias nos puede dar una pista del proceso que podemos estar pasando. A pesar de esto, debemos consultar con nuestro médico.
  • Si son de color amarillo pueden manifestar que la infección puede estar avanzando, pero también indican que los glóbulos blancos están llegando al foco de la infección vírica o bacteriana.
  • Cuando son verdes indican que el sistema inmunológico está luchando con todas sus fuerzas contra una infección. Si se prolongan varios días, lo más prudente es consultar al médico, sobre todo si hay fiebre o malestar general, para descartar algún proceso infeccioso como una bronquitis aguda o una sinusitis.

Dra. Esther Martínez García

Especialista en Pediatría de Teladoc Health