Hipotensión e Hipoglicemia

///Hipotensión e Hipoglicemia

Hipotensión e Hipoglicemia

Con frecuencia, cuando alguien a nuestro alrededor se marea, se pone pálido o incluso se desmaya durante unos segundos, muchas personas lo atribuyen sin ningún fundamento a una bajada de tensión o una bajada de azúcar.

La hipotensión y la hipoglicemia son dos entidades, muy diferentes en su origen, su gravedad y su tratamiento, producen síntomas que, pese a que en algún caso pueden ser similares, la mayoría de las veces no lo son y saber diferenciarlas y, por consiguiente, tratarlas, puede ser de utilidad.

Bajada de tensión- hipotensión

La bajada de la tensión o hipotensión se define como un descenso brusco de la tensión arterial que suele ser de más de 20 mm Hg de la tensión arterial sistólica (la máxima) o de más de 10 mm Hg en el caso de la tensión diastólica (la mínima). La bajada de la tensión arterial puede ser de tres tipos:
• Hipotensión ortostática, que se produce al cambiar de posición de manera brusca, sobre todo al incorporarse.
• Hipotensión mediada neuronalmente, que se manifiesta de forma ocasional en personas que han estado de pie durante un tiempo prolongado.
• Hipotensión grave está causada por situaciones médicas severas, principalmente la pérdida brusca y masiva de sangre, y puede llegar a producir la muerte.

La hipotensión no es ninguna enfermedad específica, sino de la incapacidad de regular la presión arterial de un modo rápido. Al incorporarnos bruscamente o estar mucho tiempo de pie, la gravedad y la inmovilidad hace que el bombeo de la sangre hacia el corazón esté dificultado, la sangre se arremanse en las piernas y se produzca un descenso de la presión arterial. El organismo responde normalmente latiendo con mayor rapidez para compensar este desequilibrio, pero si la reacción de compensación es lenta o falla, se produce la hipotensión.

Un cuadro de hipotensión, a menos que esté causado por una hemorragia, será de escasa duración, de segundos a uno o dos minutos y la persona presentará:
• Mareo.
• Debilidad de las piernas.
• Visión borrosa.
• Desmayo de unos segundos de duración (síncope vasovagal).
• Palidez y sudoración fría.
• Palpitaciones.

Las personas que per se tienen la tensión baja pueden experimentar desmayos, ligeros mareos, vértigo, aturdimiento o visión borrosa cuando se levantan de la cama bruscamente o se incorporan tras haber permanecido sentadas por un tiempo prolongado. El cansancio, la actividad física, el consumo de alcohol o las comidas copiosas pueden desencadenar estos episodios.

¿Qué hay que hacer ante una persona con un cuadro de hipotensión?

Lo primero de todo no alarmarse, pues es algo que se recupera en unos segundos o minutos. Lo ideal es:
• Tumbar a la persona en el suelo con la cabeza de costado.
• Elevar las piernas hacia arriba (para favorecer el retorno de la sangre).
• Darle algo de espacio y aire para que no se agobie.
• Estimular cogiendo de la mano y hablándole.

    Una vez recuperado del cuadro de hipotensión, se debe incorporar poco a poco a la persona y darle algo para aumentar la tensión arterial. Se suele dar café o bebidas con cafeína, pero esto solamente pone algo nervioso, pero no sube la tensión. Lo que sube la tensión es la sal, por lo tanto, lo mejor es darle unas almendras saladas, unas aceitunas o pan con aceite y sal.

    Bajada de azúcar-hipoglicemia

    Por su parte, la hipoglicemia o bajada de azúcar se define como un descenso de la glicemia en sangre venosa por debajo de 70 mg/dl. Esta bajada de la glucosa en sangre provocará que llegue menos azúcar a las células y se producirán alteraciones a nivel de todos los órganos, especialmente a nivel cerebral.
    La hipoglicemia es mucho menos frecuente que la hipotensión, pero es potencialmente más grave, especialmente en pacientes diabéticos, pues sin un aporte de glucosa adecuado las células rápidamente comienzan a morir. Las principales causas de un descenso de los niveles de glucosa en sangre son:
    • Periodos de ayunas prolongados.
    • Retraso en la ingesta de alimentos.
    • Ejercicio intenso o prolongado.
    • Consumo excesivo de alcohol.
    • Mal uso de insulina o hipoglicemiantes en pacientes diabéticos.

    Una hipoglicemia puede pasar desapercibida y que la persona apenas tenga sensación de hambre. Los síntomas más habituales cuando se manifiesta una hipoglicemia son:
    • Temblor y debilidad.
    • Palidez.
    • Taquicardia.
    • Ansiedad o irritabilidad.
    • Sudoración y salivación.
    • Hormigueos en las manos (parestesias).
    • Alteraciones neurológicas (dolor de cabeza, lentitud, dificultad para hablar, visión doble o borrosa, somnolencia, aturdimiento).
    • En casos graves: convulsiones, pérdida brusca de conocimiento, coma.

    Lo que se debe hacer ante una persona que presenta una probable bajada de azúcar con síntomas es:
    • Asegurar el nivel de consciencia.
    • Si está consciente, administrar hidratos de carbón de absorción rápida, a saber, un vaso de zumo de naranja, un vaso de leche con un sobre de azúcar, un vaso de agua con dos sobres de azúcar o un vaso de refresco azucarado. Si se recupera, se deben administrar entonces hidratos de carbono de absorción lenta, como dos yogures, 20 gramos de pan, dos o tres galletas o un vaso de leche.
    • Si no está consciente o no se recupera, se debe alertar a los servicios de emergencias para trasladarlo al hospital.
    • En caso de ser diabético conocido, valorar si el paciente tiene glucagón, la hormona contrarreguladora de la insulina que permite elevar los niveles de glucosa en sangre.

    El contexto del paciente y los síntomas que presente pueden ayudarnos a discernir si se trata de una bajada de tensión (lo más habitual) o una hipoglicemia. En caso de duda, siempre es aconsejable alertar a los servicios de emergencia.

    Lo que debes saber…

    • Aunque pueden tener síntomas similares se trata de dos entidades distintas y saber diferenciarlas y, por consiguiente, tratarlas, puede ser de utilidad.
    • La hipoglicemia es mucho menos frecuente que la hipotensión, pero es potencialmente más grave, especialmente en pacientes diabéticos, pues sin un aporte de glucosa adecuado las células rápidamente comienzan a morir.
    • El contexto del paciente y los síntomas pueden ayudarnos a discernir si es una bajada de tensión (lo más habitual) o una hipoglicemia. En caso de duda, es aconsejable alertar a los servicios de emergencia.

     

     

     

    Dr. David Cañadas Bustos
    Médico consultor de Advance Medical

     

    2018-09-14T12:45:41+02:0019 agosto, 2018|

    Deja un comentario

    Información básica sobre Protección de Datos:
    En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.