3 Min de lectura | La quinina es un alcaloide muy utilizado como remedio para aliviar distintos síntomas como la fiebre, incluso para tratar ciertas patologías como la malaria. Pero, ¿qué pasa si se consume en exceso? Sepamos un poco más acerca de esta sustancia.

La quinina o chinchona, es una sustancia alcaloide extraída de la corteza del árbol conocido como Quina. Además de como fármaco, la quinina se utiliza en la gastronomía.

Utilizada como fármaco

 La quinina ha sido muy utilizada como remedio tradicional por sus propiedades digestivas y cicatrizantes. También para reducir la fiebre e incluso para tratar enfermedades como el paludismo.

La quinina forma parte, por ejemplo, de un fármaco utilizado para combatir la malaria, enfermedad grave trasmitida por los mosquitos y que pone en riesgo la vida. Actúa eliminando los organismos que causan la malaria. No debe utilizarse para prevenirla.

En ocasiones la quinina también es utilizada para tratar la babesiosis, enfermedad grave que pone en riesgo la vida de la persona y que es transmitida por garrapatas, pasando de los animales al ser humano.

Utilizada por la gastronomía

La quinina se utiliza en la gastronomía como ingrediente amargo y potenciador del sabor de ciertas bebidas carbonatadas como la tónica. También está presente como ingrediente de algunos alimentos y bebidas como la tónica, la sal de hidrocloruro o la sal de sulfato.

Quinina: corteza de quinina

¿Tiene efectos secundarios?

Es importante saber que consumir grandes cantidades de quinina puede causar efectos secundarios peligrosos, por ello, la FDA estadounidense (Food and Drug Administration) ha limitado su concentración a un máximo de 83 ppm.

Se ha estimado una dosis mortal de 8 g por día, o 140 mg/kg de peso corporal para adultos. Por todo ello está contraindicada en aquellos grupos de población más vulnerables, como los niños, las mujeres embarazadas o personas con trastornos hepáticos.

 La quinina en exceso puede provocar efectos secundarios como:

  • Sangrados graves.
  • Daño renal.
  • Latido cardíaco irregular.
  • Reacción alérgica grave.
  • Disminución de azúcar sanguíneo.
  • Problemas visuales.
  • Mareos y sudoración.
  • Fatiga o debilidad.

Síndrome conocido como “cinchonismo”

La quinina en dosis excesivas (>1g/día) puede dar lugar a alergias, e incluso a un síndrome reversible conocido como “cinchonismo” que produce efectos como:

  • Problemas gastrointestinales,
  • Problemas visuales y auditivos (visión borrosa, ceguera, etc.),
  • Cardiovasculares (arritmias,hipotensión, etc.),
  • Neurológicos (psicosis, confusión, etc.),
  • Vértigo
  • Dolores de cabeza,
  • Trastornos renales,
  • Abortos y defectos de nacimiento por su consumo durante el embarazo.

¿Está permitida la quinina en España?

La legislación que regula la quinina no es internacional; cada país tiene su regulación.

En la Unión Europea el Reglamento (CE) nº 872/2012 de 1 de octubre establece un límite máximo de presencia en bebidas refrescantes de 100 mg/L, y es necesario que se incluya obligatoriamente en la lista de ingredientes de la etiqueta, para que el consumidor pueda detectarlo. Sin embargo, no es obligatorio indicar la concentración de quinina, ni tener que mostrar un mensaje de advertencia, pese a reconocer que la quinina puede estar contraindicada para ciertos consumidores.

Un estudio publicado en la revista “Nutrición Clínica y Dietética Hospitalaria”, que incluye muestras de diferentes fabricantes adquiridas en varios locales de España, concluye que los niveles de quinina encontrados en las bebidas carbonatadas que la contienen son inferiores a lo estipulado legalmente (100 mg/L), siendo el valor medio global es de 64,7 mg/L.

En EEUU podemos encontrar que su nivel máximo son 83 ppm (lo que corresponde a una cuarta parte de la dosis terapéutica), mientras que en China está prohibido incluir quinina en cualquier tipo de alimento.

Lo que debes saber…

  • La quinina en dosis excesivas (>1g/día) puede dar lugar a alergias, e incluso a un síndrome reversible conocido como “cinchonismo” que causa problemas gastrointestinales, visuales, auditivos, cardiovasculares, vértigo y dolores de cabeza, entre otros.
  • La tónica, bebida que contiene quinina, está contraindicada en niños, mujeres embarazadas o personas con trastornos hepáticos.
  • La quinina es utilizada como fármaco para combatir la malaria, enfermedad grave que pone en riesgo la vida, ya que actúa eliminando los organismos que causan la malaria.

 

Mónica Carreira

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética

Master en Nutrición pediátrica y Nutrición deportiva

Nutricionista consultora de Teladoc Health