Enfermedades | Transmisión sexual |

Sífilis

Publicado por

La sífilis es una enfermedad de transmisión sexual que también puede denominarse lúes. Está causada por la bacteria treponema pallidum que se disemina a través de piel lesionada o de las mucosas de los genitales. Las mujeres embarazadas pueden transmitirla a sus hijos por lo que en toda embarazada se realiza una prueba analítica específica para descartarla. Se contrae por el contacto directo con una úlcera sifilítica pero no por contacto con los inodoros, las piscinas, bañeras, ni por compartir cubiertos ni ropa.

 

La sífilis es una enfermedad más frecuente en las áreas urbanas, con un pico de incidencia entre los hombres homosexuales y más frecuentemente en los coinfectados por el VIH. El grupo poblacional más infectado son los adultos jóvenes de entre los 15 y 25 años.

 

Enfermedades por aparatos. Enfermedades de transmisión sexual. Sífilis

La sífilis se ha llamado la “gran imitadora” ya que produce síntomas y signos que pueden confundirse con otras enfermedades. La enfermedad tiene varias etapas:
 

  • Sífilis primaria
  • Sífilis secundaria
  • Sífilis terciaria
  • Sífilis cuaternaria

Esta enfermedad puede dividirse también en sífilis precoz o temprana, que incluye la primaria y la secundaria y sífilis tardía que incluye la terciaria y cuaternaria.

 

Los síntomas de la sífilis primaria son la aparición de una úlcera abierta no dolorosa llamada chancro y que está presente en los genitales, la boca, la piel, el recto o la vagina. La aparición del chancro suele producirse unas tres semanas después del contagio, aunque en algunas ocasiones aparece más tardíamente. Los ganglios linfáticos de la región se inflaman y en caso de no realizar ningún tratamiento en un periodo entre 3 y 6 semanas desaparecen tanto el chancro como la inflamación de los ganglios. En caso de no dar el tratamiento adecuado la enfermedad puede avanzar a fases más evolucionadas y dar complicaciones más importantes.

 

La fase de sífilis secundaria suele ocurrir entre 2 y 8 semanas después de la aparición del chancro, pero en algunas ocasiones pueden darse las dos fases al mismo tiempo. La sífilis secundaria se caracteriza por una erupción que puede ser muy variable en apariencia y que afecta tanto piel como mucosas y que no suele producir dolor ni prurito. Esta erupción suele afectar también las palmas de las manos y las plantas de los pies. En esta fase hay un paso del treponema pallidum al torrente sanguíneo por lo que puede aparecer también clínica sistémica como fiebre, malestar general, artralgias o mialgias, inflamación de ganglios linfáticos, dolor de cabeza, pérdida de peso y fatiga.

Boletín de noticias Canal Salud

Después de la fase secundaria se entra en una fase latente de la sífilis en la que desaparecen los síntomas y que puede durar muchos años. Esta persona continua teniendo sífilis aunque no tenga ningún síntoma. Si no se cura la sífilis secundaria el treponema pallidum se reproduce y se acumula en diversos tejidos como los huesos, la piel y las mucosas, el tejido nervioso, el corazón y las arterias dando lugar a los siguientes síntomas:
 

  • Las lesiones en la piel son las llamadas gomas, que se inician como nódulos redondeados, que fistulizan y acaban formando una ulceración circular. En las mucosas suelen localizarse en el paladar, la faringe, la laringe y el tabique nasal.
  • En el hueso pueden dar también gomas que produzcan nódulos de hueso nuevo formado evidentes en las radiografías, sobretodo de cráneo, cara, tibias y clavículas.
  • Las lesiones cardiovasculares se producen en un 12% de los casos de sífilis terciaria y afectan sobre todo a la pared de la arteria aorta y a la válvula aórtica. Las lesiones en la arteria aorta conducen a dilataciones importantes de este vaso sanguíneo llamadas aneurismas que tienen un  riesgo muy alto de romperse.
  • En el sistema nervioso central puede dar inflamación de las meninges que son las membranas que recubren el cerebro produciendo una meningitis.

La sífilis cuaternaria se caracteriza por presentar un cuadro llamado tabes dorsal, más frecuente en hombres y que afecta a la columna vertebral con una alteración de la sensibilidad con incoordinaciones motoras. Además puede haber una atrofia del nervio óptico que evolucione a una ceguera. La sífilis cuaternaria puede producir también una demencia progresiva que se inicia de forma insidiosa y evoluciona hacia euforias desmesuradas o depresiones profundas.

 

Enfermedades por aparatos. Enfermedades de transmisión sexual. Sífilis

Las mujeres embarazadas pueden transmitir la sífilis al feto. Este contagio se produce en un 50-90% de los casos de sífilis primaria y secundaria y disminuye a menos de un 30% en la sífilis latente tardía. El contagio al feto puede producir abortos tardíos por alteración en la función de varios órganos fetales. En otros casos el tamaño fetal está disminuido o bien se producen partos prematuros. Algunos fetos no presentan clínica de sífilis congénita al nacer pero posteriormente se desarrolla la enfermedad que puede producir erupciones cutáneas, secreción nasal típica, alteraciones analíticas. Los niños que tienen síntomas más tardíos, después de los dos años de vida, presentan alteraciones dentales y óseas que pueden acompañarse de retraso mental.

 

El diagnóstico de la enfermedad se realiza con un cultivo de la secreción de las lesiones iniciales o bien con analíticas de sangre.

 

El tratamiento de la sífilis se basa en la penicilina pero las dosis necesarias para su cura dependen del periodo en que se encuentre la enfermedad. En algunas ocasiones a cabo de unas horas de iniciar el tratamiento puede producirse una reacción al mismo en forma de malestar, fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular y articular, llamada reacción de Jarish-Herxheimer. La pareja sexual debe tratarse también por el alto poder contagioso de la enfermedad. La curación de la enfermedad debe confirmarse por análisis de sangre. Como todas las enfermedades de transmisión sexual la principal prevención de esta enfermedad es por la utilización de preservativos en las relaciones sexuales.

 
 

Dra. Inés Bombí

Especialista en Ginecología y Obstetricia

Médico consultor de Advance Medical

 

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+TuentiMeneameEmail

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

TE RECOMENDAMOSx