¿Qué sabemos del colágeno?

///¿Qué sabemos del colágeno?

¿Qué sabemos del colágeno?

  El colágeno es una proteína del organismo de animales y plantas. Es la proteína más abundante en el cuerpo humano, donde forma parte del tejido conjuntivo, un tejido indispensable en piel, tendones y huesos, y también lo encontramos en […]

 

El colágeno es una proteína del organismo de animales y plantas. Es la proteína más abundante en el cuerpo humano, donde forma parte del tejido conjuntivo, un tejido indispensable en piel, tendones y huesos, y también lo encontramos en la pared arterial, la dentina y en el útero. Es decir, se encuentra en todas las estructuras de conexión y soporte del cuerpo.

 

LO QUE DEBES SABER…
  • El colágeno es la proteína más abundante del cuerpo humano, y tiene una función de soporte para que los tejidos sean fuertes, flexibles o ambos.
  • Con la edad el colágeno disminuye y provoca la pérdida de elasticidad de la piel, dolores en las articulaciones y músculos, deterioro en la vista, deficiencias circulatorias, molestias en encías…
  • Se ha extendido el uso de suplementos de colágeno entre la población, sobre en artritis, artrosis y para mejorar el aspecto de piel, pero los estudios clínicos aún no son tan firmes como los preclínicos al respecto.

Qué función tiene

El colágeno tiene una función de soporte, siendo imprescindible para que los tejidos sean fuertes, flexibles o ambos. Además puede permitir a un tejido soportar una inmensa presión sin estirarse, por ejemplo un tendón que transmite la fuerza de un músculo a un hueso. También puede ser elástico, como en la piel, y flexible, como en un tendón que envuelve a una articulación. En resumen es el responsable del grado de firmeza y elasticidad de estas estructuras y tiene un papel esencial en su hidratación.

Existen diferentes tipos de colágeno (más de 19), cada uno de ellos con unas características según su localización y función en el organismo.

Los trastornos del colágeno (en su síntesis y metabolismo, por ejemplo) pueden dar lugar a diversos tipos de enfermedades, como la enfermedad de Marfan o la esclerodermia, entre otras.

Qué pasa con la edad

colageno1A medida que pasan los años y el cuerpo envejece, la producción de colágeno se va reduciendo gradualmente. Se calcula que a los 40 años, la producción de colágeno disminuye a la mitad que en la adolescencia. Esta reducción en los niveles de producción provoca, entre otras cosas, la pérdida de elasticidad y flexibilidad de la piel, con aparición de arrugas, dolores en las articulaciones y músculos, deterioro en la vista, deficiencias circulatorias, molestias en dientes y encías, etcétera; es decir, el deterioro asociado a la edad.

En medicina, el colágeno se ha utilizado y se utiliza como biomaterial, es decir, por sus cualidades como tejido de soporte así como su elasticidad, firmeza e hidratación se emplea en cirugía reconstructiva (como soporte de injertos en quemaduras, tratamiento de heridas extensas, sustitución de válvulas cardiacas), como vehículo de soporte de fármacos y en dermocosmética como sustancia de relleno para mejorar las arrugas y el aspecto de la piel.

El uso de los suplementos

colageno-2En los últimos años, se ha preconizado el uso de suplementos de colágeno en determinadas enfermedades osteoarticulares degenerativas (artrosis) e inflamatorias (artritis, por ejemplo) y en el envejecimiento de la piel. Los diversos estudios preclínicos (es decir, no realizados sobre pacientes) indican que estos suplementos potencian la regeneración de tejidos colagénicos, potencian su síntesis y también de otros componentes de dichos tejidos (proteoglicanos y ácido hialurónico).

Los resultados de los estudios clínicos no son tan firmes y claros como los preclínicos. Parece que el tomar 10 mg/día de colágeno hidrolizado favorece su producción y consecuentemente ayudaría a prevenir y a tratar este tipo de enfermedades. Sin embargo, todavía no constituye una prescripción formal en medicina dado que para establecer su solidez científica probablemente sea necesario un mayor de estudios.

Por otro lado, por ser una fuente de aminoácidos de buena tolerancia, digestibilidad y con un margen de seguridad alto (pocos efectos secundarios y sin prácticamente interacciones medicamentosas), podría ser recomendable en determinados grupos de población con mayor riesgo, como a partir de los 40 años cuando disminuye su producción, en personas muy deportistas con sobreuso de las articulaciones, en la menopausia, etc.

Sería conveniente la realización de más estudios para determinar su efecto sobre otros tejidos (vasos sanguíneos, córnea, dientes), confirmar su beneficio sobre el aparato osteomuscular y la piel y la repercusión de su consumo a largo plazo.

De interés

Antes de tomar algún suplemento es conveniente consultar con un especialista. Los seguros de MAPFRE Salud, disponen de un  Servicio de Orientación Médica 24 horas donde podrás consultar cualquier duda que tengas sobre tu salud.

 

 

Dra. Eva Ormaechea Alegre

Especialista en Medicina Intensiava

Médico consultor de Advance Medical

 

2018-06-10T19:06:44+02:0025 octubre, 2016|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.